Fernández reiteró en Portugal su reclamo para considerar a las vacunas como «un bien global»

Aviso publicitario
banner dia verde moron

 

El presidente Alberto Fernández criticó  la concentración de la producción y el uso de los fármacos contra el coronavirus en manos de países centrales y reiteró la necesidad de que las vacunas sean consideradas como «un bien global» para ponerle fin a la pandemia.

«En las dos reuniones del G-20 planteé (…) considerar a la vacuna como un bien global, es decir, facilitar el acceso de los habitantes de todo el mundo. La única garantía de alcanzar la inmunidad es con la vacuna», dijo hoy el Jefe de Estado durante la declaración conjunta que brindó junto al primer ministro luso, António Costa, con motivo de su visita a Portugal.

Durante esta semana que permanecerá en Europa, Fernández se encontrará con líderes que también han manifestado su preocupación por la producción, distribución y por las patentes de las drogas que combaten la Covid-19.

Hoy, sostuvo su idea de un replanteo global de la pandemia junto a Costa, quien también manifestó sus críticas al incumplimiento de los contratos por parte de las farmacéuticas.

Costa sostuvo que el mundo tiene «que dar prioridades claras a incrementar la producción» de dosis y estimó que la solución a la pandemia se dará con «solidaridad y cooperación internacional».

«El Covax es un instrumento muy importante para asegurar un objetivo claro, que todos, vivan donde vivan, tengan acceso a las vacunas», destacó el portugués.

En su itinerario, el Presidente visitará a Emmanuel Macron en Francia -con quién ya tuvo coincidencias sobre el tema- mientras que sobre el final de su viaje europeo se encontrará con el papa Francisco, quien desde hace meses pide que las dosis lleguen a los más pobres.

«La posición de Francisco yo la conozco y la comparto, es una regla de solidaridad en un mundo que se ha globalizado y que no puede pasar por alto los problemas de producción, también es cierto que el 90 por ciento de la producción se distribuye entre 10 países mientras el resto padece ausencia de vacunas. A eso hay que ponerle fin», señaló.

El reclamo por la producción y distribución de las vacunas cobró un nuevo impulso la semana pasada cuando el mandatario estadounidense Joe Biden se mostró a favor de una liberación de las patentes de las vacunas, una idea que consiguió rápido apoyo del Sumo Pontífice y de líderes de todo el mundo.

«Tenemos un proceso de producción que demora mucho más de lo que inicialmente creímos y tenemos un problema real que es que esas producción demorada se concentra en pocos países», añadió el mandatario argentino.

Argentina, que ya recibió más de 12 millones de dosis, tiene contratos con diversas empresas por más de 60 millones y ha sufrido el incumplimiento total de los plazos acordados con AstraZeneca.

En el caso de esa vacuna diseñada por Oxford, se agrega el detalle no menor de que el Grupo Insud de Argentina produjo el principio activo para más de 50 millones de dosis que fueron enviadas a México para su envasado.

Sobre ese tema, Fernández dijo: «El presidente de México, (Andrés Manuel) López Obrador, me llamó la semana pasada y me dijo que él calculaba que sobre fines de este mes íbamos a tener las primeras partidas».

Mientras tanto, en la Casa Rosada, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, señaló hoy que «esta semana» habrá reuniones con los representantes de AstraZeneca para conocer cuándo «van a liberar las vacunas que se formularon en Estados Unidos y en México».

A su vez, el Gobierno nacional mantiene contactos con Cuba, que está terminando de enrolar y con el análisis interino de dos de sus vacunas candidatas en fase 3, y mantiene abierta la posibilidad de ser «socios estratégicos».

Además, según confirmó Vizzotti, se sigue trabajando en posibles acuerdos con China y hoy se realizó una primera reunión para realizar las pruebas de fase 3 de la vacuna israelí «Brilife» y una posterior producción para Argentina y Latinoamérica.

 

DEJA UNA RESPUESTA