Acusan a Luis Acuña de «persecución política»

HURLINGHAM- Miembros de la agrupación La Rotonda Cultural acusaron al intendente, Luis Acuña, tras enviar a móviles de la Policía Bonaerense a detener a seis personas mientras realizaban una pintada para promocionar un encuentro de mujeres en ese distrito.

Daniel Sticotti, uno de los que fue demorado por la Bonaerense, contó: “Estábamos haciendo la pintada en cinco esquinas (Jauretche y Vergara) cuando llega un patrullero que nos pide que dejemos de pintar. Luego, nos dicen que no nos podíamos ir que teníamos que esperar y vemos que vienen dos patrulleros más”.

“Nosotros éramos seis personas que en ningún momento opusimos resistencia, pero nos llamó la atención el despliegue policial por una pintada que simplemente invitaba a la comunidad a participar del encuentro de mujeres”, agregó

«Los policías nos dicen que les avisaron desde el Centro de Operaciones Municipales (COM) que nos vieron por las cámara pintando y nos dicen que tenemos que acompañarlos a la comisaría y que no pongamos resistencia para no complicar las cosas”, apuntó.

El militante cultural denunció que en «la comisaría no se cumplieron los protocolos. No nos dejaron hablar por teléfono a ninguno de los seis. Después de insistir pudimos hacer la llamada y al rato llegaron tres compañeros más y ahí se bajó la tensión”.

«Después de cinco horas, nos mandaron a hacer la revisación médica a mí y mi compañero. Nos llevan a una clínica privada de Hurlingham y a las cuatro chicas las trasladan a la policía científica de Morón porque según nos dice el oficial de turno el Hospital Municipal se negó a hacerla porque no había médicos que firmen”, describió.

Al respecto, denunció que “es totalmente ilegal lo que hicieron, porque la revisación tendría que haberse hecho en un hospital público”.

Para el integrante de la agrupación, “fue absurdo todo el procedimiento. No entendemos como las cámaras funcionan para algunas cosas y para otras no”.

«Es lamentable que dispongan de tres patrulleros para llevarnos demorados por hacer una pintada cuando no hubo resistencia de ningún tipo”, consideró.

“La Policía debería estar para otra cosa al igual que el COM, que parece estar más enfocado en cuidar que nadie tape las pintadas del intendente que en la seguridad de los vecinos”, fustigó.

En las paredes de la zona de cinco esquinas de Hurlingham se han realizado pintadas con consignas políticas desde la recuperación de la democracia.