Detienen a un hombre por el homicidio de la artesana de Villa Gesell

 

VILLA GESELL- Se trata de un hombre identificado como Sergio Daniel Muñoz, quien fue apresado cuando circulaba en el automóvil de Cynthia Filippone, asesinada de dos puñaladas el lunes en su casa.

Fue apresado en las últimas horas en el cruce de las calles 14 y 123, de Villa Gesell, cuando circulaba en un auto Volkswagen Fox gris que conducía una mujer.

Los voceros consultados explicaron que al momento de la detención, el hombre se resistió a los golpes y la policía le secuestró un arma blanca casera, tipo «faca», que ahora será sometida a peritajes para intentar establecer si fue la utilizada para asesinar a la artesana.

Muñoz fue trasladado esta mañana a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 descentralizada de Villa Gesell, a la espera de que el Juzgado de Garantías interviniente convalide su detención y luego pueda ser indagado por el fiscal a cargo de la causa, Eduardo Elizarraga.

Según dijeron las fuentes, los pesquisas creen que Muñoz es el autor material del homicidio de Filippone (40), aunque no descartaban que en el hecho puedan estar involucradas más personas.

Si bien no especificaron el móvil por el cual presuntamente atacó a la artesana, los informantes aseguraron que Muñoz sería el dueño de la alpargata encontrada por los peritos en el parque de la casa donde ocurrió el crimen y que siempre se creyó que el asesino perdió en su huida.

El hecho ocurrió el lunes alrededor de las 19, cuando la artesana colgaba la ropa lavada en el parque de la casa, situada en el cruce de 111 y 6, muy cerca del centro de Villa Gesell, en momentos en que sus dos hijos de seis y nueve años estaban en el interior.

De acuerdo con lo que momentos después pudieron relatarle muy alterados a la Policía, los chicos se sorprendieron cuando escucharon gritos y vieron entrar a su madre ensangrentada producto de dos puñaladas, recibidas en la cara y en el cuello.

Antes de desplomarse en el suelo y fallecer, la mujer alcanzó a decirles que cerraran la puerta con llave y llamaran por teléfono a su concubino, Daniel Hernández (46).

Tras los peritajes realizados en la vivienda, los expertos detectaron que no había faltantes ni habían sido forzados los ingresos, por lo que el fiscal Elizarraga descartó que el ataque se hubiera dado en medio de un intento de robo y afirmó a la prensa que fue «un acometimiento con la intención de matarla, la fueron a buscar para matarla».