La Cámara de Diputados sancionó la creación del cuerpo de investigadores judiciales

    LA PLATA – La Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, sancionó por voto unánime la ley que crea el Cuerpo de Investigadores Judiciales

    Marcelo Feliú, del Frente para la Victoria-Partido Justicialista, explicó que la nueva fuerza dependerá orgánica y administrativamente de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, y calificó a la norma como “trascendente”.

    Los demás bloques políticos expresaron su apoyo en general, aunque algunas bancadas manifestaron su oposición en particular a una serie de artículos de la ley, que fue sancionada sin cambios. A lo largo del debate argumentaron sus puntos de vista Marcelo Sain, de Nuevo Encuentro; Ramiro Gutiérrez, de Proyecto Bonaerense; Ricardo Jano, de Radicales del Pueblo; Marcelo Díaz, del Frente Amplio Progresista; Walter Martello, de la Coalición Cívica; Guillermo Britos, de Unión Celeste y Blanco; y Liliana Denot, de la Unión Cívica Radical.

    Asimismo, fue aprobada una iniciativa de ley que resume dos proyectos sobre el derecho a morir con dignidad. El primero, presentado por Marcelo Feliú, para regular la protección de la dignidad de los enfermos en situación terminal o de agonía. El segundo fue impulsado por Marcelo Díaz, del FAP, adhiriendo a la ley nacional 26.529, que trata sobre los derechos de los pacientes y los profesionales e instituciones de la salud en relación a enfermos terminales, más conocida como “muerte digna”.

    En sus exposiciones, ambos legisladores coincidieron en que las propuestas buscan consagrar un “derecho personalísimo” y respetar la autonomía de la voluntad del paciente o de sus familiares, en casos en que se demuestra científicamente la inutilidad de prolongar la vida, sea por dolor o sufrimiento. Los discursos de los diputados fueron seguidos desde los palcos por Selva Herbón y Susana Bustamante, madres de Camila y Melina respectivamente, quienes impulsaron una campaña para la sanción de la ley nacional de “muerte digna”, ante los casos irreversibles y de sufrimiento de sus hijas.

    “Una vez más, se trata de ampliar derechos, no sólo aún, si no especialmente en las circunstancias más extremas y complicadas de una existencia. Que cuando la ciencia tiene motivos y fundamentos para predecir que el final de una vida está cerca y es inexorable, quepa la posibilidad de que alguien pueda decidir ahorrarse padecimientos estériles y no renunciar a su dignidad”, explicó Feliú.

    En otro orden, la Cámara de Diputados también votó y mandó al Senado la adhesión a la ley nacional que regula la actividad de los desarmaderos de autos y la venta de autopartes, para evitar la comercialización ilegal de piezas provenientes del delito.