615 chicos fueron apartados de sus hogares en la Provincia para protegerlos durante 2012

    PROVINCIA – Seiscientos quince niños menores de cuatro años tuvieron que ser apartados de sus hogares en 2012 por las autoridades bonaerenses como último recurso para proteger sus derechos, informó hoy el Registro Estadístico Unificado de Niñez y Adolescencia (Reuna).

    El ente oficial de la provincia de Buenos Aires indicó que ese total de niños indica una reducción de 7% respecto de 2011, cuando hubo 661 casos.

    En cuanto a la prevalencia de derechos vulnerados por los cuales los chicos requirieron medidas de abrigo, en primer lugar aparece con un 42% el maltrato infantil en sus diversas modalidades, violencia física, psíquica o emocional, abuso sexual o negligencia; seguido por la ausencia de adulto responsable con un 31%.

    Esta última categoría engloba aquellas situaciones en las que los padres no pueden hacerse cargo del cuidado cotidiano de los niños y niñas por cuestiones de salud o por cuestiones de frágil vinculación afectiva con éstos, entre otros.

    El Reuna es el programa en línea la secretaría provincial de Niñez y Adolescencia, cuyo objetivo es registrar todas las medidas adoptadas en los 24 Servicios Zonales de Promoción y Protección de Derechos, dependientes de esa cartera, así como de los más de 120 Servicios Locales, coordinados por el mismo organismo y distribuidos en cada municipio.

    Sobre estas situaciones, el secretario de Niñez y Adolescencia, Pablo Navarro, aseguró que “siempre es una decisión que se toma en última instancia y en las situaciones más complejas, que requieren separar temporalmente a niños de sus progenitores, dado que han fracasado otras estrategias de restitución de derechos”.

    “Una vez concluido el tiempo de evaluación, se resuelve cada caso particular de manera diferente, siempre teniendo en cuenta el interés superior de niño. Muchas veces se logra la restitución a la familia, mediante estrategias de restitución de derechos o a través de programas que puedan lograr que esos derechos no sean nuevamente vulnerados”, agregó.

    El funcionario detalló que “en otros casos, agotadas todas las opciones, se decide, siempre junto con la Justicia, una separación definitiva del núcleo familiar de origen y se busca que la primera opción para el destino de los chicos sea en lo denominados familia ampliada: tíos, abuelos, hermanos mayores, entre otros. Como última elección se acude a las instituciones”.

    Según datos del Reuna, la situación muestra que al 31 de diciembre de 2012 había en la Provincia un total de 1067 niñas y niños de hasta 4 años separados de sus padres o representantes legales por vulneración a sus derechos.

    De total, 435 se encuentran con referentes afectivos tales como abuelos, tíos, entre otros, mientras que 632 están en instituciones oficiales o en convenio con la Provincia.

    En rigor, el 59% están institucionalizados y el 41% en familia extensa o ampliada.

    A fines de 2011, las estadísticas mostraban que 1237 niños de la misma franja etaria se encontraban separados de su familia de origen y el porcentaje de niños en instituciones era superior 61%.