Kicillof: «Es momento de debatir cuál es el país que queremos»

BUENOS AIRES- El ministro de Economía Axel Kicillof consideró que frente a las elecciones presidenciales de 2015 «hay un momento para un debate sobre qué queremos hacer en Argentina, cuál es el país que queremos» y apuntó que cuando la oposición critica «absolutamente todo es estrictamente funcional a que no se puedan discutir cuestiones del futuro».
«Yo entiendo que Argentina está en una encrucijada», aseguró el ministro en una entrevista concedida a Página 12, y señaló que hay quienes plantean que la economía del país «se resuelve muy fácil, consiguiendo 40.000 millones de dólares de los mercados, reingresando al Fondo Monetario, contrayendo compromisos externos, generando de nuevo una bomba de tiempo como fue el sobreendeudamiento argentino».
«Nosotros terminamos 2002 con una relación de la deuda de una vez y media la producción de un año de la Argentina. Hoy esa relación no supera el 50 por ciento, si tomamos toda la deuda del Estado. Pero si tomamos la deuda en dólares con privados, es decir sin considerar la deuda con otros organismos del Estado, no llega al 10 por ciento», ejemplificó.
Con esos argumentos, Kicillof sostuvo que «Argentina está en condiciones de decidir entre dos caminos: afianzar esta independencia económica y seguir apostando a un proceso de reindustrialización y de inclusión social» o «aprovechar esa situación para reendeudar al país masivamente, para volver a una política de desindustrialización y apreciación cambiaria (dólar alto), reprimarización del país (centralizada en la producción de materias primas)».
El titular de la cartera de Hacienda resaltó que esta última opción aparece «a veces disfrazada» o «de manera fragmentaria o vergonzante, por quienes encarnan algunos proyectos políticos alternativos».
«Nosotros, la Presidenta, quienes acompañamos este proyecto político, seguimos creyendo que hay una oportunidad enorme de seguir creciendo en base a mejor distribución de la riqueza, mejoras en la competitividad en la industria argentina, mayor apertura exportadora en base a productos industriales genuinos, más crecimiento del campo en base a condiciones que permitan el desarrollo de todos los sectores», afirmó Kicillof.
«Eso es un proyecto viable pero, por supuesto, enfrenta un montón de desafíos. Reindustrializar el país no es una tarea sencilla. Pero es algo que en este ciclo ya no se presenta como una quimera, como una ilusión: se presenta como una posibilidad concreta, que avanzó muchos casilleros pero que le falta mucho por hacer», subrayó.
En contraposición, Kicillof marcó la línea neoliberal que «apuesta a un modelo de endeudamiento, de la apertura indiscriminada que básicamente es un eufemismo para decir el cierre de fuentes de trabajo en Argentina».
El ministro sostuvo que ante «esa disyuntiva», se debe «hacer un trabajo muy fuerte de esclarecimiento» y rechazó «ese juego de la oposición de criticar absolutamente todo es estrictamente funcional a que no se puedan discutir cuestiones del futuro».
«Todo lo que se hizo en materia de desempleo, el crecimiento acumulado, mejorar la distribución de la riqueza, todos esos logros hay que valorarlos simplemente para que ésa sea la plataforma sobre la cual sigamos creciendo y avanzando», finalizó.