Padres que perdieron su hijo desde el dolor quieren hacer algo por la Seguridad Vial

 

LA PLATA- Los familiares de Renzo Casali, el joven estudiante de Bellas Artes, de 18 años, que murió tras ser atropellado por un auto en Mendoza, donde disfrutaba de un viaje de egresados, difundieron una carta para contribuir a la seguridad vial y a la concientización de la donación de órganos.

El accidente ocurrió el 29 de septiembre pasado, cuando Juan José Molina, de 34 años, a quien se le encontró un alto grado de alcohol en sangre al momento del accidente atropelló a Renzo, cuando bajada de un micro e intentaba cruzar la calle para ir hacia un boliche.

Los familiares de Renzo Casali, su madre Ileana, su padre Raúl y su hermano Franco firmaron una carta con la intención de contribuir a la concientización en materia de seguridad vial.

Ileana destacó que desean “construir desde el dolor, ayudar a instituciones y a concientizar para cambiar la ley de tránsito y que no conduzcan alcoholizados” y remarcó que “la pérdida de un hijo es irreparable”.

Agregó que es preciso que la sociedad comprenda que “estamos perdiendo más gente por accidentes de tránsito que por inseguridad” y se quejó porque “nadie se pone en el lugar de la víctima y la víctima pasa a ser el que atropelló: no se arrepienten, les parece que está bien, porque estaba alcoholizado y los dejan tirados en la calle”.

“Pido justicia para que cambiemos y que la muerte de mi hijo no sea en vano”, enfatizó Ileana y aseguró a honrar la memoria de su hijo «aportando un grano de arena”.

También aclaró la confusión que se generó en torno a la donación de los órganos de Renzo, y al respecto contó que la familia siempre habló del tema, que todos siempre estuvieron de acuerdo con donar los órganos pero que no lo hicieron con Renzo por el “mal manejo” de la situación de su hijo por parte de las autoridades médicas.

Indicó que, por ejemplo, les dieron “tres horas diferentes del fallecimiento» de su hijo y aseguró que el director del hospital se comunicó primero con la prensa que con la familia.

El conductor fue imputado en un primer momento por lesiones culposas, pero tras el fallecimiento del joven se cambió la calificación a homicidio culposo, aunque tras pagar una fianza de 50.000 pesos fue liberado.

Casali había llegado a Mendoza junto a sus compañeros de estudio de la escuela de Bellas Artes de La Plata, y el dia que fue atropellado era el último de permanencia en la provincia.

Luego del accidente, el adolescente fue internado en el Hospital Shestakow de San Rafael, donde se determinó poco después su muerte cerebral.