Cabeza de Chola: «Tuvimos y tendremos que escarbar mucho para encontrar una identidad»

Por Leandro Chipi Rodríguez

HURLINGHAM.. Cabeza de Chola es un grupo  emblemático de la música de Hurlingham. Recientemente cumplió 15 años y lo festejó en el salón de Radio Blog. Con dos discos en su haber, los Cholas siguen sumando seguidores en las distintas presentaciones que hacen donde quiera que les toque tocar.

Esta es la charla que El Ciudadano mantuvo con Miguel «Oso» Barrionuevo, guitarrista y uno de los pioneros de la banda.

-¿Cómo se ve Cabeza de Chola 15 años después?

-Después de 15 años de Cabeza De Chola, es un logro no poco importante que sigamos existiendo como grupo, ya que los grupos humanos son difíciles de mantenerse y más difícil es hacerlo sin vivir de la música que generás. Después se aprecia mucho el reconocimiento de la gente que nos viene a ver, tanto la que es asidua concurrente a los shows como los que vienen por primera vez.

-Se dice que los discos a veces inician o finalizan etapas, tienen dos editados ¿Qué diferencias hubo entre uno y otro y qué impacto tuvieron cada uno de ellos?

-Bueno, el primer disco oficial «Para Volar» vino muy rápido, editado por la gente de Silly Records (Las Pelotas) en el año 2001 fue una experiencia de aprendizaje para todos nosotros con la producción de Tito Fargo (Ex Redonditos de Ricota y Hurlingham Reggae Band) y firmando un contrato por tres discos que no se pudo cumplir por la debacle general de nuestro país en el año 2001, este episodio y algunos otros fueron duros de remontar para la banda así que si bien nunca dejamos de tocar tuvimos muchos cambios de integrantes entre el 2003 y 2009 tal es así que pasaron por la banda 18 músicos además de los que actualmente integramos Cabeza De Chola. Por ese motivo pasó tanto tiempo hasta que en 2011 editamos el segundo disco «La Vida» (no quiero olvidar de mencionar que grabamos en el 2005 el tema «Koreana» para un compilado de música reggae argentina llamado «Buenas Vibraciones Volumen 2»). Este segundo cd «La Vida» lo laburamos íntegramente nosotros, tanto la producción ejecutiva como la artística o sea que es una producción totalmente independiente, a pulmón y puro corazón. Concretamos dos conciertos de presentación del cd en el «Buenos Aires Club» un bonito teatro de San Telmo en los cuales laburamos la escena y la imagen en pantalla digital de las canciones durante el show para darle un mejor espectáculo a la gente, eso significó un paso adelante para nosotros y para la difusión del disco.

¿Que tipo de mensaje trata de dejar Cabeza de Chola con sus canciones?

La intención es abordar las problemáticas de la vida cotidiana, del barrio, de la ciudad en la que luchamos día a día por sobrevivir, de la gente que queremos, del amor y de la política entre otras muchas cosas. Nuestras letras reflejan nuestra manera de hablar, inclusive con algunos términos lunfardos, quizás sin ser demasiado pretenciosos a nivel literario, pero sin involucrarnos en lo que no creemos, tratando de ser auténticos en lo que expresamos.

-Hurlingham es cuna del rock nacional ¿Cual es la situación musical de Hurlingham hoy?, ¿qué se perdió, qué se gano y qué falta?

-Creo que las bandas que trascendieron a nivel nacional se lo tienen bien merecido, pero el panorama general del rock cambió muchísimo en estos años; en los 80’ el under era fuerte y con convocatoria, actualmente ese espacio casi no existe, están las bandas instaladas con gran popularidad y producción y las otras a las que solo le queda remar ante monopolios que dominan la producción de música, de festivales y de medios de comunicación y difusión de la nueva música que se genera. Y en Hurlingham lo que me parece que falta es generar desde el municipio un aporte cultural realmente importante no solo en el rock sino en todas las disciplinas artísticas, además de fortalecer a los medios de comunicación y a la producción local, actualmente la actividad cultural en Hurlingham la generan grupos independientes como «Imaginando Culturas», entre otros, sin apoyo del Estado. Realmente admirable el laburo que realizan estos sectores independientes.

-Sumo influyó en la vida personal de muchos de ustedes seguramente, sin embargo el tema Nueva Kolombia expresa un sinfónico pinkfloydiano argento, como así también emplean un ska spaguetti surfer en Violeta ¿Que sugieren estos géneros?

Seguramente sugieren que las influencias son múltiples, somos de una generación que escuchó a Pink Floyd y a The Special’s entre muchas otras vertientes musicales, somos exponentes de una de las generaciones más invadidas culturalmente por las grandes producciones de los países que son grandes potencias en el mundo y tuvimos y tendremos que escarbar muchísimo en lo autóctono para encontrar una identidad argentina en todo este lío. Las nuevas generaciones veo que tienen mucho de ellos, más identidad cultural involucrándose con ritmos latinoamericanos fusionados con el rock, y eso está bueno.

-No solo la música de Sumo y, seguro la de otros artistas, inspiran para la composición de temas, ¿cómo nacen temas más referidos a la actualidad?, como en Miserables o Nueva Kolombia.

«Miserables» fue escrito con mucha bronca en los años noventa durante el llamado «circo menemista», pero también es actual porque las corporaciones económicas que detentan el poder real siguen dominando e intentando golpear a cualquier gobierno que mínimamente se les oponga en algo en su camino para llegar a los grandes negocios a cualquier costo. En cuanto a Nueva Kolombia refleja cierto clima violento que nos rodea, hace unos años los sicarios existían en Colombia ahora también los hay aquí.

-¿Cuándo se iniciaron, dónde, que querían?

-La banda se inició en el año 1998, con la idea de hacer música reggae y ska pero imprimiéndole la personalidad propia y de Hurlingham como identidad. Los primeros ensayos se desarrollaron en la sala de «Pequeñas Alas» con el apoyo de Ruben «Indio» Caballero, actual organizador del «Indio Fest» que se lleva a cabo en la plaza central de Hurlingham cada tanto. Luego en «Zuviria Records» una casa que alquilaba el primer bajista de la banda Daniel Joaquín cerca del Plaza Oeste, donde armamos nuestro bunker y grabamos nuestro primer EP «Rey Burro» en el año 1999. Luego pasamos por muchas salas de ensayo y lo seguimos haciendo.

-¿Quiénes integran la banda?

-Actualmente la banda esta integrada por Daniel Hass (Larry) en la batería, Rafael Cacalano (Palito) en la percusión y coros, Alejandro Gianini (Pelu) en el Bajo eléctrico, Alejandro Pallota (El Pollo) en Guitarra, Pablo Pasz en el Saxo, Leandro Rodriguez en Trompeta, Miguel Barrionuevo (El Oso) en Guitarra, Teclado y Voz Lider y Rodolfo Bagnola en Voz Líder y accesorios.