Abuelas anunció la restitución de la identidad de la nieta 107

BUENOS AIRES- Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron la restitución de la nieta apropiada 107, quien es hija de Carlos Héctor Oviedo y María de la Mercedes Moreno, y nació durante el cautiverio de su madre, en la Maternidad Provincial de Córdoba el 11 de octubre de 1978.
Desde una nueva sala de la sede de las Abuelas, ubicada en Virrey Cevallos 592, Estela de Carlotto leyó el comunicado en el que se anunciaba la recuperación de la nieta 107, junto a María Mercedes, a tres hermanas de la nueva nieta recuperada; a la abogada que llevó adelante el caso, María Esther Sanchéz y a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo de Córdoba, Sonia Torres.
Carlotto explicó que «María de las Mercedes visitaba a su marido, quien estaba como preso común en un penal córdobes, y allí también había presos políticos detenidos clandestinamente, con los que ella se solidarizó y comenzó a sacar del penal las cartas que escribían a sus familiares».
«El 26 de septiembre de 1978, fue secuestrada, embarazada de siete meses y fue llevada al departamento de Informaciones de la Polícia de Córdoba conocido como «D2″, centro clandestino bajo el mando de Luciano Benjamín Menéndez y permaneció como detenida desaparecida hasta que recuperó su libertad en 1979», agregó Carlotto.
«El 11 de octubre de 1978, María de las Mercedes fue trasladada a la Maternidad Provincial, donde encadenada dio a luz a una niña de la que fue separada inmediatamente y fue llevada nuevamente al centro clandestino pero sin su hija», relató la titular de Abuelas.
Al recuperar su libertad, el 7 de abril de 1979, María de las Mercedes empezó la búsqueda de su hija, que incluyó la visita a la Casa Cuna de Córdoba, los Juzgados de menores, hasta que realizó la denuncia ante la Fiscalía Federal Nº 3 de Córdoba.
Carlotto, al leer el comunicado detalló que «fue su hija Paola quien se comunicó con la Comosión Nacional por el Derecho a la Indentidad (CONADI), organismo que posibilitó la inclusión de las muestras de ADN de esta familia con el Banco Nacional de Datos Genéticos».
Luego siguió el acercamiento a Abuelas y «se constituyó como querellante ante el Juzgado Federal Nº 3, a cargo del juez Alejandro Sánchez Freytes, quien en mayo se declaró incompetente para considerar si se trataba de un delito de lesa humanidad, pero la resolución fue apelada», indicó Carlotto.
Finalmente, la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba ordenó el entrecruzamiento de las muestras de sangre y la joven fue citada y accedió voluntariamente a efectuarse el análisis de ADN, realizado el 5 de septiembre de 2012.
El padre de la nieta recuperada, Carlos Héctor Oviedo falleció en 1979, mientras que María de las Mercedes, presente hoy en la sede de Abuelas, expresó que, «aún no la vi, tengo muchas ganas de abrazarla y de decirle que siempre supe que estaba viva».
El anuncio fue realizado también junto a muchos de los nietos recuperados hasta el momento, y a los diputados nacionales Remo Carlotto y Eduardo De Pedro; Elsa Oesterheld, viuda del desaparecido guionista de culto Héctor Oesterheld, y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda.
En diálogo con la prensa, Carlotto expresó que «esta madre, viuda, quedó sola y siempre buscó a sus hija, junto a sus otras hijas, así que mi optimismo es que esta joven que es madre y puede saber lo que sentiría ella si le arrancan un hijo, va a querer saber y encontrarse con una madre que la está esperando para abrazarla».
Por su parte, Fresneda expresó que, «esto es una alegría porque recuperar esta identidad es recuperar un pedazo de la Argentina destrozada por el terrorismo de Estado, hoy hablé con la Presidenta y manifestó también su alegría porque creemos que gracias a la lucha de la Abuelas pero también a que los Derechos Humanos se han convertido en política de Estado, esto sigue siendo posible».
«Los hermanos que hoy recuperan su identidad se incorporan a un país con memoria, verdad y justicia lo que ayuda a dimensionar la gran tragedia que hemos vivido pero también dimensionar la vida con identidad, de qué amor surgimos», concluyó el secretario de Derechos Humanos.
Esta restitución se hace a pocos días de celebrarse el 22 de octubre los 35 años de l creación de Abuelas de Plaza de Mayo.
«Trabajamos por nuestros nietos -hoy hombres y mujeres-, por nuestros bisnietos -que también ven violado su derecho a la identidad-, y por todos los niños de las futuras generaciones, para preservar sus raíces y su historia, pilares fundamentales de toda identidad», se presentan las Abuelas en su página Web.
La búsqueda sin retorno comenzó en 1977 y luego de dos años dio sus frutos.
