Dos policías demorados tras la muerte del empresario en tiroteo

AVELLANEDA- Los dos policías de la comisaría de Wilde que participaron anoche del tiroteo en el que murió el empresario Juan Carlos Caggiano y uno de los delincuentes que lo mantenían secuestrado, quedaron demorados y serán indagados por un fiscal, informaron fuentes policiales y judiciales.
En tanto, los investigadores determinaron que el empresario, dueño de una empresa de transportes, recibió un único balazo a la altura del cuello, y explicaron que, antes del tiroteo, los captores ya se habían comunicado con un socio de la víctima para exigirle un rescate de 50 mil pesos por su liberación.
Según las fuentes policiales y judiciales, el hecho comenzó cerca de las 21 de anoche cuando Caggiano llegaba a su casa a bordo de su auto Audi TT en el Pasaje Angaco y De la Serna, en Gerli, a metros del lugar donde la semana pasada apareció el auto del testigo Alfonso Severo, secuestrado horas antes de declarar en el juicio por el crimen de Mariano Ferreyra.
Allí, Caggiano fue sorprendido por varios delincuentes que lo amenazaron con armas, se le subieron a su vehículo y se lo llevaron cautivo.
Aparentemente, el episodio fue observado por la esposa de Caggiano, quien llamó al teléfono de emergencias policiales 911 para denunciar el episodio, por lo que los móviles de las distintas comisarías de la zona fueron alertados para intentar hallar el Audi TT.
Los investigadores judiciales confirmaron a Télam que en el transcurso del cautiverio, los secuestradores se comunicaron con un socio de Caggiano y le exigieron 50 mil pesos como rescate para liberarlo.
Pocos minutos después, el hombre salió al encuentro de los captores y hasta tuvo un encuentro con ellos y les explicó que no podía juntar ese dinero.
Los pesquisas dijeron que el socio de Caggiano aseguró que los secuestradores eran al menos cuatro.
Fuentes de la investigación explicaron que el Audi TT fue observado luego, cerca de las 22, por un móvil de la comisaría de Wilde, por lo que se inició una persecución que finalizó en Centenario Uruguayo y Campichuelo, de Avellaneda.
Allí, según un jefe policial, «los delincuentes se bajaron a los tiros y los efectivos respondieron en un primer término con postas de goma que dispararon con sus escopetas. Luego, al ver que seguían recibiendo disparos, los policías extrajeron sus armas reglamentarias».
Los dos policías que participaron del tiroteo admitieron a los investigadores haber disparado.
El chofer del móvil policial le dijo a los pesquisas haber disparado dos tiros y el acompañante, tres.
Caggiano, quien se encontraba al volante de su Audi TT, recibió un tiro en el cuello con orificio de entrada y de salida, y si bien fue trasladado de inmediato a un centro asistencial, murió antes de que pudiera ser atendido por los médicos.
En tanto, en el tiroteo también murió uno de los captores y el otro, de 18 años, fue detenido.
El fiscal de instrucción 3 de Avellaneda, Alejandro Rojas, se trasladó de inmediato al lugar donde se produjo el tiroteo y solicitó que los dos policías que participaron del hecho fueron demorados.
Además, ordenó el secuestro de sus armas reglamentarias ante la sospecha de que de alguna de ellas haya partido el disparo que mató al empresario.
Por eso, el fiscal ordenó que todos los peritajes vinculados al hecho fueron realizados por peritos de Gendarmería Nacional, y separó de la investigación del hecho a la policía bonaerense.
El fiscal Rojas indagará a los policías en las próximas horas y determinará si convierte en prisión la aprehensión de esos efectivos.