Siguen las renuncias en el gabinete de Tagliaferro

Aviso publicitario
banner dia verde moron

MORÓN. Por José «Pepe» Delgaudio.El pasado lunes 4 de setiembre renunció el Subsecretario de Transparencia y Control de Gobierno Ricardo González Dorfman (CC-ARI) quien fuera nombrado por el Intendente Ramiro Tagliaferro en el inicio de su gestión.

González Dorfman dijo a este cronista: «Quiero que quede absolutamente claro que nadie me hizo tomar vacaciones. Me debían casi tres meses y yo pedí un mes para pensar tranquilo como seguir».

Para finalizar GonzalezDorfman remarcó; «Es real que no estoy totalmente cómodo y que varios de mis proyectos no coinciden en los tiempos con la agenda de gestión de quienes deciden. Y cada paso que doy lo hago consensuado con Paula Oliveto».

Paula Oliveto es la Presidenta de la Coalición Cívica-ARI de la CABA y ocupa el mismo cargo en el bloque del mismo sector en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires

Éstas fueron las únicas declaraciones que realizó y no respondió si eran ciertas las versiones que indicaban haber recibido malos tratos y presiones durante su permanencia en el cargo.

Es llamativo que durante los 21 meses como Subsecretario no se conocieran que hubiera solicitado medidas respecto de las denuncias sobre funcionarios del municipio y que tomaron estado público a través de medios como el nuestro.

Es oportuno destacar algunos involucrados en hechos que ameritaban aclaraciones, sanciones o bajas de los planteles municipales.

– El 15 de enero del corriente año se denunció que el Director de Defensa Civil, José Alberto «Cuqui» Gómez, que se encontraba de vacaciones, tenía sentencia del Juez Pancaldi del Departamento Judicial de San Martín por acosador y abusador sexual hacia una trabajadora municipal de ese distrito. Gómez regresó de su licencia, aún permanece en el cargo y nunca existió comunicación oficial al respecto.

– El 13 de febrero pasado informamos que el agente Félix Peña (DNI 26019170, Legajo Municipal 264878), ingresado el 11/02/2016 mediante decreto había sido detenido en un operativo realizado en el Barrio Carlos Gardel y ordenado por el Dr. Osornio, titular del juzgado N° 3 de Morón por hallarse prófugo de la justicia, con captura desde el 16/05/2003 en la causa caratulada «Tentativa de Homicidio Agravado con Tenencia de Arma de Guerra» (15/08/2001) e integrar una banda de delincuentes que también hirió a un efectivo de la bonaerense en otro hecho.

Peña fue dado de baja del municipio el 31 de enero de este año cuando se tomó conocimiento de los antecedentes penales, y con posterioridad Nicolás Mizraghi, Director de Coordinación Legal y Normativa, realizó la denuncia en la Fiscalía N° 4 de Morón. En la justicia moronense mostraron su disgusto por la forma en la que actuaron los funcionarios municipales: «Lo dan de baja para que se escape y luego recién denuncian cuando lo que correspondía era que primero nos informaran a nosotros».

Además, durante diciembre de 2016 Félix Peña había sido designado al frente de la Casa de la Juventud en el Barrio Carlos Gardel.

Oportunamente nos preguntamos ¿cómo era posible que ingresara a trabajar alguien sin conocerse sus antecedentes?

– Cuando antes del inicio de las sesiones ordinarias del corriente año se conoció la grabación donde el ex concejal Christian Salinas les exigía dinero a los trabajadores para ayudar a pagar los gastos de locales partidarios, hacer política y darles dinero a quienes no habían ingresado, ante denuncias de los perjudicados, el Director de Transparencia y Control de Gestión, Javier Argolo, elevó la misma para conocimiento de las autoridades superiores y la respuesta recibida fue: «Es problema de otro organismo, no te metas». Ésta definición se refería que era competencia del Concejo Deliberante, pero, se contraponía con la realidad, dado que, quienes denunciaban los aprietes eran trabajadores del ejecutivo, ahí debían iniciarse las investigaciones.

En el audio conocido Salinas mencionaba haber recibido órdenes de Tagliaferro, «si se hace el loco le pegás dos tiros», y de Carlos Rebagliati (Jefe de Gabinete, en aquel entonces Secretario de Gobierno) para que cuando viajara en el ascensor sólo con Diego Spina le exigiera que votaran todo lo que el ejecutivo enviaba.

 

* Durante una conversación que mantuvimos a mediados de diciembre del año pasado, en la vereda frente a la comuna con Ricardo González Dorfman en determinado momento nos dijo que, «cuando algo no me guste y no pueda realizar mi trabajo como corresponde, me voy».

Más allá que el renunciante no nos haya respondido sobre malos tratos y “apretadas”, muchas de estas irregulares conductas debió haber recibido para tomarse las vacaciones, reflexionar y decidir dejar el cargo que ocupaba.

En los definiciones que nos dio y que transcribimos textual al inicio de la presente la podemos sintetizar en una conocida frase, «a buen entendedor pocas palabras».

Conocemos de la experiencia, capacidad, honestidad y currículum de González Dorfman, por ello y hasta el día de la fecha, no dudamos que algo grave debió ocurrir para dejar el gabinete moronense.

GonzalezDorfman se suma así a la inmensa cantidad de integrantes del gabinete de Morón que renunciaron en éstos 21 meses del gobierno de Tagliaferro, tema que ampliaremos en próximas notas.

 

DEJA UNA RESPUESTA