La recuperación de identidad de los hijos de sus hijos, arrebatados de las manos de sus padres por la dictadura militar se inició en 1979, con la localización en Chile y la restitución de los hermanos Anatole Boris y Victoria Eva Julien Grisonas.
Desde allí fueron recuperadas las hermanas Tatiana Mabel Ruarte Britos y Laura Malena Jotar Britos; Juan Pablo Moyano; Tamara Ana María Arze; Martín Baamonde; los hermanos Humberto Ernesto Colautti Fransicetti y Elena Noemí Ferri Fransicetti; Sebastián Rosenfeld Marcuzzo; Eduardo Garbarino y Ana Laura Hisi.
También recuperaron su identidad Astrid Patiño Carabelli; Federico Luis Spoturno; Andrés La Blunda Fontana; Amaral García Hernández; Diego Mendizabal Zermoglio; Paula Eva Logares; Sebastián Ariel Juárez; los hermanos Felipe Martín y María Eugenia Gatica Caracoche; Carla Graciela López Rutila Artes; Jorgelina Paula Molina Planas y María Fernanda Álvarez.
Las hermanas Marina Leonor y Liliana Bau Delgado; los hermanos Paula Eliana y Esteban Javier Badell Acosta; Ramón Ángel Pintos, Laura Ernestina Scaccheri; Marcos Lino Moscato; Paula Orlando Cancela; Elena Gallinari Abinet; Gabriela Alejandra Gallardo; María José Lavalle Lemos; Hugo Ducca; María Victoria Moyano Artigas y Ximena Vicario, también fueron restituidos.
También recuperaron su historia los mellizos Gonzalo Javier y Matías Ángel Reggiardo Tolosa; Marcelo Mariano Ruiz Dameri; Emiliano Carlos Castro Tortrino; Mariana Zaffaroni Islas; José Sabino Abdala Falabella; los hermanos María Alejandra; Stella Maris y Raúl Roberto Fuente Alcober; Carlos D`Elia Casco; Laura Fernanda Acosta y Manuel Goncalves Granada.
Javier Gonzalo Penino Viñas; Paula Cortassa; Andrea Viviana Hernández Hobbas; Carmen Gallo Sanz; María de las Victorias Ruiz Dameri; Claudia Victoria Poblete Hlaczik; Hilda Victoria Montenegro; María Macarena Gelman García; Guillermo Rodolfo F. Pérez Roisinblit; Martín Castro Rocchi y Gabriel Matías Cevasco, recuperaron su identidad.
Se suman también Simón Antonio Gatti Méndez; María Eugenia Sampallo Barragán; Susana Coloma Larrubia; Horacio Pietragalla; Gustavo Godoy Ferreyra; Juan Cabandié Alfonsín; Victoria Donda Pérez; Pedro Luis Nadal García; Leonardo Fossati Ortega; Sebastián José Casado Tasca; (Natalia) Suárez Nelson; Alejandro Pedro Sandoval Fontana y Marcos Suárez Vedoya.
También fueron recuperados (Pablo Hernán) Casariego Tato; Celina Rebeca Manrique Terrera; Belén Altamiranda Taranto; (Evelin) Bauer Pegoraro; Laura (Carla) Ruiz Dameri; (Milagros) Castelli Trotta: Jorge Guillermo Goya Martínez Aranda; (Alejandra) Cugura Casado; Laura De Sanctis Ovando; Federico Cagnola Pereyra y Sabrina Valenzuela Negro.
Recuperaron su historias: (Bárbara) García Recchia; (Martín) Amarilla Molfino; Matías Nicolás Espinosa Valenzuela; Francisco Madariaga Quintela y el hijo de María Graciela Tauro y Jorge Daniel Rochistein.
Durante 2011, recuperó su identidad María Pía, hija de Cecilia Beatriz Barral y Ricardo Horacio Klotzman, desaparecidos el 2 de agosto de 1976 en la ciudad de Rosario.
El caso 104 es particular, porque fue la confirmación del asesinato de Liliana Ross cuando estaba embarazada de cinco meses y medio y cuyos restos fueron identificados y restituidos a su familia.
Hace un año, el 8 de agosto de 2011, las Abuelas anunciaban que recuperó su identidad Laura Reinhold Siver, hija de un matrimonio secuestrado en agosto de 1977 en el oeste bonaerense y llevados al centro clandestino de detención que funcionó en la ESMA.
Laura recuperó su identidad en medio del juicio que se sustanciaba para confirmar que existió un «plan sistemático de robos de bebés durante la dictadura» que condenó, entre otros, a los ex presidentes de facto Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone.
El 7 de agosto de este año recuperó su identidad Pablo Javier Gaona Miranda, nacido el 13 de abril de 1978 y secuestrado el 15 de mayo de ese mismo año, hijo de Ricardo Gaona Paiva -nacido en Paraguay- y de María Rosa Miranda, oriunda de Córdoba.