El aumento de precios es la principal preocupación hoy de los argentinos

BUENOS AIRES- Durante este año las demandas tradicionales de los ciudadanos volvieron a ocupar el centro de la escena, ya que aumentó la preocupación por la inflación, la inseguridad y el desempleo, mientras que descendió la preocupación por la corrupción.

El tarifazo y el fuerte aumento de precios ha calado hondo en la política argentina, en este primer semestre las preocupaciones tradicionales de la opinión pública argentina han vuelto a tomar la escena de las demandas de los ciudadanos a la clase política. Según un relevamiento del Observatorio Electoral, la inflación es el tema que más inquieta hoy a los argentinos.

En el estudio realizado durante la última semana del mes de julio sobre 1050 casos efectivos, la inflación se posicionó como la preocupación central para el 34,1% de los consultados.

El segundo lugar lo ocupa la inseguridad, una de las demandas que había disminuido muchísimo en los últimos años pero que siempre se mantenía arriba. El 17,7% mostró su preocupación. Detrás quedó la corrupción, con el 17,1%, y en el cuarto el desempleo con el 14,9%. Más lejos, les siguieron la pobreza con el 4,9%, la educación pública con 2,8%, el narcotráfico con 2.0%, y la salud pública con el 0,7%.

Cabe destacar que la inflación tuvo un importante aumento de casi 7 puntos, respecto a la última medición cuando alcanzaba el 27, 5%. La inseguridad también representó un aumento de casi 5 puntos, al igual que la desocupación que escaló en la misma cantidad de puntos porcentuales.

Por su parte, la corrupción descendió del 22,9% alcanzado en marzo al 17,1% en julio, lo que también la precipitó a caer al tercer lugar de las demandas. La corrupción nunca había estado en los dos primeros lugares de problemas prioritarios. En febrero de este año, sólo el 8,9% de los consultados la ponían en ese lugar. Pero en marzo experimentó un crecimiento infrecuente: en solo un mes pasó a ser el tema número uno para el 27,9%, a pocos puntos de quedar primero. Este fenómeno se debió a la irupcion en la escena política de los videos de «La Rosadita» y el caso de José López.

Este cambio que se insinúa en la matriz de preocupaciones, este retorno de las demandas tradicionales, podríamos atribuirlo al peso propio de la insatisfacción con la situación económica: crecieron, precisamente, la inflación y el desempleo como inquietudes de la gente. Pero también, así como apareció de golpe en marzo, podríamos suponer que esta caída también se relaciona con un agotamiento del público sobre esta cuestión.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA