Las voces contra el aborto

 

CAPITAL FEDERAL- Tras la exposición de quienes impulsan la aprobación del aborto legal, seguro y gratuito, llegó el turno de los detractores. “Pensemos primero en los niños” y “El aborto atenta contra nuestra seguridad demográfica”, algunos de sus argumentos.

Luego de la exposición de 16 voces a favor del aborto legal, seguro y gratuito, que resaltaron la necesidad de que sea abordado como una política de salud pública, llegó el turno de quienes están en contra.

La primera expositora en este sentido fue Úrsula Basset, doctora en Ciencias Jurídicas de la UCA. «Para defender el aborto se invocan situaciones desesperadas pero pensemos primero en los niños», pidió, sin hacer referencia al aborto clandestino como principal causa de mortalidad materna.

«La niña del caso FAL se salvó de seguir siendo abusada gracias a su embarazo. Reflexionemos y no hagamos leyes cómplices del abuso”, pidió la letrada. Y se preguntó: “¿Será libre si la mujer no sabe lo que está consintiendo? Da lástima que a las mujeres se las use como bandera pero no se las acompañe”.

A su turno Oscar Botta, director ejecutivo de Profamilia, lanzó: “El aborto atenta contra nuestra seguridad demográfica. Y constituye una verdadera desaparición forzada de persona». En un insólito análisis del proyecto en debate, el antiabortista sostuvo que “es una ley para no procrear y enfermarse. Además, favorece la promiscuidad y el aborto. Aumenta el embarazo adolescente. «El Congreso Nacional no puede habilitar un debate en el cual se decida cómo matar argentinos inocentes».

«Hace años que venimos escuchando que mueren miles de mujeres por abortos clandestinos. Esto no es así. La última estadística del Ministerio de Salud mostró que murieron 43″, dijo Ernesto Beruti, jefe de Obstetricia del Hospital Austral. Y mostró estadísticas para explicar que mueren más mujeres por accidentes de tránsito que por abortos, en un intento por relativizar la gravedad del aborto clandestino como factor de muerte materna.

Beruti exhibió, también, la imagen de un feto y acotó: “Díganme si esto no es un ser humano». La proyección fue seguida por una ola de murmullos.

Por supuesto, no faltaron las alusiones a Dios. «Lo invocamos hasta arriba de un avión. En un tema tan importante no saquemos a Dios ni a sus valores universales de nuestro presente y nuestro futuro», dijo el abogado Alejandro Rodríguez. A su turno la directora de la revista Sophia, Cristina Miguens, planteó que «hay una abrumadora asimetría de poder entre el niño por nacer y su madre. Es el Estado el que debe velar por los derechos de las minorías. Los niños por nacer no cortan calles, no hacen lobby».

El pediatra Diego Montes de Oca fue más allá y optó  mostrar fotos de su infancia en la pantalla grande. «Porque pude vivir, pude hacer todo esto. Si mi mamá hubiese abortado y el Estado se lo hubiese permitido, no hubiese sido todo esto. No hubiese dormido con mi mamá», dijo, pese a disertar en calidad de médico.

 

DEJA UNA RESPUESTA