Más de 3.000 estudiantes participaron de jornadas por la Inclusión y la Paz

JOSÉ C PAZ- El ministro de Educación, Alberto Sileoni, encabezó la ceremonia de apertura de la Primera Jornada Nacional Educativa por la Inclusión y la Paz. Estuvo acompañado por los directivos de Scholas Ocurrentes, Enrique Palmeyro y José María Del Corral. Participaron más de 3.000 estudiantes.

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, junto con los directivos de Scholas, Enrique Palmeyro y José María Del Corral, encabezaron la ceremonia de apertura de la Primera Jornada Nacional Educativa por la Inclusión y la Paz, organizada por la cartera educativa nacional y la Red Mundial de Escuelas para el Encuentro, Scholas Ocurrentes, impulsada por el Papa Francisco.

Durante el encuentro ecuménico que reunió en Parque Norte a unos 3.000 alumnos de distintas modalidades de escuelas públicas y privadas de todo el país, de todos los credos, Sileoni destacó: “Como Estado Nacional, nos honra trabajar junto a organizaciones de la sociedad civil como Scholas y Cáritas Argentina. También quiero agradecer la presencia de los ministros de todas las religiones”

“Nos convoca el trabajo conjunto por la paz y la inclusión, de cara al segundo Bicentenario de la Patria. El objetivo de estas jornadas es encontrarnos con el otro, que nos complementa y nos hace mejores personas. Las diferencias no anulan el vínculo, lo desafían. No debemos olvidar nunca que aquello que tenemos de iguales es lo que nos define como seres humanos”, añadió.

El funcionario afirmó que «los jóvenes no nos sorprenden, nos emocionan; porque tienen gestos hacia el otro que el mundo adulto no tiene. Por eso, quiero pedirles que nos ayuden a traer de vuelta a los chicos que se fueron de la escuela; los primeros responsables somos los grandes pero sin la ayuda de ustedes no podemos”.

Los estudiantes, que intercambiaron experiencias realizadas en sus jurisdicciones a partir de distintos proyectos de aprendizaje en servicio solidario, debatieron y trabajaron en comisiones sobre los siguientes ejes temáticos: Inclusión e integración social; Cultura del encuentro y de la paz; Diversidad cultural, social y religiosa; y Bicentenario de la Independencia.

Las conclusiones que surjan de esos foros de discusión se plasmarán en un documento final y en un acta de compromiso de implementación de acciones a favor de la Exclusión Cero.

Según detalló el Ministerio de Educación, la Jornada que se realizó ayer es la primera de una serie de acciones y convocatorias que se organizan como instancias preparatorias de cara a los festejos patrios que se realizarán en 2016 por el Bicentenario de la Independencia, y a la visita del Sumo Pontífice a la Argentina, ya anunciada para esa fecha.

El encuentro se produce en el contexto del convenio de apoyo y trabajo conjunto que suscribió la cartera educativa nacional con Scholas, en el ámbito de la 58° reunión de Consejo Federal de Educación, que tuvo lugar el 3 de julio último.

A través de este convenio el Estado Nacional se comprometió a brindar apoyo (financiero y técnico) para el establecimiento de la oficina técnica en nuestro país de la Red Mundial de Escuelas para el Encuentro, como se denomina a las Scholas Ocurrentes.

El acuerdo establece a su vez un plan de acción y de trabajo basado en 6 ejes: identificación y sistematización de proyectos de integración social y desarrollo educativo; enriquecimiento de la plataforma educativa de Scholas con contenidos educativos en formato multimedia; integración de escuelas argentinas (públicas y privadas) a la Red Mundial; asesoramiento sobre el proyecto “Escuela de vecinos”; apoyo de proyectos para escuelas en situación de exclusión educativa; y la realización de Encuentros Nacionales y provinciales por la Paz y la Diversidad, que se inaugurarán con esta primera jornada que tendrá lugar el martes 7 de octubre.

Asimismo, a partir de la rúbrica se invitó a las jurisdicciones a suscribir convenios de fortalecimiento de la red de Scholas de carácter similar.

La Red Mundial de Escuelas para el Encuentro, Scholas Ocurrentes, fue lanzada por el propio papa Francisco en agosto de 2013, con la intención de promover la vinculación de todas las escuelas del mundo a través de la educación, el deporte y la solidaridad.

Los antecedentes de esta propuesta educativa son los programas “Escuela de Vecinos” y “Escuelas Hermanas” que impulsó Jorge  Bergoglio cuando era Arzobispo de Buenos Aires.