Randazzo:“La Justicia tiene todo a disposición y si hay una mafia, queremos que terminen presos”

CAPITAL FEDERAL- El ministro del Interior y Transporte se refirió así al choque de un tren con una locomotora anoche en Temperley, horas antes de la presentación de los nuevos coches. “No creo en las casualidades sino en las causalidades”.

En ese sentido, Randazzo recordó que es el tercer accidente que enfrenta durante su gestión en el Ministerio de Transporte y siempre ocurrieron en fechas clave.

“Yo no creo que en la casualidades sino el causalidades. Estamos a 24 horas de un paro de Transporte.  Es el tercer accidente que me toca”.

Randazzo recordó que “el primero ocurrió en 2013 a un día del cierre de listas, cuando se decía que podía integrar listas; el segundo fue a ocho días de las elecciones generales de ese  año y  ahora cuando estamos a 12 días del cierre de listas”.

El titular de la carrera de Transporte informó que los involucrados en el accidente son trabajadores con años de experiencia, quienes “desoyeron las alarmas de advertencia”.

Sobre ese punto,  aseguró que el tren que anoche protagonizó un accidente y causó 40 heridos en Temperley, «atravesó semáforos en rojo y desoyó los pedidos de la torre de control para que detuviera la marcha».

«Parate, parate 2277», repetía la torre de control al conductor de la formación, según una grabación hecha pública por Randazzo durante una conferencia de prensa realizada esta mañana en Casa de Gobierno.

«Yo no creo en brujas pero que las hay las hay», señaló el funcionario al expresar sus sospechas de que se trató de un boicot, poco antes de la puesta en marcha de nuevas formaciones en la Linea Roca, y a horas de un paro convocado por gremios de transporte.

Momentos antes el jefe de Gabinete Aníbal Fernández había asegurado

«Hay una mafia detrás de todo este tema, donde son más empresarios que sindicalistas en algunos casos, que trabajan específicamente para sus propios beneficios y no para beneficio de los derechos de sus trabajadores y de la sociedad», dijo el funcionario al referirse al siniestro.

En declaraciones a la prensa antes de ingresar a la Casa de Gobierno, añadió: «Acá hay situaciones que conspiran precisamente contra un gobierno que ha trabajado fuertemente en el cambio de los servicios ferroviarios y del material rodante para el beneficio de los ciudadanos».

«No se puede dejar pasar esto, fueron 40 personas heridas pero podría haber sido un desastre, una tragedia», aseveró el ministro coordinador.

Lo de anoche «no podemos dejarlo pasar más. A las 21.30, una formación que se dirigía hasta la estación Gutiérrez pasó dos señales de peligro, sin detenerse, embistió a una locomotora que estaba haciendo maniobras para acoplarse a nuevo tren», recordó Fernández.

«Hasta las 3 y media de la madrugada que hablé con el ministro Randazzo había 40 heridos; gracias a Dios, nada más que heridos. Lo más preocupante, la quebradura de la cadera de un policía que está internado en el Hospital Churruca, y no hay cosas que lamentar en lo que hace propiamente a las heridas de los usuarios, pero pudo haber sido un desastre», comentó.

Y añadió: «Se han violado las luces rojas de alarmas, y uno podría decir ‘¡qué casualidad, no!’, que justo pasó esto en la víspera en que el ministro Randazzo iba a presentar hoy 52 vagones nuevos a rodar en el día de hoy, en un acto también en la estación de Temperley».

«¿Y saben qué? -siguió-, no creo en las causalidades, creo en las causalidades. Hay una mafia atrás de todo este tema», insistió Fernández.

Tras reiterar que lo anoche «podría haber sido un desastre», el funcionario señaló: «Gracias a Dios no sucedió. Lo que estamos contando lo podemos hacer con una sonrisita, si se quiere, porque no ha pasado más de lo que tenemos. Lo que no podemos dejar pasar es esta aberración a la que somos sometidos permanentemente por una parte de quienes se creen son los dueños de los trenes, de las vías y, por sobre todas las cosas, de la vida de los transportados».