Denuncian al intendente del Frente Renovador de Hurlingham por lavado de dinero y evasión fiscal

HURLINGHAM- El dirigente massista, Luis Acuña, y su esposa la diputada nacional María Azucena Echosor son investigados por la Justicia Federal de Morón tras ser denunciados por la utilización de la empresa Fasiem para “evadir impuestos”.

En la Secretaría 2 del Juzgado Criminal y Correccional Federal 1 Morón radica la causa denominada “Fasiem SRL s/infracción ley 24.769” -expediente 65095-14- la que involucra directamente a Acuña, Echosor y a sus tres hijos Fabrizio, Emiliano y Silvina, por un “incremento patrimonial sospechoso respecto de sus bienes”.

Esta causa se inició a raíz de una investigación realizada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), a cargo de Carlos Gonella, luego de recibir una denuncia del abogado Jorge Cancio.

En la investigación preliminar también se estableció que Acuña y miembros de su familia, desde que constituyeron Fasiem, realizan frecuentes viajes a Brasil, con lo cual la justicia sospecha que el dirigente del Frente Renovador “posee otros bienes en el exterior”.

La denuncia realizada por Cancio afirma que cuando Acuña asumió como intendente de Hurlingham en el año 2001 existe “un incremento patrimonial sospechoso respecto de sus bienes, como así también de su esposa e hijos, quienes integran la firma denominada Fasiem SRL”.

Entre las maniobras realizadas por Acuña para “ocultar bienes”, según la denuncia, el jefe comunal massista y su familia “falseó datos en la constitución de la firma y simuló actividades de la misma”.

La firma Fasiem (conformada con las iniciales de Fabrizio-Silvina-Emiliano) fue constituida en diciembre de 2005 y se falseó el número de documento nacional de Echosor y también se modificó el estado civil de la diputada para no involucrar legalmente al Intendente.

Otro de los puntos irregulares destacados por el denunciante es que “Fasiem SRL se encuentra en el Monotributo, pese a que no cumple con los requisitos de la legislación vigente para encuadrarse de dicha forma”, según consta en la denuncia.

Además, Cancio remarcó que “resulta llamativo que -Fasiem- siga funcionando cuando sus balances comerciales denotarían pérdidas sostenidas”.

En 2006, la empresa habría deducido compras por 13.700 pesos, pero que no registra ventas; mientras que durante 2007 logró vender por 3.670 pesos y compró por 370.000.

En tanto, la empresa en 2008 compró por 496.000 pesos y no vendió nada, aunque en 2009 las ventas fueron por 180.000 pesos y las compras por 665.000.

Durante 2010, Fasiem vendió por 65.500 pesos y compró por 233.400, mientras que en el año 2011 vendió por 162.000 pesos y compró por 166.000.

Según la denuncia de Cancio, la empresa de la familia Acuña “ha prosperado en negocios inmobiliarios ya que cuenta con nueve propiedades registradas en la provincia de Buenos Aires, de las cuales varias de ellas se encontrarían ubicadas en zonas económicamente privilegiadas”.

En ese sentido, aseveran que “no se condice lo declarado por la firma con la adquisición de dichas propiedades y de todos los bienes de la familia Acuña”.

La Procelac estableció que la actividad principal de la empresa es “construcción, reforma y reparación de edificios residenciales” y adjudicó al menos ocho inmuebles en la Provincia y varios vehículos de alta gama.

De la denuncia formulada ante el Juzgado Federal de Morón se desprende que estaría acreditada la existencia de una “importante masa de activos alrededor del grupo familiar del intendente massista, como así también que existen motivos suficientes para cuestionar “la real capacidad comercial” de Fasiem.