Amnistía Internacional rechazó el fallo de la Corte sobre el 2X1

BUENOS AIRES- En un comunicado Aministía recordó «los compromisos asumidos» por la Argentina «frente a la comunidad internacional, que imponen obligaciones de investigación, sanción y reparación de los delitos de lesa humanidad”, y aclaró que la naturaleza de esos crímenes «no habilitan interpretaciones como la que hizo la Corte Suprema”.

Amnistía Internacional Argentina expresó su «preocupación» por «el potencial impacto» en el proceso de Memoria, Verdad y Justicia en la Argentina del reciente fallo de la Corte Suprema, que consideró aplicable la ley del 2×1 a un condenado por delitos de lesa humanidad, y adelantó que participará de la concentración convocada este miércoles en Plaza de Mayo, para expresar su rechazo a la medida judicial.

«Amnistía Internacional estará presente» en la concentración de Plaza de Mayo,  «y convoca a profundizar el proceso para prevenir la impunidad de las graves violaciones a los derechos humanos», dijo el organismo en un comunicado.

Aministía recordó «los compromisos asumidos» por la Argentina «frente a la comunidad internacional, que imponen obligaciones de investigación, sanción y reparación de los delitos de lesa humanidad”, y aclaró que la naturaleza de esos crímenes «no habilitan interpretaciones como la que hizo la Corte Suprema”.

La ONG expresó también su «preocupación» por lo que consideró el «potencial impacto» que pudiera tener la sentencia del máximo Tribunal en «el proceso de memoria, verdad y justicia en la Argentina”.

Hace una semana, la Corte Suprema, por mayoría de tres votos contra dos, consideró que se debía aplicar la “ley más benigna” en el caso del condenado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico-militar, Luis Muiña, y computar dos días de detención por cada uno que excedió los dos años de prisión preventiva, es decir sin sentencia.

Muiña fue condenado a 13 años de prisión por delitos de lesa humanidad contra detenidos en el centro clandestino conocido como “El Chelet”, que funcionó en el Hospital Posadas, en el oeste del conurbano bonaerense, durante los primeros años de la dictadura cívico-militar.

Los ministros de la Corte Elena Highton, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, concluyeron que, como la ley no distingue, la norma “más benigna” alcanza a los autores de cualquier delito, mientras que el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti y el juez Juan Carlos Maqueda afirmaron que el “2 x 1” es inaplicable en casos de lesa humanidad.

La ley 24.390, denominada ley del 2×1 y actualmente derogada, estuvo vigente entre los años 1994 y 2001, después de que Muiña cometiera los delitos por los que fue condenado y antes de que fuera enjuiciado.

“El Estado tiene obligaciones internacionales” y “no puede amnistiar, no puede indultar, no puede aplicar la cosa juzgada fraudulenta o penas irrisorias, y tampoco hacer reducciones que impliquen, en la práctica, un beneficio equiparable a la conmutación de la pena”, consignó el documento.

Amnistía puntualizó también que “lo contrario conlleva un supuesto de responsabilidad internacional del Estado argentino ya que implica la desnaturalización de la pena que se traduce en un supuesto claro de impunidad para las propias víctimas y para toda la sociedad”.

La solidaridad internacional

Respecto de las repercusiones que tuvo el fallo a nivel internacional Paola García Rey, directora de Promoción y Protección de Derechos Humanos en Amnistía Internacional Argentina, afirmó que el fallo de la Corte Suprema que beneficia con el 2×1 a condenados por crímenes de lesa humanidad “puede tener implicancias en la lucha por desterrar la impunidad en Argentina”.

García Rey explicó en Télam Radio que “la ley del 2×1 vino a atender una crisis carcelaria muy concreta en un período específico, desde 1994 a 2001, con resultados muy cuestionables, pero que entendemos no puede aplicarse por una adaptación del principio de ley penal más benigna, para en este caso brindar un beneficio de salida anticipada a uno de los represores”.

Además, la integrante del organismo de derechos humanos destacó “la solidaridad que se genera a nivel internacional”, lo que demuestra que “hay ciertos debates en los que no estamos dispuestos a retroceder”.

“El fallo de la corte representa un retroceso a partir de lo que ha sido históricamente la lucha de Argentina por la memoria, verdad y justicia”, agregó, al tiempo que celebró que “todo el espectro político haya salido a separarse de la decisión de la Corte, ya que nos garantiza que la línea histórica de Argentina en este contexto va a seguir manteniéndose y vamos a estar muy alertas para que eso siga así”.

Finalmente, García Rey concluyó que “siempre estamos abiertos a debatir, consultar y revistar, pero nunca a dar marcha atrás a victorias que fueron conquistadas legítimamente que tienden a respetar derechos humanos”.

DEJA UNA RESPUESTA