Vacuna de AstraZeneca: aseguran que puede estar para fin de año a pesar de la pausa en el ensayo

Lo dijo Pascal Soriot, director ejecutivo de la empresa farmacéutica que está desarrollando la vacuna junto con la Universidad de Oxford.

El director ejecutivo del gigante farmacéutico AstraZeneca, Pascal Soriot, aseguró este jueves que la vacuna contra el coronavirus podría estar para fin de este año o a principios del próximo, a pesar de haberse pausado la última fase del ensayo como consecuencia de un efecto adverso que se produjo en un voluntario.

«Podríamos tener una vacuna para fines de este año, a principios del próximo»,dependiendo de lo rápido que se mueva el organismo regulador, dijo Soriot en un encuentro organizado por el grupo de medios Tortoise, que consignó el diario The Guardian.

El director explicó que es común que haya pausas en los ensayos causadas por «eventos adversos», pero que «la diferencia es que el mundo entero no está mirando» al referirse a otras investigaciones.

El laboratorio que está desarrollando la vacuna experimental junto a la Universidad de Oxford suspendió el martes los ensayos de la fase 3 después que  uno de los voluntarios en el Reino Unido desarrollara efectos adversos.

Soriot no confirmó los síntomas que tuvo esa persona, pero según los medios británicos sufrió problemas neurológicos asociados con un trastorno inflamatorio espinal poco común llamado mielitis transversa.

En ese sentido, el ejecutivo dijo que se estaban haciendo más pruebas a la persona que se enfermó y que los datos se presentarán a un comité de seguridad independiente que los evaluará y decidirá si se pueden reanudar las pruebas.

“En AstraZeneca ponemos la ciencia, la seguridad y los intereses de la sociedad en el centro de nuestro trabajo. Esta pausa temporal es una prueba viviente de que seguimos esos principios, mientras un comité de expertos independientes evalúa un solo evento en uno de nuestros sitios de prueba», afirmó un comunicado previo del laboratorio.

Se trata de la vacuna que desarrollará también la Argentina, a través de la empresa de biotecnología mAbxience, en conjunto con México para su distribución en Latinoamérica.

La misma página web especializada que dio a conocer la puesta en pausa de las pruebas de la vacuna Oxford-AstraZeneca contra el coronavirus, STAT NEWS, reveló este miércoles que la persona que experimentó «síntomas neurológicos compatibles con la mielitis transversa, un transtorno inflamatorio espinal muy raro pero grave, se trata de una mujer». La información fue brindada por el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, durante una comunicación telefónica con inversores de la compañía.

Segun lo afirmado por Soriot, el diagnóstico de la mujer todavía no fue confirmado, pero aseguró que está mejorando y probablemente será dada de alta del hospital este mismo miércoles.

También reveló que la junta encargada de supervisar los datos y los componentes de seguridad de los ensayos clínicos de AstraZeneca confirmó que a la participante se le había inyectado la vacuna Covid-19 y no un placebo.

Soriot también confirmó que el ensayo clínico ya se había detenido en julio pasado, después que otro participante experimentara síntomas neurológicos. Esa información había sido revelada por la mañana por el secretario de salud del Reino Unido Matt Hancock. Tras la realización de un examen más detenido de su situación, a ese participante se le diagnosticó esclerosis múltiple, que se considera no relacionada con el tratamiento con la vacuna Covid-19.

Fuentes del laboratorio consideran que la pausa forma parte de la investigación habitual de cualquier vacuna y que no hace más que dejar en claro «los niveles de seguridad con que testean sus productos para garantizar la absoluta seguridad de su uso posterior». También confían en que el trabajo de la «Entidad Independiente» que tiene que analizar el caso tendrá la premura necesaria como para no poner en riesgo los plazos fijados para terminar con la Fase III de la investigación.

«Tener un control clínico, como se le ha impuesto a AstraZeneca a partir de ayer, debido a un solo evento adverso grave es algo normal», dijo Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de EE-UU.. “Esto ciertamente sucede en cualquier ensayo a gran escala en el que participan decenas de miles de personas, algunas de ellas pueden enfermarse y siempre hay que intentar averiguar: ¿es por la vacuna, o iban para contraer esa enfermedad de todos modos?

 

DEJA UNA RESPUESTA