Timerman destacó que 124 países «dijeron basta»

BUENOS AIRES- El canciller Héctor Timerman destacó la histórica votación en las Naciones Unidas, que finalmente decidió por 124 votos crear un marco normativo para las reestructuraciones de deudas soberanas. «Había una sensación de alivio y liberación», dijo el ministro.

El ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, celebró  hoy nuevamente la votación positiva para que se cree un marco normativo para las reestructuraciones de deudas soberanas. De los 193 países que son parte de las Naciones Unidas, hubo 170 presentes y 124 países votaron afirmativamente.

“Después de más de 10 años un grupo de países logramos convencer a las Naciones Unidas de que sí se podía tratar el tema de la deuda externa, dentro de la única organización multilateral en la cual todos los países están representados y tienen un solo voto y que ese es el lugar para tratarlo”, dijo el funcionario esta mañana en declaraciones a radio Continental.

El canciller aseguró que “lo que ocurrió ayer fue histórico” y destacó la importancia de “que 124 países hayan dicho basta, queremos que haya una normativa que abarque a todos los países del mundo, como hay en otros temas”.

Timerman indicó que durante años hubo países poderosos que convencieron al mundo de que las Naciones Unidas no era el lugar indicado para tratar temas financieros y que había que ir al Fondo Monetario Internacional.

“Eso fue lo que ocurrió, que se votó y se demostró que sí, que es el mundo estaba preparado para tomar ese desafío. La votación fue 124 a 11 votos negativos. Muchos países se sintieron ayer aliviados, porque la deuda externa en sus países tiene un peso muy grande, su deuda está en igual situación que la argentina, con cláusulas que benefician a unos pocos en detrimento de toda una población”, aseguró.

Además, dijo que el caso de la Argentina logró concientizar a muchos: “Después del fallo del juez (de Nueva York, Thomas) Griesa, viven asustados de que les ocurra lo mismo, que un juez en algún lugar, determine una sentencia de cumplimiento imposible, y que si se cumple realmente, pone a todo un país al borde de una situación insostenible”.

Timerman recordó que “la fuerza que tenía el lobby financiero internacional era tan grande que las Naciones Unidas pudo establecer normas universales sobre armas nucleares, genocidio, violación a los derechos humanos, derechos de la infancia, y no podía lograr nunca una sola resolución, una sola decisión, sobre como reestructurar deuda soberana. Es llamativo el poder de lo financiero”.

El titular del Palacio San Martín dijo que los representantes de los países presentes en la ONU “estaban emocionados porque se había logrado una unidad en un tema que aflige a muchas poblaciones del mundo” y que hubo “una sensación de alivio y liberación”.

“Incluso, hubo aplausos, que es raro que en las Naciones Unidas se aplaudan los discursos. Cuando se mencionó la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo hubo un aplauso cerrado”, aseguró.

El ministro afirmó que “se ha colocado sobre la mesa la verdad de la deuda externa, la dependencia de factores que son exógenos a lo que pueda hacer un país y que afecta a la soberanía de un país” y remarcó la “actitud que tienen algunos países que no quieren que haya un marco normativo, porque quieren que se imponga la ley del más fuerte”.

Por último, el canciller aseguró: “La Argentina hace esto por la Argentina y por todos los países del mundo. Muchos cancilleres, luego de la votación,  llamaron para agradecer a la Argentina por haber llevado este tema y haber convencido a muchos países de que la democracia es así, se gana o se pierde. Pero que no nos dejemos intimidar por este concepto de que no se puede tocar este tema, que es un tema tabú el tema de regular un marco para que todos los países tengamos la misma normativa, que es lo lógico”.