“La soberanía solo se construye sobre las ideas de la memoria, la paz y la diplomacia”, afirmó la Presidenta al inaugurar el Museo de Malvinas

Aviso publicitario
banner dia verde moron

BUENOS AIRES- La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, inauguró el Museo de Malvinas Argentinas en el Espacio de la Memoria (ex Esma), a la que calificó como la “construcción histórica en honor a Malvinas más importante de la República Argentina”. Allí descubrió una de las banderas izadas durante el Operativo Cóndor, en 1964. “La peor colonización no es la política, la militar o la económica: todas ellas se pueden llevar a a cabo si nos han colonizado culturalmente”, aseguró.
La presidenta Cristina Fernández recordó que un día como hoy, hace 185 años, “no solamente se ordenaba la creación de la comandancia militar de nuestras islas Malvinas, sino que por primera vez allí su gobernador, el comandante Luis Vernet izaba el pabellón nacional”.
Señaló que el Museo “no es una construcción edilicia, esto que hoy inauguramos es la construcción histórica en honor a Malvinas más importante de la República Argentina”. “Esta construcción tuvo el costo de vidas de argentinos, algunos descansan allá, en el cenotafio, otros en el fondo del mar. Otros no descansarán nunca, porque los perseguirá siempre el fantasma terrible de la guerra”, aseguró.
La Jefa de Estado remarcó: “No acostumbramos tomar la historia con beneficio de inventario: la historia es una sola y no se puede separar ni fragmentar”. Por ello, sostuvo que se decidió “que este museo tuviera lugar en este sitio de la memoria, en la ex ESMA”.
Destacó que en el recorrido por el museo “uno puede ver todos los recursos naturales, de los que hoy somos privados”. “Es un recorrido que es geográfico, es biológico, es histórico, pero es profundamente político”, aseveró.
La Primera Mandataria comentó el espacio de “las 3 plazas”, por la Plaza de Mayo del 30 de junio, la del 2 de abril y la del 14 de junio de 1982. “Mi compañero estuvo en la primera de las plazas, la del 30 de marzo, la CGT había organizado una marcha de protesta. El fue junto a otros, los corrieron y los gasearon”, recordó. Indicó que la plaza del 2 de abril “también estaba repleta, y uno podía ver carteles de ´Malvinas sí, dictadura no´”. “En la plaza del 14 de junio estaba yo, la plaza estaba repleta. La gente tiraba monedas contra los móviles de TV. Finalmente, también vino la represión”, rememoró.
Consideró que “nuestro ejército, nuestras fuerzas armadas, solamente han salido victoriosas en nuestra historia, cuando han combatido junto al pueblo, y nunca contra el pueblo”. “Con la sangre del pueblo se han construido grandes victorias, nuestra independencia. Pero no, contra la sangre del pueblo”, enfatizó.
Cristina Fernández señaló que el acto sirve para “recordar lo que son los vestigios del colonialismo más antiguo” y agregó que el de Malvinas es uno de “los últimos 17 enclaves coloniales, la mayoría son ingleses”. “Los métodos del colonialismo han cambiado. Ya no son de orden militar, son más sutiles, más invisibles. Tienen que ver con la cultura, con la economía, con las finanzas, con el comercio”, explicó.
Al respecto, subrayó que “Argentina es un país de paz. Un país que ha hecho de la paz una diplomacia muy importante”. “Yo quiero recordar a los veteranos de Malvinas, a los jóvenes que fueron a pelear, a los oficiales y suboficiales que también perdieron la vida en combate, con honor y gloria”, sostuvo. “Y también el compromiso definitivo de la Argentina de que la soberanía solo se construye sobre las ideas de la memoria, la paz y la diplomacia”, agregó.
La defensa de los intereses nacionales
La Presidenta aseguró se debe “aprender lo bueno” de aquellas “naciones que aún dominan partes del mundo”. Afirmó que “los principales inconvenientes en la construcción de un país, no han sido que venían desde afuera; la principal responsabilidad que hemos tenido en no construir una gran nación es desde adentro”.
En ese sentido, apuntó “el pronunciamiento de 106 legisladores británicos que apoyaban el reclamo argentino contra los fondos buitres”. Indicó que los parlamentarios de Gran Bretaña, antes de pensar en el diferendo diplomático con Argentina, “pensaron que su país, como una de las grandes plazas financieras del mundo, se vería seriamente perjudicada si se caía la reestructuración de deuda argentina, porque ya nadie creería en ninguna negociación y por tanto se caerían muchos negocios y miles de puestos de trabajo”.
La Jefa de Estado dijo sentir “una profunda envidia de esas naciones que pueden tener tal grado de conciencia del interés nacional, que actúan solamente por el interés de su país, y no del partido”. Asimismo, afirmó que “la peor colonización no es la política, la militar o la económica: todas ellas se pueden llevar a acabo si nos han colonizado culturalmente”.
Afirmó que en la diplomacia también “hemos hecho grandes progresos: era impensable que desde México a tierra del fuego, foros regionales nos apoyaran”. Y remarcó que en uno de los espacios, organizado por el canal Paka Paka, “Zamba le va a enseñar a los chicos su historia, la nuestra”.
Hoy estamos colocando también la última bandera de aquel grupo cóndor, que en los años 60 desvió un avión de Aerolíneas Argentinas, que era argentina, estábamos en dictadura pero no la habían privatizado, y aterrizaron en Malvinas
“Esto no es una construcción edilicia: es una construcción histórica y colectiva y, fundamentalmente, un compromiso a no abandonar jamás por parte de ningún gobierno lo que constituye una política de Estado y que es terminar con el último vestigio de colonialismo como es el del colonialismo inglés sobre nuestras islas Malvinas”, concluyó.
A su llegada al Espacio de la Memoria, en avenida Del Libertador al 8100 de la Ciudad de Buenos Aires, la Jefa del Estado recorrió las instalaciones del nuevo museo que estará abierto al público a partir del próximo sábado.
En el acto estuvo acompañada por el vicepresidente, Amado Boudou, y los ministros de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman; de Defensa, Agustín Rossi; de Cultura, Teresa Parodi; de Educación, Alberto Sileoni y el de Turismo, Enrique Meyer.
También se encontraban los secretarios General de la Presidencia, Oscar Parrilli; Legal y Técnico, Carlos Zannini, y de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, y el presidente de la Radio y Televisión Pública, Tristán Bauer, entre otras autoridades.
Asimismo, asistieron como invitados especiales el secretario general de la Unasur, Alí Rodríguez y a los ministros de Defensa de las repúblicas de Chile, Jorge Burgos, y de Surinam, Lamuré Latour.
Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace:
http://www.casarosada.gob.ar/informacion/archivo/27597