Sileoni: “La escuela debe celebrar las diferencias”

BUENOS AIRES- El ministro de Educación, Alberto Sileoni, aseguró que «la escuela debe celebrar las diferencias”, superando el antiguo principio de “tolerar, que viene de soportar” porque “sería de una gran necedad perdernos la riqueza que aporta el otro diferente a mí”.
El ministro expuso durante la ceremonia de apertura de la Consulta Regional sobre Educación para el Holocausto y Genocidio en América Latina de la UNESCO que, celebrado en el Palacio Pizzurno, contó con la presencia de representantes de seis provincias y de diez países de la región.
“Los genocidios nos plantean el vacío y la levedad de una enseñanza que no tenga una preocupación axiológica. Para algunos la escuela debe transmitir solo saberes disciplinarios, pero para nosotros es uno de los escenarios de la memoria axiológica de una nación, donde hacemos los recortes de lo que queremos transmitir”, dijo Sileoni.
“Y la escuela debe transmitir un gran valor que es el de convivir en las diferencias. Hay una palabra que estamos lentamente abandonando, que es la de la tolerancia, porque tolerar viene de soportar, de carga, y es más que tolerancia lo que necesitamos”, agregó.
Sileoni destacó además el compromiso de su cartera con estos temas que, a partir de lo prescripto en el artículo 92 de la Ley de Educación, promovió un plan de enseñanza del Holocausto que fue suscripto por el Consejo Federal de Educación en 2009.
A la hora de pensar las razones por las que se hace necesaria la enseñanza del Holocausto y el Genocidio, Sileoni aseguró que este “es un eje central articulador de historia y memoria, porque está relacionado con la interrupción sucesiva de nuestra constitucionalidad desde 1930 y con un Estado desaparecedor entre 1976 y 1983”
“Uno tiene simpatía por lo que viene, lo que más nos seduce a los educadores es el futuro, pero miramos al pasado también por un fuerte compromiso con el futuro porque no habría posibilidad de construir un futuro sin mirar de dónde venimos”, dijo.
Por otra parte, el funcionario destacó que la enseñanza del Genocidio debe formar parte de una más amplia “pedagogía del vínculo” que haga hincapié en las “semejanzas”, porque “no podemos pensar la enseñanza de los Derechos Humanos o del Holocausto desprendido de otros valores”, como la no discriminación en general.
“La tarea de la escuela es transmitir la felicidad de vivir junto con otros, que la vida es deseable. No es nunca educar para el orden sino para la vida”, agregó.
El funcionario compartió la sesión de apertura con el director de la Oficina Regional de la Unesco para Latino América y el Caribe, Jorge Sequeira, quien aseguró que “la enseñanza del genocidios es un componente esencial de la promoción de la paz y los derechos humanos”, porque “sensibilizar y transmitir la memoria es fundamental para prevenir nuevos genocidios”.
“El Holocausto en particular, pero también otros episodios que han ocurrido en Europa, Asia, África y América Latina tienen un significado universal; y pueden ayudar a estudiantes, docentes y a la ciudadanía en general a participar de una reflexión crítica sobre sus orígenes”, dijo.
La actividad, que se extenderá hasta hoy, se desarrolla en el Salón Leopoldo Marechal del Palacio Sarmiento, con la presencia de funcionarios y técnicos de Costa Rica, Chile, El Salvador, Guatemala, México, Perú, Uruguay, Paraguay, Estados Unidos y Canadá.
Esta consulta tiene por finalidad abrir un espacio para reflexionar sobre la importancia de la educación para promover la paz y analizar el avance educacional regional en temas del Holocausto y Genocidio.