“Todo lo que falta lograr, sólo se puede hacer en Democracia”, afirmó la Presidenta

Aviso publicitario
banner dia verde moron

BUENOS AIRES- La presidenta Cristina Fernández encabezó el acto en conmemoración del 30º aniversario del retorno de la Democracia y el Día Internacional de los Derechos Humanos. En ese marco, entregó el premio Azucena Villaflor al cantautor español Joan Manuel Serrat. La Jefa de Estado aseguró que no cree “en casualidades” y sostuvo que los hechos de violencia de los últimos días “no son por contagio; son por planificación y ejecución con precisión quirúrgica”. Asimismo, defendió la idea de “celebrar la democracia” frente a “los violentos, frente a los que quieren implantar el temor en la gente”.
Al acto concurrieron los ex presidentes Fernando de la Rúa y Adolfo Rodríguez Saá y el diputado Ricardo Alfonsín, hijo de Raúl Alfonsín, primer Presidente de la restauración democrática.
La Jefa de Estado comenzó su discurso señalando que, pese a la importancia de la fecha, decidió “no hacer una cadena nacional”, para permitir que “democráticamente” los medios de comunicación continúen difundiendo imágenes sobre los hechos de violencia acaecidos en distintas provincias.
Al respecto, sostuvo: “No creo en las casualidades, tampoco creo en las situaciones que se producen por contagio, por contagio son las paperas o la varicela”. Remarcó que los saqueos observados en las últimas jornadas “son por planificación y ejecución con precisión quirúrgica”. Y afirmó que “tal vez muchos de ellos son instrumentados, como ha pasado en muchas etapas de la historia, para servir a fines que terminan volviéndose en contra” de los propios sectores que los protagonizan.
La Primera Mandataria recordó que en “otro día de los derechos humanos, hace 3 años”, ocurrieron los enfrentamientos en el Parque Indoamericano de la ciudad de Buenos Aires, con un saldo de tres víctimas fatales. También que , a pocos días de su victoria electoral en 2011, con el 54% de los votos, también se produjeron saqueos. Resaltó que estos hechos suelen suceder en diciembre y afirmó: “Los argentinos no vivimos sólo en diciembre, vivimos en paz los 365 días del año”.
La celebración de la democracia
Cristina Fernández remarcó la decisión de “llevar adelante este acto en honor a los que pelearon y cayeron, a los que pelearon y ya no pelean mas, a todos”. Recordó a los ex presidentes Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner y expresó: “Hoy quiero hablar de las coincidencias, no de las diferencias”.
Rememoró la elección del 30 de octubre de 1983, en las que “por primera vez en elecciones libres, sin proscripciones ganó la UCR y el Dr. Raúl Alfonsín”. Enfatizó que “fueron tiempos difíciles”, al tiempo consideró que “no es casualidad también que en este que fue el periodo más largo de la democracia, hemos logrado en estos últimos diez años el mayor crecimiento económico de toda la historia”.
La Presidenta recordó “al primer ministro de Economía de Alfonsín, Bernardo Grinspun, enfrentando al FMI”. “Recuerdo decidiendo al Dr. Alfonsín el juicio a las juntas militares, que marcaron un hito en la historia de los derechos humanos de la República Argentina”, remarcó.Y recordó que cuando “el país se tambaleaba”, el Partido Justicialista estuvo “apoyando sin dudas al Presidente en ese balcón, acompañado por el presidente de la bancada y al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Antonio Cafiero”.
Destacó la valentía de “las madres y las abuelas, muchas mujeres que se sacaron el delantal, no sabían nada de política, y fueron a buscar a sus hijos”. “Esta es la historia de la Argentina de las frustraciones”, enfatizó.
La Jefa de Estado sostuvo que “fue la historia de la democracia en libertad condicional. Esa es la Argentina que se inició en 1983”. Señaló que las ideas de Alfonsín eran “las del movimiento nacional. Ellos las de Yrigoyen, nosotros las de Perón, y seguimos adelante contra los que pugnan contra los intereses del pueblo”.
Reclamo a la Justicia
La Primera Mandataria indicó que “hoy más que nunca hay que celebrar la democracia”. Señaló que ello se debe hacer “frente a los violentos, frente a los que quieren implantar el temor en la gente”. Asimismo, consideró que “ver gente en saqueos con autos o 4×4, no conmociona, sino simplemente avergüenza”.
En ese sentido, reclamó “a la justicia que proteja al pueblo y a la sociedad”. “Nosotros tenemos procesado al secretario de Seguridad por evitar que corten la General Paz”, resaltó. Por ello, consideró que “los argentinos hemos decidido a vivir en democracia, porque hemos conquistado demasiadas cosas que no estamos dispuestos a ceder”.
Cristina Fernández remarcó la inclusión social obtenida en la última década, “porque es una inclusión social que no es producto de que cuando llegamos, encontramos las arcas llenas del Banco Central; encontramos un gobierno lleno de deudas y problemas”. Sostuvo que “fue la convicción de otro ex presidente que ya no está, de romper la dependencia del FMI”, en referencia a Néstor Kirchner. Indicó que el ex mandatario “junto a otro gran hombre como fue el presidente de Venezuela, le dijeran no al ALCA en el 2005”.
Enumeró “la inclusión social, la educación, la ciencia, la recuperación de YPF, de Aerolíneas Argentinas, de AYSA. Tantas cosas que hemos recuperado los argentinos”. “Hoy no es el día de un partido, es el día de la democracia”, enfatizó.
