Ataque a periodista de Canal 26: Una detenida

 

La periodista  Melisa Zurita narró muy angustiada lo que le tocó vivir este sábado alrededor de las 7 de la tarde en su domicilio ubicado en el barrio privado Casco Leloir, cuando ingresó un mujer encapuchada e intentó acuchillarla.

 

«Estaba sola con su hija porque mi marido estaba trabajando. Vine a preparar una merienda, y cuando me fui a mi habitación y me meto en la cama con mi hija empiezo a escuchar una voz de una mujer que hablaba en voz alta y decía: ‘Dónde están? Dónde están? No te escondas'», manifestó Zurita.

 

«Pensé que se habían confundido de casa, en ningún momento imaginé lo que iba a pasar», agregó.

 

La conductora de Canal 26 cuenta que la atacante, Geraldine Martínez, ya había vivido en esa casa y que conoce muy bien todos los movimientos de la casa, «se me metió enseguida, en esta casa ella vivió, por eso no tengo ni idea por dónde entró».

 

Por su parte, Gustavo Holstein manifestó que esto lleva muchos años años tenemos denuncias reiteradas por amenaza de muerte, que reciben llamadas anónimas en los que le dicen le iban a prender fuego la fábrica.

 

«Nos hizo denuncia falsa por maltrato y abuso de menores lo que hizo que un hace casi un año que mis otros hijos no puedan venir a esta casa», sostuvo el empresario.

 

Volviendo con al escalofriante hecho Melisa narra que «estaba en la habitación con Emma, yo estaba acostada en un cuarto entre cuatro paredes y no sabía para dónde disparar».

 

«Se apareció con una capucha como un pullover todo desarreglado con un agujero y me miraba por ese agujero y tenía los ojos como inyectados en sangre, no sé si estaba borracha o drogada. Tenía un buzo gris todo lleno de sangre, unas cadenas, un cuchillo, y una trincheta», sostuvo la periodista que aseguró que «si hubiese sido otro delincuente no le hubiera tenido tanto miedo como a ella. Nunca tuve un contacto con ella pero ya me había amenazado que me iba a matar a mí y a mi hija».

 

En ese momento comenzaron a forcejear porque la agresora quería sacarle el celular para que Zurita no pudiera pedir auxilio, «cuando empezamos a forcejear vi que tenía guantes de latex solo podía pensar en que me iba a matar».

 

«Le pedí por favor que no le haga nada a la nena» relató la periodista que explica que en ese momento Martínez le dice: «te voy a matar delante de tu hija así ve cómo te mato».

 

Luego del forcejeo a la atacante se le caen unas llaves y cuando se distrae para levantarlas, Melisa Zurita agarra a su hija Emma que estaba en shock y logra salir de la habitación a través de un ventanal.

 

Cuando logra escapar corriendo por el parque escucha a dos hombre que le gritaban: “hija de puta te vamos a agarrar”.

 

«Me escondí en la casa de al lado, atrás de una pared porque no había nadie y le dije a mi hija que no hablara», añadió la conductora.

 

«Ahí vino uno de los chicos de seguridad, que me dejó en la casa de una vecina, pero en ese momento se roba mi camioneta e intenta salir por la puerta diciendo que era yo», ahí logran reducir y detener a Geraldine Martínez.

 

Con respecto a la investigación la periodista cuenta que el comisario de la zona ya la conocer porque es el que le tomó las reiteradas denuncia y en una oportunidad tuvo que ponerle consigna policial, «el comisario Sanabria vino a casa y me tomó la denuncia».

 

Por otro lado afirmó que «Ella (Martínez) sola no vino, los tipos se habrán escapado por el cerco», y añadió que la atacante «vive en Puerto Madero, ella ya se había hecho un auto robo para cobrar el seguro e ingresó al barrio por el mismo lugar. Tiene una denuncia de una vecina porque la amenazó con matarle al hijo con el auto y otro vecino de acá se mudó por problemas con ella. Le decían la loca».

 

La periodista pidió ayuda públicamente: «Está el Juez Rodríguez a cargo y el fiscal Tavolara que espero que me ayuden porque con todas la denuncias más la gravedad de la tentativa de homicidio, la perimetral que violó y la cuarentena, sino queda detenida no sé dónde me tengo que ir».

 

También explicó que Geraldine Martínez «pertenece a una familia muy poderosa, tienen mucho dinero, que la van a sacar si no queda detenida».

 

«Antes no salí a hablar porque tenía miedo de que me pasé lo que terminó sucediendo, si no me escapaba me mataba delante de mi hija», conluye angustiada Melisa Martínez.

DEJA UNA RESPUESTA