Ayuda a los damnificados por inundaciones

lujan 10ago2015 El río Luján superó los 4 metros y está en crecida por lo que se mantiene el alerta roja en la ciudad de Luján, donde unas 300 personas siguen evacuadas, se informó oficialmente. foto davobe/telam/dsl

CAPITAL FEDERAL- El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo hoy que el gobierno sigue «palmo a palmo» la situación de varios distritos bonaerenses, afectados por inundaciones, a raíz del temporal que se abatió en la región en la última semana.

El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández,  dijo hoy que el gobierno sigue “palmo a palmo” la situación de varios distritos bonaerenses, afectados por inundaciones, a raíz del temporal que se abatió en la región en la última semana.

En diálogo con los periodistas, antes de ingresar a la Casa de Gobierno,  precisó que los organismos públicos, sobre todo el Ministerio de Desarrollo Social, “están asistiendo de la mejor manera que se pueda” a los damnificados y comentó que habló con el intendente de San Antonio de Areco, Francisco  Durañona, una de las zonas más afectadas.

Las cuencas de los ríos Luján, Areco y Arrecifes permanecieron estables en las últimas horas  favorecido por el cese de la lluvia, aunque todavía hay más de 1.200 personas evacuadas en los partidos bonaerenses de Luján, Pilar, Arrecifes, Salto y San Antonio de Areco, informó la dirección de Emergencias bonaerense.

El secretario de seguridad de la Nación, Sergio Berni, junto a autoridades provinciales e intendentes, sobrevoló ayer la zona para coordinar las tareas de asistencia a los damnificados, las cuales se efectúan a través de los Ministerios de Desarrollo Social de Nación y provincia, Defensa Civil y distintas fuerzas de seguridad.

La lluvia que cayó en forma intermitente desde el miércoles pasado «acumuló hasta el momento 350 milímetros de agua y en algunas zonas, como Salto, es una cifra récord», dijo a Télam Luciano Timerman, director de emergencias bonaerense. Aseguró que el año pasado «zonas como Luján y Areco habían recibido el doble o el triple de este caudal y el agua había invadido los cascos urbanos, pero esto no sucedió este año a raíz de las obras de limpieza que se efectuaron en los ríos y arroyos».

En Luján, permanecen evacuadas unas 280 personas y el agua llegó «hasta el sector trasero de la terminal de ómnibus, no llegó hasta el casco céntrico ni hasta la Basílica y la población evacuada es la que vive a la vera del río». Precisó que el río Luján alcanzó «una altura de 4,35 metros y luego empezó a descender hasta estabilizarse» y aseguró que «en esta localidad «hay que esperar a que baje el agua de los campos de Mercedes y Suipacha”.

En Pilar, el nivel del agua había bajado «pero la lluvia de anoche hizo que los arroyos volvieran a desbordar» dijo y añadió que «la cantidad de evacuados es fluctuante pero hasta anoche había 141 personas en esa condición, aunque después de los desbordes de los arroyos puede haber algunas más».

La situación en San Antonio de Areco «es muy distinta a las del 2009 y la del 2010 cuando el río llegó hasta el hospital y lo tornó inoperable, ahora las aguas no invadieron el casco céntrico y permanecen 110 personas fuera de sus hogares».

«En esta localidad cayeron 340 milímetros de agua desde el miércoles y el río llegó a desbordar pero los pobladores afectados están siendo asistidos por el grupo especial de respuesta de los bomberos de la Policía Federal», aseguró Timerman.

Precisó que en Salto, afectado por la crecida del río Arrecifes, hay 600 personas evacuadas y el intendente estimó unas 3000 damnificados «por una crecida histórica» para ese partido.

«El secretario de seguridad Berni estuvo coordinando la asistencia junto a las autoridades comunales y de la provincia en este pueblo de 30.000 habitantes, mientras que una situación similar vivía la localidad de Arrecifes donde varias decenas de personas se autoevacuaron», explicó el director de emergencias provincial.

El río Arrecifes superó su marca de ocho metros a raíz de las lluvias que en menos de una semana alcanzaron los 250 milímetros.

«La situación está complicada por la crecida del caudal del río, que recibe agua de otros distritos, sumado a las lluvias caídas», sostuvo el director de prensa Maximiliano Sabate, quien aseguró desde el sábado «cayeron 130 milímetros; y si contamos desde el miércoles pasado hasta hoy, menos de una semana, tenemos 250 milímetros caídos».

Por su parte, el Ministerio de Planificación Federal entregó 20 generadores de energía para las zonas inundadas y refirió que no se registraron cortes, aunque en Luján, debido a la abundante presencia de agua y ante el peligro de electrocución, Defensa Civil dispone interrupciones del servicio por prevención.