La reforma de las policías provinciales
La Presidenta afirmó: “Yo no nací en el palacio Anchorena, soy hija de trabajadores, nunca me sobró nada. Pero jamás se me ocurrió ir a saquear un lugar para tener un televisor mejor”. Y sostuvo que “son estas cosas que la sociedad debe condenar y juzgar la justicia, porque para eso está la división de poderes”.
La Mandataria remarcó que “de la misma manera que en estos 30 años, a partir de procesos difíciles, complejos, logramos una nueva ley de defensa, una reinserción de nuestras FF.AA., hay también que hacer lo mismo en cada una de las jurisdicciones con las policías provinciales, de una buena vez por todas”. Aseguró que ello “no significa no reconocer derechos, no significa negar realidades, pero significa rechazar la extorsión a la sociedad de aquellos que portan armas para defenderla y no para atacarla”, al tiempo que rechazó que se haya llegado a “liberar zonas para que vaya gente a cometer delitos”.
“Yo quiero hablar con sinceridad de la sociedad argentina: hemos desplegado a la Gendarmería”, indicó. Pero afirmó que “es imprescindible que los más de 200 mil efectivos de las policías provinciales cumplan su deber, porque son muchos más que los 35 mil gendarmes que deben cuidar nuestras fronteras”.
Los sectores que quieren instalar el miedo
La Presidenta aseguró que “estas cosas no suceden por casualidad, suceden porque se quieren desgastar los valores de la democracia, que la gente piense que es mejor vivir de otra forma”. En ese sentido, se solidarizó “con todos los ciudadanos que se han visto afectados, y que no han sido defendidos por aquellos que tienen obligación de hacerlo”.
La Jefa de Estado reiteró que “no hay contagio, sabemos que hay instigación política por aquellos que creen que pueden ganar elecciones, hablando de seguridad a través de la instalación del miedo”. Y replicó que “esas políticas han fracasado, porque la inclusión social y el control civil, político y ciudadano de los organismos de seguridad es lo que garantiza la seguridad de los ciudadanos”.
Los logros de la democracia
La Primera Mandataria dijo que “quería rescatar estos 30 años, en los que hemos logrado cosas impensables”. “Para eso pasan estas cosas, para que nos olvidemos de los 6 millones de puestos de trabajo, de los 3,5 millones de netbooks, de los 3 millones de nuevos jubilados, de la AUH, de que el año que viene vamos a aprobar un nuevo código civil que genera más derechos, y que vamos a discutir lo que haya que discutir, porque no somos cerrados”, enumeró.
Aseguró que “cuando se amplían derechos, hay sectores que se molestan: porque tal vez necesitan una tasa de desocupación alta, para dar salarios más bajos; porque necesitan medidas económicas que garanticen una enorme transferencia de ingresos”. “Tengo una sola certeza absoluta: todo lo que falta lograr, lo que nos falta hacer, solo se puede hacer en democracia, respetando la Constitución, las leyes, y las autoridades establecidas”, afirmó. Y reclamó que “el que crea que hay un camino distinto, que no se disfrace de cordero”.
Por último, Cristina Fernández sostuvo que “este es el homenaje a todos los hombres y mujeres, que en democracia y no en democracia, dieron su vida por ella”. “Yo estoy junto a uds. como siempre, con toda mi fuerza, con todas mis convicciones, con todo lo que puedo dar y lo que no puedo dar también”, concluyó.
Premio Azucena Villaflor a Serrat
Previamente, la Presidenta de la Nación se comunicó por videoconferencia con el cantautor español Joan Manuel Serrat, a quien le otorgó el Premio Azucena Villaflor de De Vicenti 2013 a los Derechos Humanos. «En nombre de todos los argentinos queremos entregarte este premio en representación de todo lo que hiciste anónimamente» luchando contra la Dictadura militar, remarcó Cristina Fernández en diálogo con el músico que se encontraba en la Casa de las Américas de Madrid, junto al embajador argentino, Carlos Bettini.
Por su parte, Serrat se manifestó “muy conmovido por recibir este premio que lleva el nombre de Azucena Villaflor”. Sostuvo que “la ronda de las madres es un ejemplo que no podemos en ningún momento dejar de reivindicar y dejar de agradecer”. “Ellas marcaron un camino que nos ayudó mucho a todos: ayudó mucho a la Argentina a desenmascarar la dictadura y la ayudó a encontrar un camino de futuro, que evidentemente se ha de labrar cada día, por el futuro se pelea cada día”, aseguró.
El cantante dijo unirse a “celebrar 30 años de democracia”, e indicó que “habría que conseguir alguna cosa más de ella, que sencillamente elegir cada tanto tiempo”. “Me gustaría que la democracia fuera un paso más allá, profundizara en el gobierno del pueblo”, señaló el catalán, quien expresó: “Debemos luchar por conseguir una educación más democrática, una sanidad más democrática, una justicia más democrática”.
“Me gustaría dedicarle este premio a todos y cada uno de los argentinos, especialmente a las madres y abuelas, a los que pelearon y no están, a los que pelearon y están, a los que no pelearon y hoy pelean”, señaló. Y reconoció: “A mí los premios que más me motivan no son los profesionales, sino los civiles, que dejan del lado al profesional y se centran en la persona. Yo necesito que mi familia esté orgullosa de mí”.
Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace: http://www.casarosada.gob.ar/informacion/archivo/26951