La Presidenta dijo que “es un desafío a la democracia” el no reconocimiento de la Ley de Medios

La presidenta Cristina Fernández encabezó el acto por el tercer aniversario de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno. Allí ratificó que el 7 de diciembre vence el plazo para que los grupos de medios presenten su plan de adecuación a la nueva norma. Remarcó que un solo grupo pretende estar “por encima de los tres poderes del estado”. «La ley debe ser igual para todos, no podemos vivir en una sociedad en que unos cumplan la ley y otros puedan violentarla», sostuvo la mandataria.
La presidenta Cristina Fernández aseguró que la de hoy se trata de “una fecha muy especial”, en la cual “se cumplen 3 años de la sanción y promulgación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual”. Remarcó que se trata de una “auténtica creación de la sociedad, del pueblo de la Argentina, no fue un proyecto del ejecutivo o de algún legislador, fue una creación colectiva”.
La Jefa de Estado puntualizó que “5 mil licencias tiene otorgado el Estado argentino en radio y televisión. 4500 pertenecen a 2500 personas. 250 están divididas en 25 grupos y las otras 250 en un solo grupo”. Entre las materias por las cuales “alegrarnos” a partir de la sanción de la ley enumeró “la generación de nuevas productoras, de nuevos contenidos, nuevos emprendimientos, nuevas fuentes de trabajo”.
La mandataria subrayó la importancia de la fecha del 7 de diciembre, “que la Corte Suprema de Justicia ha marcado como límite para el cumplimiento de la ley”. E Indicó que la AFSCA deberá actuar a partir del “día hábil siguiente, el 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos universales”.
Cristina Fernández comentó que en los últimos 3 años se vieron “medidas judiciales y jueces puestos a dedo”. “Los últimos 15 días vimos como se intentaba frustrar que un organismo de la Constitución, como el Consejo de la Magistratura, no pudiera nombrar los jueces para un concurso que lleva ya tres años vacante”, remarcó.
La Presidenta de la Nación enfatizó que “la inmensa mayoría está dentro de la ley y quiere vivir dentro de la ley”. Remarcó que “hay 2500 titulares que están dentro de la ley, podrían tener más licencias”. Y agregó que “otros 25 grupos que han reconocido la autoridad del AFSCA, del Poder Ejecutivo, del Legislativo, y del Judicial”.
Al respecto, sostuvo que la nueva ley “comenzó siendo un desafío: si la sociedad argentina podía tener una nueva ley de medios, que pudiera contener las distintas pinturas”. Pero advirtió que “los que se niegan a aceptar las instituciones” han variado ese desafío. “Es un desafío a la democracia misma: si puede haber un grupo económico, si puede haber alguien que esté por encima de los tres poderes del estado”, subrayó
La Jefa de Estado aseguró que “es un desafío muy grande, porque la construcción de la democracia en el mundo contemporáneo no solo se entronca con el reconocimiento de los tres poderes, sino con escuchar las distintas voces”. “No aqueja solamente a la República Argentina. La distorsión, la no posibilidad de informarse a través de los medios de comunicación, se ve en todo el mundo”, enfatizó.
Al respecto, la mandataria indicó que “va a haber elecciones en Estados Unidos en unos días, el 6 de noviembre”, y destacó que “se puso en dudas las cifras de desempleo, por parte de los republicanos”. En ese sentido, leyó fragmentos de un editorial del New York Times en el que se criticaba los cuestionamientos de “la derecha” y la comunicación que de los hechos hizo la cadena Fox.
Respecto al triunfo del presidente Hugo Chávez en Venezuela, en los comicios celebrados el pasado domingo, remarcó que “ciertos sectores de la oposición actuaron como si no solo hubiese elecciones en Venezuela, sino también en Argentina”. Pero sostuvo que dichos sectores “fueron presas de su propia estrategia equivocada, en estar en el octavo círculo del Dante, el de los mentirosos contumaces”.
La Jefa de Estado agradeció las palabras que dispensó el recientemente electo presidente venezolano, tras triunfar en los comicios. “Quiero agradecer las palabras del presidente Chávez en reconocimiento a quien fuera Presidente de todos los argentinos, mi compañero eterno de vida (Néstor Kirchner), por su labor en el rechazo al ALCA”, en la Cumbre de las Américas del año 2005, que tuvo lugar en la ciudad de Mar del Plata. Además, destacó el hecho de que pudo observar que en imágenes emitidas desde Caracas a militares venezolanos agitando banderas de su país a modo de festejo y de respaldo a la democracia. “Me dio un poco de envidia”, reconoció. Inmediatamente, sostuvo que esa imagen le recordó al denominado Primer Peronismo, momento en el que las Fuerzas Armadas estaban comprometidas con la defensa de los intereses de su país, señaló.
Ampliación de derechos
Por otra parte, indicó que a la mayoría de los gobiernos latinoamericanos nos une la movilidad social de nuestros pueblos y el fuerte impulso a la inclusión social.
