Robo fustrado: Quisieron llevarse el cajero automático entero dentro de una camioneta

LA MATANZA- El hecho ocurrió cuando la banda llegó a bordo de una camioneta hasta una sucursal del Banco Santander Río ubicada en avenida Crovara al 1100, en el barrio de Villa Insuperable, partido de La Matanza.

Según dijeron los voceros, tres de los ladrones bajaron del vehículo, uno de ellos comenzó a tirar en la zona clavos «miguelito» y sus dos cómplices engancharon al cajero una linga de acero fijada a la camioneta.

Si bien no hubo testigos presenciales del hecho, toda la acción fue grabada por las cámaras de seguridad del banco, por lo que los investigadores observaron que luego el conductor de la banda puso en marcha la camioneta a toda potencia y logró arrancar el cajero de su lugar.

«Estaban a cara descubierta», relató al canal C5N Walter Golía, el titular de la Jefatura Departamental La Matanza, quien detalló: «Colocaron una linga de acero por detrás del cajero y lo arrancaron de un tirón con el vehículo, eso provocó que se destruyera parte de la mampostería del techo y la puerta de entrada de blindex».

Golía aseguró que la rotura del vidrio provocó que se disparara la alarma del banco, por lo que pronto se pusieron en camino patrulleros que estaban en la zona.

Los ladrones se acercaron para cargar el artefacto lleno de dinero, aunque por su peso -unos 800 kilos aproximadamente- comenzaron a tener dificultades para levantarlo.

Finalmente, como notaron que les llevaría demasiado tiempo y correrían el riesgo de ser atrapados, los asaltantes desistieron del robo, decidieron volver a subir al vehículo y escaparon a toda velocidad dejando tras de sí los clavos «miguelito» como trampa para los móviles policiales que ya se acercaban.

«Al escuchar la sirena, los delincuentes se dieron a la fuga y esparcieron clavos ‘miguelito’ sobre la avenida Crovara, lo cual hacía imposible la persecución», dijo el comisario inspector Golía, quien manifestó que creía que los ladrones «pensaron tal vez que (el cajero) tenía una alarma interna o que se disparaba en una central de monitoreo y no justo en el recinto y en la Jefatura Departamental donde se disparan las alarmas de los bancos».

Momentos más tarde llegaron al lugar efectivos de la comisaría local, quienes constataron que los ladrones no pudieron concretar el robo e iniciaron un rastrillaje en los alrededores, sin resultados.

Además, personal de la Policía Científica realizó los peritajes habituales en busca de pistas útiles para identificar a los responsables.

De acuerdo con las fuentes consultadas, los investigadores no descartaban que se trate de la misma banda que el pasado 15 de octubre generó una explosión para abrir un cajero automático del Banco Patagonia ubicado en el barrio porteño de Mataderos, a unas 40 cuadras del hecho ocurrido esta madrugada.

En esa oportunidad, los delincuentes lograron llevarse tres cartuchos con alrededor de medio millón de pesos y también escaparon dejando clavos «miguelito» para cubrir su huida, aunque pudo ser atrapado en las cercanías un presunto miembro de la banda, con ese tipo de clavos en su poder.

«El modus operandi es el mismo, puede tratarse de la misma banda, no se descarta ninguna posibilidad», expresó el jefe policial, y agregó: «Si bien el otro fue con gas y acá utilizaron la linga, puede ser la misma gente, por eso estamos en contacto permanente con la gente de Robos y Hurtos de la Policía Federal para tratar de determinar si es la misma banda».

Interviene en el hecho la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial La Matanza, a cargo de Lucía Núñez.