Más frágil que el silencio

    HURLINGHAM. Todos los lunes, a las 20.30 hs, se presenta la obra “Más frágil que el silencio” de Daniel Zaballa, inspirada en una foto de la militante desaparecida Alicia Rabinovich y su hermana, la cantautora Alejandra. La cita es en el Teatro El Buho, en Tacuarí 215 de la Capital Federal. Hace unas semanas, se había presentado en la Casa de la Memoria (Ex Mansión Seré en Castelar). Su directora, Tatiana Santana cuenta que “se trata de un silencio que es muchos silencios (el de una familia, el de un país, el de los opresores y el de los oprimidos, el del pasado y el del presente, el del amor y el del odio). Un silencio que destruye, amarga y enloquece. Pero el silencio tiene límites y es gracias a su fragilidad y a su inevitable quiebre, que la justicia se hace presente”.

    “Más frágil que el silencio” fue realizada por Daniel Zaballa, inspirada en la foto de dos hermanas, Sofía y Emma, que en la vida real son Alicia y Alejandra.

    Alicia Inés Rabinovich nació el 12 de octubre de 1945. Rabinovich fue docente y periodista, (fue la última directora del periódico “En Lucha” de la Juventud Revolucionaria Peronista (MR17 y el FR 17) fundadas por Gustavo Rearte). Vivía en Hurlingham, tenía 31 años y era madre de dos hijos, cuando fue secuestrada el 10 de setiembre de 1976.

    “Más frágil que el silencio”, dirigida por Tatiana Santana, es un homenaje a esa militante. Protagonizada por Stella Matute y Celeste Gerez, la obra fue galardonada con el premio Tadrón 2013, teatro y justicia.

    Alejandra Rabinovich, la otra protagonista de la foto que inspiró a Zaballa para la pieza teatral, es una de las artistas más destacadas de la zona oeste, docente y compositora reconocida por su militancia a favor de los derechos humanos. Ha grabado tres discos, “Orugas y mariposas” (2000), “Salirandar” (2004), “30.000 sueños” (2007, incluido en el libro Memorias del apagón de Delia Maisel); compartió, -y suele compartir- escenario con los artistas más importantes de nuestra música popular.
    Su compromiso por la memoria y los derechos humanos le valió numerosos reconocimientos y distinciones. Ale Rabinovich, fue entrevistada por Radio al Día (FM Blog 94.1) y dijo que “el hecho de que sea un homenaje a mi hermana Alicia y siempre que haya un motivo para hablar de ella y para que no caiga ni su vida ni su memoria en el olvido es siempre un motivo de alegría y de emoción”.

    Valoró que la obra se realice en la casa de la memoria, “un sitio muy emblemático. Pensemos que en este lugar funcionaba la famosa Mansión Seré, un lugar de tortura y exterminio de la dictadura y ahora es la casa de la memoria. O sea, tiene mucho contenido todo”.

    Ale recordó que su hermana Alicia, “vivía en Hurlingham, tenía dos hijos, era militante del MR17 (Movimiento Revolucionario 17 de octubre) era licenciada en ciencias económicas y en septiembre del 76 la secuestran, y desde entonces está en las filas de los desaparecidos. Nosotros supimos por una amiga que la secuestran junto con ella de una casa cercana a barrio cartero y estuvo diez días desaparecida, en Hurlingham, y por ella supimos que estuvo en Puente 12 y desde entonces esta desaparecida. Mi mamá fue una de las Madres de Plaza de Mayo y desde ahí participamos de la búsqueda y de organismos de derechos humanos. Ahora somos querellantes en esta causa. En el año 73 nos sacamos esa foto en la puerta de la casa ubicada en la calle Luci, en esa época, hoy es Félix Frías, frente al supermercado Vea, que en esa época de llamaba Davi, y bueno nos sacamos esa foto en la que estamos abrazadas muy sonrientes y es la única foto que yo tengo junto con ella, las dos solas. Daniel Zabala saca la foto de un CD mío en donde yo le dedico una canción que se llama Revoluciones, que habla de su historia y de Hurlingham”.

    Daniel Zabala es actor, director de Teatro y el responsable de la obra que homenajea a Alicia Rabinovich. En su charla con Radio al Día, Alejandra contó lo que significó esa foto para Zabala.

    “Daniel ve esa foto en el disco y se da cuenta que en ese momento esa nena ya es mayor que su hermana mayor y entonces le hace un flash esa situación y entonces se pregunta como podría ser hoy el diálogo entre esas dos hermanas y que esa hermana que hoy es mayor de alguna manera quedó en esta historia en esa edad, fijada en esa edad, por que esa es la relación que recuerda. Y es así, es el día de hoy que es mi hermana mayor pero cuesta mucho pensar que yo soy bastante mayor que ella en la actualidad, entonces la historia que él crea, -que si bien no tiene que ver con nuestra historia personal- , es la historia de dos hermanas, que la hermana más chica, al tener su hermana desaparecida ya se encuentra grande en un diálogo con ella hablándole cosas y por momentos esa hermana es una nena y le habla como si tuviera esa edad. Esto es el juego que propone Zabala, con una trama muy, muy interesante, una obra muy bien escrita que ganó el premio Tadrón, Teatro por la Justicia, este año. Daniel Zaballa, que es el autor es un tipo bárbaro, muy talentoso y cuando gana el premio, gana por la dirección y la puesta. Ahora la dirige Tatiana Santana. La obra tiene una historia maravillosa, está muy bien contada, muy bien actuada y esta muy buena para ver”.

    Alejandra Rabinovich, valora todo lo que implica la defensa de la memoria y cuestiona a los que hablan de cerrar el pasado. “¿Cómo vamos a dejar atrás el pasado si todavía seguimos buscando 400 nietos? A mi me toca de cerca, porque nosotros recuperamos al hijo de mi cuñado, (Alejandro Pedro Sandoval), que durante treinta años se cruzó con sus hermanos, ya que mi sobrino, el chico que fue apropiado vivía en Hurlingham, o sea, ellos se cruzaban sin conocerse ya que su apropiador tuvo tal impunidad que no tuvo la necesidad de irse de Hurlingham, sabiendo que sus hermanos vivían acá y se cruzaba con ellos. Así que mirá vos si se puede dejar atrás estas historias, además una de las cosas que uno agradece, más allá los juicios, lo importante es la verdad histórica y tanto tiempo después poder decirles asesinos a los asesinos y decirles militantes a nuestros compañeros, cuando durante tanto tiempo se decían las cosas al revés: se les decían terroristas a los nuestros”.

    De acuerdo a testimonios de sobrevivientes,  Alicia Inés Rabinovich fue vista por última vez en el centro de detención ilegal Brigada Güemes, también conocido como Protobancoo Puente Doce, donde fue torturada. Según constancias judiciales, en ese lugar fueron asesinados, entre otros, el dirigente sindical de farmacia Jorge Di Pascuale, el dirigente jujeño Juan Carlos Arroyo, la abogada María Taborda de Dillón y la salteña Gladys Porcel de Puggioni.

     

    Ficha técnica

    “Más frágil que el silencio”, de Daniel Zaballa, con Stella Matute y Celeste Gerez; Música: Rony Kaselman; Escenografía: Natalia Epstein, Vestuario: Sol Romani; Luces: Santiago Schaerer; Fotos y Videos: Fernando Musante; Prensa: Rafael Tano; Asistencia de Dirección: Eugenia Ruiz. Dirección: Tatiana Santana.