En ese marco, recordó al pensador argentino Arturo Jauretche, quien afirmaba que “las mayorías son siempre alegres porque se conforman sobre la conquistas y la ampliación de derechos, mientras que las minorías que pierden privilegios solo tienen odio”.
No obstante sostuvo: “No quiero odio en mi país, porque en realidad este proyecto que llevamos a cabo desde el año 2003 no ha afectado derechos, sino que los ha ampliado”.
“Por eso digo que aspiro a conducir un país con mucho amor, a un país donde haya discusión, debate, pero con argumentos, sin concepciones apocalípticas”, expresó.
Trajo entonces a colación algunas críticas que concitó la creación de la Asignación Universal por Hijo desde algunos sectores que sostenían que a partir de su puesta en marcha de la medida mermó la oferta de mano de obra. “Lo que no se consigue es gente para explotar, pero no gente para no trabajar”, refutó. Y señaló que el beneficio “agregó mayor nivel de actividad económica en todos los sectores porque impacta directamente en el consumo”.
Movimiento de dólares
Luego volvió a rechazar la utilización de la expresión “cepo al dólar” por parte de algunos medios de prensa, al señalar que los egresos netos en moneda estadounidense en la Argentina desde enero a octubre de 2012 han trepado a 80.017 millones, según el Mercado Único de Cambio para el Pago de Importaciones.
“Lo que hay es un cepo democrático para el cumplimiento de la ley”, contrapuso. Y agregó: “La ley debe cumplirse para todos, tiene que ser igual para todos, porque no podemos vivir en una sociedad donde unos tengan que cumplir una ley y otros la violen”.
Para la Mandataria, “a la Constitución hay que leerla completa, del primer artículo al último” para reconocer que “quien tiene la iniciativa política tiene el mandato de quienes lo votaron”, y debe de cumplir con las propuestas por las fue elegido.
“No necesitamos consejos externos, necesitamos mucho consenso interno para saber que tenemos un país y pueblo soberano; Tenemos que tener alegría porque hemos logrado muchísimas cosas y vamos a seguir logrando otras”, concluyó.
La jefa de Estado estuvo acompañada durante el acto por el vicepresidente Amado Boudou, la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, el titular del AFSCA, Martín Sabbatella, el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.
Sabbatella: “La ley es para todos”
El titular del AFSCA, Martín Sabbatella, pronunció un discurso previo al de la Presidenta de la Nación. Allí sostuvo que el objetivo central de su gestión será hacer cumplir la ley de medios de la democracia, a la que calificó de profundamente comprometida con la libertad de expresión.
“Esta es una ley profundamente comprometida con la ampliación de la democracia, la diversidad, la pluralidad y la libertad de expresión”, afirmó el funcionario. Y agregó: “Es una ley que permite que en Argentina pueda existir un conjunto de herramientas para que nuestro pueblo pueda tomar la palabra”.
Por otra parte, sostuvo que la norma necesita aún “enfrentar las tendencias monopólicas, las posiciones dominantes y las concentraciones mediáticas que tanto daño le hacen a la libertad de expresión y a la democracia”.
Sabbatella consideró que durante estos tres años hubo dos grandes ejes que dominaron el tránsito de la ley. En uno, señaló, se pudo avanzar. Mencionó entonces la autorización de nuevas licencias, las reservas de nuevas frecuencias, el acceso a los medios por parte de organizaciones sociales, le creación de nuevos contenidos, etc., como puntos destacados; mientras que en el otro no se avanzó a causa de quienes “tuvieron acciones concretas para obstaculizar la ley”. “No se pudo avanzar en lo que respecta a la eliminación de la concentración, un hecho que fue frenado”, indicó. Pero agregó que “ya está en marcha el proceso para aplicar en su totalidad la ley”.
Para ejemplificar la cuestión de la concentración mediática, Sabbatella señaló que hoy existen 2500 titulares tienen 4500 licencias, lo que indica que hay menos de dos licencias por grupo, mientras que existe otro grupo económico que tiene 250 licencias. “No sólo está excedido en cantidad de licencias, sino que también en porción de mercado” que puede controlar, expresó.
Para Sabbatella, todos los grupos tienen que adecuarse a la ley, y muchos han iniciado ese proceso “reconociendo al AFSCA como autoridad”.
Por otra parte, ratificó que “la corte ha sido muy clara, la ley es para todos, y el AFSCA tiene la misión de hacer cumplir la ley”. En ese sentido, remarcó que “el 7 de diciembre es la fecha máxima para que todos los grupos y empresas estén dentro de la ley”.
El 8 de diciembre, “quien no haya cumplido con la ley estará fuera de ella”, indicó; y agregó que “tendrá que encargarse el AFSCA de que se cumpla la ley”, con el debido cuidado de las fuentes de trabajo. “Este es el objetivo que tiene el AFSCA, poder cumplir en su totalidad la ley”, afirmó.
Finalmente, afirmó que “a 3 años de la sanción de la ley, es un honor y un orgullo que la Presidenta me haya elegido para hacer cumplir esta ley”.