Policia acusado de matar a otro en la Matanza se niega a declarar

LA MATANZA- Un policía federal se negó a declarar y continuará detenido por el homicidio de un efectivo de la bonaerense cometido en el marco de una discusión por diferencias económicas, en el partido de La Matanza, informaron fuentes judiciales.
Se trata de Guillermo Abeldaño (34), quien en un primer momento afirmó que la víctima, un amigo suyo identificado como Pedro Giménez (33), se había suicidado.
Fuentes judiciales informaron que el juez de garantías 5 de La Matanza, Gustavo Banco, ordenó convertir en detención la aprehensión del acusado por el delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego», luego de que se negó a declarar ante el fiscal a cargo de la causa, Carlos Arribas.
En tanto, los investigadores esperaban el resultado de la autopsia realizada al cuerpo del policía bonaerense en la Morgue Judicial de Lomas de Zamora para determinar la trayectoria del disparo, entre otros aspectos de la mecánica de la muerte.
Además, los pesquisas aguardaban los resultados de los «dermotest» practicados por los peritos de la Policía Científica para determinar si había restos de deflagración de pólvora tanto en las manos de Giménez como en las de su amigo.
El fiscal Arribas ordenó también un peritaje en el revólver calibre .22 para tratar de determinar quién manipuló el arma que mató al hombre.
El hecho ocurrió en la puerta de una casa ubicada en Avilés y Fierro, en la localidad de Virrey del Pino, de La Matanza, en el sudoeste del conurbano.
Allí residía, junto a su mujer y sus dos hijos de 5 y 9 años, la víctima, un policía bonaerense actualmente en disponibilidad y cuyo último destino había sido la comisaría de Gregorio de Laferrere.
Según las fuentes, Giménez se encontraba en la puerta de su vivienda junto a un amigo, el policía federal Abeldaño, con quien bebía cerveza.
En esas circunstancias, Abeldaño le pidió a la pareja de su amigo que fuera a comprar comida y cuando la mujer regresó al lugar encontró a Giménez muerto de un balazo en el pecho, dijeron los informantes.
Tras ser alertados de lo ocurrido, personal de la comisaría de Virrey del Pino se trasladó hasta la casa de la víctima donde constató la muerte de ésta y secuestró un revólver calibre .22 que alguien le había prestado.
De acuerdo a los voceros, en un primer momento Abeldaño afirmó que su amigo estaba manipulando el arma cuando se disparó voluntariamente.
La hipótesis del suicidio no se descartó en un principio ya que las pesquisas determinaron que Abeldaño tenía en su poder la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria, la cual no había sido utilizada, señalaron los voceros.
Sin embargo, la pareja de Giménez contó luego a los investigadores que cuando ella se retiró de la casa para comprar comida ambos amigos discutían por diferencias económicas derivadas de la reciente venta de un auto.
En tanto, los hijos de Giménez revelaron que ellos miraban televisión en el interior de la vivienda cuando escucharon el disparo y luego vieron a su padre ingresar al inmueble y caer al piso, agregaron las fuentes.
Estos testimonios contradijeron la versión inicial de Abeldaño, ya que éste había afirmado que al momento del disparo los niños jugaban en el jardín de la casa.
A partir de los datos aportados por los testigos presenciales, el policía federal quedó detenido a disposición del fiscal Arribas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.