Piden la prisión preventiva para el marido de Carolina Píparo por «tentativa de homicidio»

 

Una fiscal platense pidió la prisión preventiva para Juan Ignacio Buzali, el marido de la diputada provincial y funcionaria platense Carolina Píparo, detenido como acusado de intentar matar a dos motociclistas a los que atropelló el 1° de enero último en La Plata al confundirlos con delincuentes, informaron hoy fuentes judiciales.

El pedido fue formulado por la fiscal Eugenia Di Lorenzo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 17 de La Plata, quien solicitó la conversión de la detención de Buzali (47) en prisión preventiva y le imputó el delito de «homicidio en grado de tentativa».

Ante el pedido de la fiscal, ahora será la jueza de Garantías de la causa, Marcela Garmendia, quien definirá si Buzali permanecerá en prisión o será liberado.

A criterio de la fiscal, el dolo directo de la figura «homicidio en grado de tentativa» se configura con el conocimiento de la conducta de Buzali de causar la muerte de las víctimas.

De acuerdo con el documento al que tuvo acceso Télam, la fiscal sostiene que «no puede dejar de advertirse, no solo de los testigos oculares del hecho, sino también de la prueba pericial la clara intención del sujeto activo de causar la muerte a las víctimas».

«Esto queda comprobado con todo el accionar del imputado realizado antes, durante y después de cometido el delito que se le enrostra», afirmó la fiscal.

La fiscal sostuvo que Buzali «toma la decisión indiscutible de perseguir a gran velocidad con su vehículo a las víctimas que se desplazaban en franca desprotección en moto y, cuando los tuvo a su alcance, lejos de desistir en su accionar y pudiendo realizar otra maniobra, los embistió de frente con el claro fin de ocasionarles la muerte a las víctimas».

Píparo denunció que fue asaltada por tres parejas de «motochorros» la madrugada del 1 de enero en la calle 47, entre 15 y 16, cuando Buzali estacionó para dejar a su papá en su casa.

Según la legisladora, cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, volvieron a ser interceptados por los que creyeron que eran los mismos delincuentes que los habían asaltado.

En la calle 21 y 40, Buzali chocó por detrás a una de las motos en la que viajaban dos jóvenes a los que dejó tirados en el piso.

En su declaración indagatoria, el marido de la legisladora afirmó que «lo que pasó fue un infortunio y un accidente», que «jamás» quiso «lastimar a nadie» y que al momento del hecho estaba «nervioso, abrumado y temeroso» pero «no enojado» ni alcoholizado.

Para la fiscal, es contradictorio que «no le genera temor perseguir a quienes suponían delincuentes con armas de fuego pero sí le genera temor, luego de atropellar a las víctimas de autos, sentirse perseguido por los propios compañeros que le pedían que detenga la marcha».

Di Lorenzo consideró que Buzzali debe continuar detenido porque la conducta asumida luego del hecho implica un riesgo procesal por «entorpecimiento del proceso judicial», además de la pena en expectativa que tiene el delito que se le imputa.

Además, precisó que «lejos de detenerse, llamar a la policía y preocuparse por los jóvenes a los que atropelló, huyó del lugar arrastrando consigo el motovehículo embestido previamente, sin siquiera preocuparse por si alguno de los sujetos pudiera haber quedado atrapado entre la moto y el vehículo».

«Demostró con ello un total desprecio por el resultado de su accionar, quedando así evidenciado no solo en la falta de asistencia a los sujetos que colisionara -y con total conocimiento de haberlo efectuado-, sino en la circunstancia de haberse dado a la fuga del lugar, todo ello con la intención de ocultar su participación criminal», graficó.

La fiscal recordó también que en el llamado al 911 efectuado desde el interior del vehículo «se menciona únicamente la circunstancia de que el rodado conducido por el imputado estaba siendo perseguido por una serie de motovehículos, sin dar cuenta en momento alguno de la colisión».

Para Di Lorenzo, ello evidencia «la actitud de entorpecimiento de la investigación, al querer ocultar lo sucedido mientras se diera a la fuga del lugar» y agregó que su esposa «proporcionó datos falsos al 911 cuando refiere estar siendo perseguida por motochorros».

«A criterio de este ministerio, surge con meridiana claridad que Buzali conocía perfectamente que no estaba siendo perseguido por motochorros, sino que eran los compañeros de las personas que instantes previos habían atropellado», concluyó.

Buzzali está detenido desde el pasado 9 de enero por orden de la jueza de Garantías Marcela Garmendia, quien rechazó tiempo atrás el pedido de excarcelación presentado por su defensa, lo que fue ratificado por la Cámara de Apelaciones de La Plata.

DEJA UNA RESPUESTA