El gobierno sigue bregando por una vía pacífica para la recuperación de Malvinas

BUENOS AIRES-  El gobierno nacional ratificó  su «más firme disposición» a reanudar «a la brevedad» las negociaciones con Gran Bretaña en torno a la soberanía de las Islas Malvinas, y lamentó que el país europeo continúe «desoyendo» el reclamo argentino.

En el Día de la Afirmación de los Derechos argentinos sobre las Malvinas, Islas y Sector Antártico, la administración de la presidenta Cristina Fernández reiteró «con serenidad y firmeza» el «derecho inalienable» de la «permanente» e «irrenunciable» determinación de recuperar por la «vía pacífica» de las negociaciones diplomáticas.

Según indicó Cancillería en un comunicado, «una vez más, como miembro responsable de la comunidad internacional comprometido con el objetivo de la paz y seguridad internacionales», la Argentina «reitera hoy su más firme disposición a reanudar a la brevedad las negociaciones con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a las que nos exhorta la comunidad internacional para dar punto final a esta situación colonial anacrónica inaceptable».

Esta declaración fue difundida luego del rechazo del secretario de Estado británico de Relaciones Exteriores para Latinoamérica, Jeremy Browne, expresó a una invitación del canciller Héctor Timerman para concretar una reunión en Buenos Aires en los próximos días.

Browne, que viajará esta semana a las islas Malvinas, tiene prevista «una agenda llena de eventos» en los archipiélagos que ya fue combinada «hace tiempo», no obstante se remarcó que el funcionario estuvo «muy agradecido por la invitación», informó días atrás un vocero del Foreign Office.

Cristina Fernández, en tanto, participará el jueves próximo de la reunión del Comité de Descolonización, foro al que no concurren jefes de Estado por lo que será inédito que la mandataria presencie ese encuentro.

Ese mismo día, la mandataria se reuniría con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien meses atrás se ofreció a mediar en el conflicto entre la Argentina y el Reino Unido.

Con motivo del Día de la Afirmación de los Derechos argentinos sobre las Malvinas, la Cancillería resaltó que «en momento alguno la República Argentina, desde su surgimiento como nación independiente, renunció a su soberanía sobre los territorios australes y los espacios marítimos, ni permitió que una potencia, continental o extra continental, ejerciera actos de jurisdicción sobre dichos territorios y espacios».

También se recordó la fecha de la creación, en 1829, de la ‘Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos en el Mar Atlántico’, por Decreto del Gobernador Interino de la Provincia de Buenos Aires, Brigadier General Martín Rodríguez.

«El ejercicio claro y pacífico de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas y sus dependencias se vio interrumpido por el acto beligerante llevado a cabo por fuerzas británicas, el 3 de enero de 1833, que significó la expulsión de las autoridades y población argentinas, las que fueron reemplazadas luego por súbditos británicos», indicó.

En ese sentido, la cartera que conduce Timerman subrayó que «el legítimo reclamo argentino cuenta con el muy apreciado respaldo de todos los países de nuestra región».

«A ello se agregan los numerosos y permanentes pronunciamientos de múltiples organismos y foros internacionales, todos los cuales insisten en renovar el llamamiento a ambas partes a reanudar las negociaciones para poner fin, de manera pacífica y justa, a la disputa de soberanía», puntualizó.

Por tal motivo, ratificó su intención de reanudar las negociaciones por la soberanía del archipiélago.

«Lamentablemente, a pesar de la permanente voluntad negociadora argentina, el Reino Unido continúa desoyendo los llamados a la comunidad internacional, no sólo mantiene la situación colonial sino que persiste en la realización de innumerables actos ilegales unilaterales», denunció.

Finalmente, enumeró «la explotación ilícita de los recursos naturales renovables y no renovables argentinos» y la «creciente militarización en el Atlántico Sur».