Amenazaron con bombas caseras a familiares de víctimas de mala praxis

MALVINAS ARGENTINAS – Familiares de dos víctimas de supuestas mala praxis ocurridas en el municipio de Malvinas Argentinas, denunciaron haber sido víctimas de intimidación en la madrugada del lunes, al encontrarse en la puerta de sus domicilios artefactos que simulaban ser bombas.

La situación según informó 24con, demandó la intervención de personal especializado de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y la evacuación preventiva de las dos viviendas. En ambos casos, los expertos policiales informaron que los bultos carecían de capacidad explosiva.

Los paquetes fueron dejados en la madrugada frente a los domicilios de las familias Bugliolo y Ledesma quienes integran un grupo que reclama justicia por las muertes de familiares, por supuesta mala praxis en centros municipales de salud de Malvinas Argentinas.

Según la información que publicó 24con, el grupo fue el convocante de la marcha del 5 de junio al hospital infantil «Claudio Zin», de Pablo Nogués, que se frustró por la presencia de una patota, identificada con el intendente Jesús Cariglino, que agredió a manifestantes y periodistas.

Oscar Bugliolo, padre de una joven fallecida hace ocho años y testigo en la causa por aquellas agresiones, dijo a Télam que «siempre me levanto a las 4 de la mañana para ir a trabajar; hoy cuando abrí la puerta me encontré con algo que parecía un tubo con muchos cables». Bugliolo contó que «me di cuenta que ese paquete podía ser un explosivo y cómo la custodia que tengo asignada no estaba en su lugar llamé al 911».

«Cuándo llegó el personal de Explosivos tuvimos que salir todos de casa para que ellos trabajaran y, cuando terminaron y se lo llevaban, me explicaron que era un cartucho de munición antiaérea y que, si hubiera explotado, podía haber volado media manzana», agregó Bugliolo.

Su hija, Gisela, de 23 años, murió después de dar a luz en la maternidad «Mohamil Akil de Menem», de Grand Bourg -en el mismo municipio-, en 2004. Desde entonces Bugliolo, en demanda de justicia para su hija, recopiló información de 147 casos de supuesta mala praxis. En estos años, desconocidos le incendiaron una camioneta, acribillaron el frente de la casa familiar y atentaron dos veces contra su vida, por lo que un juez le asignó custodia.

Fuente: 24con