Coscia: “Un peso gastado en cultura ahorra cinco en seguridad”

 

BUENOS AIRES- El secretario de Cultura, Jorge Coscia, sostuvo  que «un peso gastado en cultura, ahorra cinco en seguridad» y remarcó que la cultura «es muy reparadora, sobre todo en los sectores más vulnerables».

Así lo afirmó en declaraciones a radio Rivadavia el funcionario que muda a partir de hoy su despacho a la villa 21, donde ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró la Casa de la Cultura, ubicada en el barrio de Barracas.

«Un peso gastado en cultura ahorra cinco en seguridad, y ahorra también dinero en salud, porque la cultura es muy reparadora, sobre todo en sectores mas vulnerables», destacó el Secretario, quien agregó que la inauguración de ayer servirá para «ampliar y profundizar las perspectivas socio culturales» de barrio.

Coscia explicó que no se mudará toda la secretaría, que «tiene muchos edificios» en la ciudad de Buenos Aires, sino solo su despacho y la parte de administración que funciona actualmente en la avenida Alvear.

«De ninguna manera despreciamos ese lugar, al contrario será un edificio protocolar y muy probablemente se convierta en la sede del museo de arte oriental, que es el único que no tiene sede», según indicó.

Por otra parte, el funcionario rechazó «la gran invisibiliziación que hacen muchos medios» sobre la política cultural que lleva adelante el gobierno y recalcó que éste es el gobierno que «más espacios para la cultura inauguró en la historia argentina».

«Solo una maquinaria de ocultamiento y negación puede poner bajo la alfombra 67 edificios culturales en todo el país», manifestó, y destacó el «poder de la cultura para incluir, ya que la inclusión es la herramienta fundamental para promover la seguridad».

Por último, dijo estar seguro de que «hay actitudes y sectores que quieren que termine lo que ellos sienten como la `pesadilla kirchnerista´, incluso por fuera de las reglas de la democracia», pero destacó que lo importante es que el gobierno «sigue trabajando, sigue transformando y proponiendo».