Abel Pintos hizo vibrar el Estadio Único de La Plata con sus canciones

LA PLATA- El cantante brindó un recital en el Estadio Único de la ciudad de La Plata donde presentó su último trabajo «Abel», repasó sus éxitos y se dio el lujo de emocionar a miles de fanáticas de todas las edades.

Pintos se presentó en el escenario a las 21.20 -vestido con un traje blanco con ribetes en negro brillante, camisa negra y zapatos en blanco y negro- ante un público munido de cornetas, papel picado, globos y espuma que no paró de expresarse mientras sonaban los primeros acordes de «Aquí te espero».

«¿Qué pasa La Plata esta noche?» fueron las primeras palabras del taquillero cantautor forjado en el folclore y el estadio estalló en aplausos y ovaciones, y luego se sucedió la cadena de temas de su último CD.

Con «Ya estuve aquí», el artista nacido en la ciudad de Bahía Blanca se paró frente a su público y emocionado agradeció el recibimiento y dijo: «llegó la noche que esperábamos. Se cumple el sueño que hace tanto tiempo se soñó, no tengo otra que cosa que decirles gracias por permitir que esto suceda y darme la posibilidad de vivir esta noche inolvidable».

El reciente ganador del premio Gardel de Oro anunció: «Ojalá que estén cómodos porque este concierto va a ser muy largo. Vamos a cantar muchas canciones ¡A gozarla nena!», y de su reciente producción cantó entre otros temas «Tanto amor», «Arder en libertad», » Que te vaya bien» y » A-Dios».

El músico, que agotó las localidades a pocos días de anunciar su espectáculo en la ciudad de las diagonales, continuó con sus éxitos bajo un cielo estrellado y con luna de testigo que tuvo uno de sus puntos altos con «El mar».

Al terminar el tema, la luz se centró en los músicos invitados: Elias Gurevich, Grace Medina, Kristine Bara (violines) y Pedro Carabajal (cello) bajo la dirección de Guillo Espel.

Otro momento especial fue cuando el anfitrión, de 30 años, les dedicó un tema a sus fanáticas: «va para las que viajan desde distintos puntos del país y se hacen notar con sus remeras, banderas, siempre les voy a agradecer ese gesto tan significativo para mí;  esta canción la escribí hace un tiempo con la ilusión de que alguna vez se convierta en la voz de todos nosotros» y entonó «Caminante».

Promediando la hora de show y entre risas y piruetas, el artista anunció el cierre del encuentro, sus seguidoras -que sabían que a la fiesta le quedaba un largo camino- comenzaron a ovacionarlo, lanzaron espuma, levantaron sus banderas y el grito se generalizó en todo el estadio.

Abel realizó un cambio de vestuario y con tres zambas comenzó la segunda parte del espectáculo que prosiguió con «Sueño dorado», «Sin principio ni final», «La llave», «Quien pudiera», «Flores en el río» y el clásico «No me olvides».

Amenazando otra vez con el fin de fiesta, comentó: «la lista llegó a su fin, no obstante, todavía no nos vamos a ir porque este es el momento de mover las cachas» y arremetió con «Todo está en vos», «Tu voz», «Crónica», «Aventura» y «Tiempo», que cumplieron largamente con su cometido.

La despedida real, que dejó al publicó ovacionándolo de pie, llegó con la interpretación a capella de «El antigal» y finalmente terminó sus dos horas de concierto con «Bella flor», » Revolución» y «Aquí te espero».