Cristina inauguró obras en Bernal, Tigre, Ezeiza y La Matanza

Aviso publicitario
banner provincia

QUILMES- La presidenta Cristina Fernández inauguró la nueva planta que se utilizará para el proceso de potabilización en la planta «General Belgrano» de AYSA en Bernal, partido de Quilmes. Además, se comunicó con autoridades de los municipios de Tigre, Ezeiza y La Matanza donde también se inauguraron otras obras de la empresa. La Jefa de Estado pidió “a todos los argentinos un gran ejercicio de responsabilidad, porque es lo que necesita la Argentina para seguir creciendo”.
La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy la nueva Planta de PAC (Fabricación de policloruro de aluminio para el proceso de potabilización) en la Planta Potabilizadora «General Belgrano» de la empresa AYSA ubicada en la localidad bonaerense de Berazategui. La nueva Planta de PAC demandó una inversión de $ 55.600.000 y que, con la ampliación que se está llevando a cabo actualmente, llevaría ésta a una inversión total de $ 70 millones.
La Presidenta de la Nación puntualizó que AYSA lleva invertidos 15.400 millones de pesos en el periodo 2003-2012 y realizadas más de 2 mil obras. Anunció además que el gobierno espera cumplir en 2015 con las metas del milenio del 100% de personas con agua potable, y en 2020 con el 100 por ciento de cloacas.
La jefa de Estado afirmó: “Pudimos hacer todas estas cosas, porque un hombre que hoy no está tomó la decisión, avalada por el Parlamento” de revocar “la concesión de la empresa Suez, que no había cumplido con nada” de lo previsto en el contrato. Aseguró que la responsabilidad es de “algunos empresarios y algunos dirigentes políticos de nuestro país, que justamente el agua y las cloacas, que los que menos tienen son los que más lo necesitan, creían que podían ser objeto de privatización”.
Recordó que al momento de revocar la concesión de la antigua Aguas Argentinas “se decía: quedamos afuera del mundo. Hasta un conocido periodista fue condecorado en la Embajada” de Francia, y remarcó que el gobierno tomó en ese momento “una decisión soberana y necesaria”.
Cristina Fernández señaló que “la obra que estamos haciendo en Berazategui, recién estaba proyectada para empezar en 2019” y aseguró que el gobierno piensa terminarla “el año que viene”.
Por otra parte, comentó el caso del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien “paga 150 pesos por mes de agua. En Capital Federal paga bimestralmente 34 pesos”. “Esto también obliga a que nosotros, los argentinos, los que tenemos responsabilidades institucionales, ciudadanas, a replantearnos qué es y a donde van nuestros impuestos. Van a estas obras”, enfatizó.
La Presidenta aseguró que “no son decisiones tomadas desde la ideología, desde posiciones populistas, nacionalistas. Simplemente el desastre que habían dejado algunas empresas concesionarias de servicios, obligó a que el Estado pusiera manos en el asunto”. Y afirmó que es necesario “recordar todo esto para ver cómo somos capaces los argentinos, para hacer un uso eficiente de la cosa pública. El caso de AYSA es un ejemplo”.
La Jefa de Estado destacó la figura del ex presidente Néstor Kirchner, de quien señaló que “cuando decidió la reestructuración de la deuda, decían que estaba loco. Ya nos pronosticaron como 20 salidas del Mundo, ya deberíamos estar por Marte o Saturno”. “El decía siempre que había sido tan grande el susto en 2001, cuando ningún empresario, ningún político podía salir a la calle, porque en el mejor de los casos eran zamarreados; cuando ya se les había pasado el susto, algunos se olvidaron y me hicieron unas cuantas corridas”, subrayó.
Asimismo, la mandataria pidió “a todos los argentinos, al ciudadano común, un gran ejercicio de responsabilidad, no porque le convenga al gobierno de turno, sino porque es lo que necesita la Argentina para seguir creciendo: Responsabilidad y sensatez”.
Cristina Fernández consideró que “el país necesita de gobernantes con gran contracción por el trabajo y con la decisión de enfrentar intereses minoritarios”. Y agregó que “cuando uno toma las decisiones, (debe) pensar en el conjunto de los 40 millones de argentinos, por sobre todas las cosas”.
En ese sentido, sostuvo que “decir que no a los políticos no les gusta; si algunos políticos fueran mujer, tendrían 40 o 50 hijos”. “Es imposible quedar bien con todos. Lo que si debemos es quedar bien con el país y con la historia. Con eso se puede y se debe quedar bien”, enfatizó la mandataria.
Por último, la Presidenta, afirmó que “la unidad y la organización, a la que convocaron el otro día miles de jóvenes, no fue una frase cualquiera”. “Unidos y organizados es la única manera de seguir adelante. Los que planteen divisiones, o se crean más vivos los unos que los otros, a esos se los lleva la historia”, concluyó.
La Jefa de Estado estuvo acompañada en el acto por el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; el ministro de Planificación, Julio De Vido; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el intendente del Partido de Quilmes, Francisco Gutiérrez; el presidente de AYSA (Agua y Saneamientos Argentinos S.A.), Carlos Ben; el Secretario General del gremio sanitario, José Luis Lingeri y otras autoridades.
Videoconferencias con Tigre, Ezeiza y La Matanza
Mediante sendas videoconferencias, la Presidenta se comunicó con autoridades de la empresa y de los municipios de Tigre, Ezeiza y La Matanza, lugares donde también AYSA inauguró otras obras de fundamental importancia, a saber: obras de saneamiento en el Colector Oeste – Tigre – Tramo 1 y en el Sistema Sudoeste (Aldo Bonzi), beneficiando a 790 mil habitantes y la expansión de los servicios tales como desagües cloacales en la Región Oeste (Ituzaingó y Morón) y en la Región Sur (Almirante Brown) y agua potable en Ezeiza, beneficiando en este caso a 64 mil habitantes.
Nueva Planta de PAC en Bernal
La Planta de PAC, que ocupa una superficie de 8.600 m2, es de última generación, con una automatización casi total que facilita la obtención del producto con la calidad y en la cantidad que AYSA necesita, estando equipada con sistemas de vigilancias, alertas y emergencias de primera línea.
La misma posee un concepto ambientalmente amigable ý de mínimo impacto; optimizando las condiciones de seguridad y salud ocupacional. La asistencia del proveedor de la tecnología en forma constante brinda flexibilidad en cuanto a operatividad, mejora y actualización de procesos.