En medio de la agresión de Acuña y las barras juraron hoy los concejales electos en Hurlingham

HURLINGHAM – En medio de un tenso clima por la agresión del Intendente Luis Acuña , que fustigo en su discurso a la oposición y a los medios de prensa y en medio del grito de las barras del Frente Renovador, asumieron hoy en Hurlingham los concejales electos en las elecciones del pasado 27 de octubre.

Por el Frente para la Victoria asumieron Juan Zabaleta, Adrián Eslaiman, Víctor Oviedo y Cecilia Suárez que se suman a los ediles actuales Hilda López, Carmen Cittadino, Ernesto Benítez y Miguel Quintero.

La sesión se vio interrumpida cuando tomo la palabra el Intendente Luis Acuña , quien maltrato a la oposición y a los medios de prensa, diciendo que querían mostrar “un distrito feo, que tiran camiones de basura a la madrugada para luego hacer informes de prensa”. Así en medio de los insultos de las barras del oficialismo, el bloque completo del FPV decidió retirarse del recinto.

Juan Zabaleta, que juró por la memoria de Juan Domingo Perón, Evita y Néstor Kirchner, dijo al respecto de la violencia política que “esto es desde siempre, es anecdótico , hace apenas 8 años le borraron la cara a trompadas al hijo de una concejal opositora, otro día tiraron a un concejal por la escalera, la verdad es que la sacamos bastante barata. Nos insultaron mucho pero no importa, creo que hay que hacerse cargo de los temas y me parece que la sociedad de Hurlingham ha empezado a juzgar a través del voto”.

“Nosotros por el contrario somos una construcción de alternativa que como espacio político hemos logrado fijar una posición de cara a los vecinos de Hurlingham y vamos por la Universidad Nacional , la Unidad de Pronta Atención 24 horas , la seguridad de los vecinos con la gendarmería, que sigue en Hurlingham y no se va a ir, y por todos los temas que articulamos con la Presidenta Cristina y con el Gobernador Scioli”, sostuvo el concejal.

Y agregó: “Estas son las cosas que importan, lo demás tiene que ver con una salita chiquitita donde algunos cobran para decir malas palabras”.