Se levantó el paro en la línea San Martín, tras la intervención de Randazzo

BUENOS AIRES- Los trabajadores cesaron con la medida de fuerza que impidió esta mañana el inicio del servicio, tras llegar a un acuerdo con las autoridades de la empresa concesionaria por mayor seguridad.

Durante la reunión entre los gremialistas de la Unión Ferroviaria, el Ministerio del Interior y Transporte que conduce Florencio Randazzo y la empresa Corredores Ferroviarios, concesionaria de la línea, se acordó que «se proveerá comunicación por radio entre los guardas y el personal policial que presta el servicio» en los trenes del San Martín.

Asimismo, se dispuso que haya «presencia policial en las formaciones ferroviarias entre las 19.00 y las 5 de la mañana», y se estableció que haya «seguridad privada para reforzar las condiciones de los trabajadores y los pasajeros», informaron a Télam fuentes del Ministerio del Interior y Transporte.

En la negociación «intervino directamente el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo», precisaron.

El paro fue dispuesto luego de que un guarda fue agredido ayer al defender a una pasajera que sufrió ayer un robo.

La medida, que impidió el inicio del servicio, se levantó a las 9.00, luego de la reunión para acordar las medidas de seguridad que reclamaban los trabajadores tras el incidente de ayer.

Esta mañana, en declaraciones a radio La Red, el secretario general de la Unión Ferroviaria (UF), Sergio Sasia, había indicado que la medida se había dispuesto tras la agresión que sufrió un guarda del San Martín al que «tres o cuatro delincuentes golpearon en distintas partes del cuerpo» cuando intentó defender a una mujer a la que le habían robado el teléfono celular.

El gremialista detalló que el trabajador agredido «está fuera de peligro» y agregó que esta madrugada fue «dado de alta» de la Clínica Modelo de Morón donde fue internado luego de la golpiza.

A partir del hecho que ocurrió ayer a las 17.45, los trabajadores tuvieron «una reunión con la empresa para notificar lo sucedido» y se «pidió circular con un cronograma de seguridad», precisó.

Por su parte, Corredores Ferroviarios, concesionaria del servicio, emitió un comunicado en el que señaló que «repudia enérgicamente cualquier agresión que pueda sufrir nuestro personal, pero lamenta este tipo de medidas sorpresivas que afectan a los miles de pasajeros que utilizan la línea San Martín diariamente».