El gobierno apoya las acciones del Movimiento de Cura Villeros

BUENOS AIRES- En la Parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, en el barrio porteño de Barracas, se firmaron acuerdos con el padre Lorenzo de Vedia para coordinar trabajos en materia de cultura y acceso a la justicia.

Dos acuerdos para impulsar la promoción y protección de los derechos a través de actividades culturales, y para fortalecer las posibilidades de acceso a la justicia de los sectores más vulnerables de la población, firmaron hoy, en la Parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, el cura de ese templo, Lorenzo de Vedia, y los ministros de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, y de Cultura, Teresa Parodi.

Durante el acto, Alak aseguró que “el porcentaje de reincidencia de los internos que estudian en las cárceles federales en el nivel universitario es cero”, al firmar convenios de cooperación con el Ministerio de Cultura y los curas villeros en la Villa 21-24 del barrio porteño de Barracas.

“Hacemos un seguimiento y hasta ahora no hay ningún caso de reincidencia”, señaló Alak y añadió que “esto demuestra que cuando una persona privada de libertad tiene un proyecto de vida, existe una menor tendencia a delinquir”.

“Nosotros hemos abierto 62 ACJ en todo el país que tienen una repercusión formidable al punto que ya se han hecho más de 800.000 consultas”, remarcó Alak.

Según el ministro de Justicia, “muchas veces la gente no sabe, por su nivel de instrucción, hacer los trámites necesarios para acceder a la justicia y estos Centros lo ayudan en todo”.

Por su parte, la ministra Parodi resaltó “la impronta que le ha dado el Gobierno nacional a la gestión, en la que juega un papel muy importante la articulación entre todos los ministerios” y agregó que estos acuerdos “son una ampliación de derechos”.

“Todos necesitamos de todos, esto es lo que yo busqué desde mi militancia y esperaba de mi gobierno, que lo confirmo como funcionaria”, señaló.

Dijo también que “el trabajo de los curas villeros es formidable, los admiro, y son parte de este proyecto de inclusión social, con trabajo y cultura”.

En tanto que el padre Lorenzo sostuvo que “estos convenios para nosotros son un paso adelante, porque los Centros de Accesos a la Justicia son un modelo clave de presencia del Estado”.

“Es una señal del Estado de tener una fuerte presencia en los barrios, serena, no mesiánica, y también refuerza el compromiso que tenemos nosotros desde la Iglesia con los vecinos”, completó.