Adiós a un amigo

Numerosos trabajadores de la comunicación, compañeros de militancia,  dirigentes gremiales y políticos, familiares y amigos  rindieron tributo al periodista Claudio Díaz, fallecido el viernes como consecuencia de un cáncer, cuyos restos fueron inhumados ayer en el cementerio de Morón.

De 52 años de edad y autor de distintos libros, Díaz era reconocido por haber renunciado como empleado del Grupo Clarín en ocasión del debate público sobre la Resolución 125, y por su fuerte compromiso militante con sus ideas.

El dirigente de la CGT y titular de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, Julio Piumato; el ex vocero presidencial Miguel Núñez; Hugo Moyano (h) y Facundo Moyano (titular del gremio del peaje), el presidente de Télam S.E., Martín García, y representantes de la Secretaría de Cultura de la Nación, estuvieron entre quienes se hicieron presentes para acompañar a la familia en la Casa de la Defensa.

Enviaron arreglos florales el diario Crónica, el diputado bonaerense Alfredo «Lobi» Antonuccio, la Juventud Sindical, Ciccus de Asociación Argentina de Teledifusoras Pyme y Comunitaria (AATECO) de la agrupación Oesterheld. También hay ofrendas de trabajadores textiles de La Matanza y de Pensamiento Nacional.

También hicieron llegar sus ofrendas florales el titular de la CGT, Hugo Moyano; el Sindicato de Choferes de Camiones; la Federación de Trabajadores de Camiones; la CGT de La Matanza; el intendente de Ituzaingó Alberto Descalzo; y compañeros textiles de La Matanza y de militancia, entre muchos otros.

Pasaron por el velatorio que tuvo lugar en la Casa de la Defensa ex compañeros de Díaz en Radio Mitre y de Radio Haedo (emisora que fundó Díaz) y el poeta Alfredo Carlino.

Estuvieron presentes también representantes de la Red Militante de Bloggeros, un sobreviviente de la sublevación para la restitución democrática que encabezó en 1956 el general Juan José Valle, Porfirio Calderón; y el director de la editorial Ciccus, Carlos Manoukian.

En ocasión de las polémicas públicas en torno a la Resolución 125 sobre retenciones a las exportaciones agropecuarias, y ejerciendo el periodismo con actitud militante, Díaz decidió renunciar como empleado del Grupo Clarín sin recibir indemnización ni pago alguno cuando dirigía el suplemento zonal Morón-Ituzaingó del matutino.

Días después su casa fue asaltada por desconocidos y encapuchados que golpearon a la madre del periodista, revolvieron las pertenencias de la vivienda y no se llevaron nada de valor.

Por la decisión de Díaz de renunciar a su trabajo en Clarín, el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, lo declaró héroe civil.

Entre sus libros se destacan los títulos «Manual del antiperonismo ilustrado», «Diario de guerra. Clarín el gran engaño argentino»; y el «Movimiento Obrero Argentino».

En su trayectoria, Díaz en 1989 recibió el Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí, que le entregó en persona Fidel Castro, en La Habana, por su trabajo de investigación sobre sectas en Argentina junto a Alfredo Silleta.

También el periodista fallecido integró la agrupación Oesterheld y formaba parte de la «Cooperativa de la gente cordial», que administra el Canal 4 de televisión, de la localidad de Haedo, en el conurbano bonaerense.

Persona ejemplar, de cara adolescente, Díaz se caracterizó por su valentía en el ejercicio del periodismo y en su recorrido por la profesión además se desempeñó como Secretario de Redacción de la revista Jotapé durante la década de los años 80.

A los 12 años de edad ganó el concurso del programa de televisión «Odol pregunta» al contestar sobre seleccionados de fútbol de Argentina, y con el dinero obtenido le compró una casa a su mamá.

Nuestro diario tuvo el placer de tenerlo entre sus colaboradores  y su staff contarlo entre sus amigos. Claudio Díaz falleció el viernes pero continuará en nuestro recuerdo y en todo lo que nos enseñó no solo desde su oficio sino, sobre todo desde su invalorable condición humana.