De Lucia recibió a docente nominada a premio Manuel Belgrano Presidencia de la Nación

LA PLATA- La directora general de Cultura y Educación, Nora De Lucia, recibió a la directora de la Escuela Media Nº2 de La Plata, Nilda Silva Roig, nominada al Premio “Dr. Manuel Belgrano. Presidencia de la Nación a los buenos educadores de Argentina”.
La distinción otorgada por el ministerio de Educación de la Nación -que va por su novena edición- resulta un homenaje a la trayectoria y al desempeño de los docentes de cada una de las jurisdicciones del país.
Al referirse a la nominación de la docente platense, De Lucia manifestó la alegría y el orgullo que significa tener maestros como Silva y al respecto señaló: “Nilda representa mucho de lo que queremos de la educación. Es una mujer que puso el alma para lograr que los jóvenes tengan ganas de ir al colegio, participen y hacer que la escuela sea su referencia”.
En ese sentido, la titular de la cartera educativa consideró que “muchos chicos buscan un lugar, que remos que sea la escuela y en este caso Nilda generó contención para todos los chicos desde el afecto y las iniciativas culturales, tecnológicas y pedagógicas”.
“Como hace Nilda en su escuela, tenemos que abrir las puertas para seguir incluyendo, lograr que los jóvenes tengan ganas de participar porque esto les va dar las herramientas necesarias para que se sientan parte de este mundo en constante cambio tecnológico. Queremos lograr la inclusión a través de la educación y Nilda es un ejemplo de esto. Cuando un chico tiene ganas de ir a un lugar es porque se forma pero también la pasa bien, y eso es fundamental. Lo que está haciendo Nilda es ejemplificador y por eso la propusimos para el premio.”
Para Silva ya se cumplieron 25 años desde aquellos primeros pasos en la docencia, primero como preceptora en paralelo a sus estudios y luego como profesora de Biología en distintas escuelas secundarias de Dolores, Chascomús, Berazategui, Quilmes y finalmente en La Plata, donde en el año 2007 asumió como directora de la mencionada escuela. “Siempre anhelé dirigir una escuela para implementar proyectos innovadores que brindaran a los alumnos un lugar de pertenencia, un punto de referencia para sus vidas”, cuenta la docente.
De alguna manera, siempre estuvo vinculada a la Media Nº2 porque es vecina de la institución y porque su hermano es egresado de esas aulas. “He vivido prácticamente toda mi adolescencia y mi juventud cerca de la escuela”, recuerda Nilda y se declara atraída desde siempre por el perfil de sus alumnos. “Son muy críticos, cuestionadores, solidarios, afectivos, gente que si les propones algo se enganchan”.
La escuela despliega actualmente diferentes estrategias pedagógicas, de inclusión y de inserción en el mundo laboral de los alumnos que han posicionado a la institución entre las más activas de la ciudad. Talleres de radio con el uso de las netbooks; un plan de mejora institucional con clases de apoyo y tutorías para los estudiantes; un proyecto de educación física dirigido a alumnas embarazadas; un gabinete para alumnos ciegos; ferias de arte y ciencias; jornadas de convivencia y la sala maternal destinada a los hijos de los alumnos para facilitar la permanencia en la institución y la continuidad de sus estudios, son algunas de las iniciativas.
Esta última, le ha dado a la escuela reconocimiento público y un espacio en los medios de comunicación en los últimos años. A la idea original se incorporó luego un Taller de Sexualidad Integral, grupal e individual para los adolescentes. “El docente nunca se tiene que olvidar de la función humanitaria que tiene que cumplir. En la vida tenemos que proponernos ser felices y muchos chicos no lo consiguen sobre todo en estos tiempos”, relata.
Se entusiasma cuando habla de su escuela y resalta la forma en la que trabajan: “Yo entiendo a la gestión como de puertas abiertas a la comunidad. Cuando llegué en el 2007 la escuela era quizás más rígida, mi estilo es muy abierto. A los docentes no les pregunto cuál es su título, sino qué otras cosas sabe; eso me permite muchas veces utilizar esos recursos para beneficio de la escuela”.
El paso por tantas instituciones le permiten concluir que “quien dirige tiene que ganarse el respeto de los otros y no el miedo. Para eso tiene que intentar tratar de ser líder para la comunidad, para los alumnos, establecer buenos vínculos con ellos. La base de mi relación con los alumnos es el vínculo. Cuando este es bueno es mucho más fácil ponerles los límites aunque parezca lo contrario”.
Sobre las nuevas problemáticas de los jóvenes, Nilda asegura: “Me aventaja que siempre me fui aggiornando en cada época. Esto me ha dado la posibilidad de pensar otras estrategias, cómo revertir situaciones. Siempre digo que el día que a mí no me sensibilice un chico que tiene problemas de cualquier índoles, ese es el día que decidiré no trabajar más”.
A pocos días de recibir la distinción, Nilda rescata el recuerdo de sus padres. “La sensibilidad la he heredado de mi mamá, pero el mantener los principios y la honestidad de mi papá”, dice Nilda que valora como lo más gratificante de la tarea docente el hecho de que sus alumnos la recuerden, “encontrarse en una calle y que se pongan contentos de que alguna vez me haya cruzado en sus vidas. Eso es impagable”.