Avances de la ciencia permiten nuevos tratamientos para la cura de la Hepatitis C

 

BUENOS AIRES- Los últimos avances científicos para la cura del virus de la hepatitis C, una epidemia silenciosa que afecta a casi un millón de argentinos, serán presentados mañana por la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH).

El organismo convocó a una conferencia para las 14.30 en San Martín 617, 1º piso A, de la ciudad de Buenos Aires, donde hepatólogos de los más importantes hospitales revelarán los nuevos tratamientos y brindarán un informe de la incidencia del virus de las hepatitis B y C en Argentina.

«El virus de la hepatitis C es llamado mundialmente `el asesino silencioso`, ya que puede llevar décadas hasta que dañe el hígado lo suficiente como para causar síntomas», informó la AAEEH.

La entidad advirtió que en el mundo «la mitad de la población infectada no lo sabe» y que «la mayor parte de los contagios son provocados por vía sanguínea, por el uso compartido de agujas infectadas».

Las nuevas drogas «se lanzarán en Estados Unidos y en Europa en enero, y todavía no sabemos cuándo llegarán a la Argentina» dijo Federico Villamil, jefe de trasplante hepático de los hospitales Británico de Buenos Aires y elEl Cruce-Néstor Kirchner de Florencio Varela

«Lo que sabemos es que en los próximos dos años la hepatitis C va a tener tasas de curación de hasta el 100%, dependiendo de las características de cada caso, por lo que pasará a ser una enfermedad altamente curable», afirmó.

El especialista informó que en la actualidad «se cura el 50% de los casos a través de tratamientos largos y con el uso de medicamentos con muchos efectos colaterales», mientras que en el futuro «se curarán casi todos los casos, con tratamientos cortos y menos efectos secundarios».

Los avances en la materia fueron anunciados esta semana en la 64º reunión anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades del Hígado en Washington, de la que participaron miembros de la AAEEH reconocidos a nivel mundial.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, dos personas mueren por minuto en el mundo por causa de esta epidemia silenciosa, que puede detectarse con una simple extracción de sangre.

«Instamos a toda la población a realizarse al menos una vez en la vida la extracción de sangre que determina si es o no portadora del virus», convocaron desde la Asociación e indicaron que «quienes hayan sufrido transfusiones de sangre, compartido agujas o pertenezcan a los llamados `grupos de riesgo` son más susceptibles de contagiarse».