Trenes incendiados

¿Sabotaje o usuarios presos de la furia?

Sigue siendo confuso lo ocurruido en la mañana del 2 de mayo en Haedo, Ramos Mejía y Ciudadela pero lo que es real y palpable es que, tras el descarrilamiento de una formación  en Flores se produjo un efecto dominó de desmanes que incluyeron 14 vagones de la línea Sarmiento incendiados- cinco de ellos totalmente destruidos- , saqueos en boleterías, demoras para los usuarios y cámaras de seguiridad destrozadas

¿Quien tiene la culpa?

El gobierno denuncia lisa y llanamente un sabotaje, los voceros de la empresa concesionaria TBA responsabilizan a un grupo de «vándalos y delincuentes» y los opositores al gobierno, lo cierto es que las únicas víctimas del incidente son, una vez más los usuarios que debieron faltar al trabajo, y en los casos en los que lograron llegar perdieron el presentismo.
Los voceros de la empresa TBA aseguraron que un grupo de delincuentes aflojaron los bulones generando un descarrilamiento y luego indujeron a provocar los disturbios. Esta hipótesis de sabotaje, fue respaldada por el gobierno, en las figuras del secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi y el jefe de Gabinete Aníbal Fernández.
De hecho estaría confirmado el hecho, tras las primeras pericias respecto del aflojamiento de los bulones de las vías y de la presencia de bombas molotov y combustible en el lugar.
También resulta sospechosa la simultaneidad de los sucesos en Haedo, Ramos Mejía y Ciudadela.
Los hechos están siendo investigados por el Dr. Carlos Silva, a cargo del Juzgado Federal Nro 1 donde se radicó la denuncia.
Los usuarios que fueron testigos involuntarios de los violentos episodios declararon en los medios no saber si se trataba de algo intencional o no pero sí pusieron en el tapete el hartazgo común por las fallas del servicio, las demoras, las condiciones de hacinamiento, los repetidos desperfectos  y el maltrato a los pasajeros
Por su parte el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández vinculó directamente los episodios al diputado de Proyecto Sur, Pino Solanas expresando que no puede ser casualidad que cuando el director de cine presentó su película «La próxima estación», en el año 2008 se incendiaron trenes en la estación de Haedo y ahora que presenta su candidatura a Jefe de Gobierno Porteño sucede lo mismo.