Cae colombiano que exportaba cocaína líquida a Europa

Fabián Gustavo Molina Barrero, de 52 años, alias "El Colombiano", de quien se sospecha que era el "cocinero-químico" que procesaba la pasta base, convirtiéndola en cocaína líquida

Primero detuvieron una mujer boliviana en España, luego un colombiano en Argentina y el hilo conductor que los unía era delito puro:  la primera recibía encomiendas con droga que  el segundo embalaba en Moreno y las enviaba por correo en avión burlando cualquier seguridad aeropuertaria.

El procedimiento estuvo a cargo de la DDI de San Nicolás guiados por la investigación del juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Russo, que, tras la detención de la mujer en España buscaba la punta del ovillo en el país a sabiendas de que la droga, en forma líquida había provenido de estas tierras.

Hasta Moreno llegaron los efectivos que realizaron tres allanamientos: uno en una casa, alquilada por módicos 800 pesos en La Reja,  donde se detuvo al colombiano Fabián Gustavo Molina Barrero y se secuestro la droga y el “laboratorio” el otro en un depósito de la misma localidad donde se encontraron otros elementos de corte y sustancias para el procesamiento de la droga y el último en una parrilla ubicada en Wilde y la colectora de la Autopista Del Oeste, donde se supone se reunían los miembros de la banda.

Un alto jefe policial explicó que la banda enviaba la droga a Europa, donde era comercializada en paises como España, Italia y Holanda, donde su valor de reventa oscila entre 40 o 50 mil euros el kilo. Los estupefacientes llegaban allí en sobres de una empresa de Correos o en valijas.

Tras realizar el procedimiento para obtener la cocaína líquida, la banda la camuflaba embebiendo con esta las placas de poliuretano del interior de valijas y en sobres de Correo Argentino, cuyo interior estaba hecho de un material blanco similar a la gomaespuma en el que impregnaba la droga. Con este método en las valijas se puede transportar cerca de dos kilos de droga y en los sobres hasta poco más de 100 gramos.

En los casos de los bultos más grandes, los envíos a Europa se hacían desde el aeropuerto de Ezeiza. Cuando el paquete era recibido por los miembros de la banda que operaban en el exterior y allí realizaban el trabajo opuesto para poder comercializar la cocaína.

El operativo fue bautizado “Rejas Blancas” por los investigadores y es la primera vez que se logra secuestrar una cocina completa de la droga líquida. Además de Europa se sospecha que “el colombiano” puede haber realizado también envíos a Australia debido a que se encontraron en los allanamientos datos que apuntan a ese destino.

Con los datos y pruebas recolectados en los procedimientos se preveen nuevos allanamientos y detenciones.