FEB: denuncia incremento de violencia escolar en la Provincia

BUENOS AIRES – De acuerdo a un informe difundido por la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), la violencia escolar se encuentra al tope de las preocupaciones entre los docentes, al tiempo que denuncian “la falta de respaldo” por parte del sistema educativo, frente a una problemática que se “reiterada y generaliza” en cada uno de los distritos de la provincia.

“Para los docentes, no sólo la cuestión salarial constituye un motivo de preocupación: en el tope de los reclamos y los planteos ante las autoridades figuran las situaciones de hostigamiento laboral, violencia contra los trabajadores y la falta de respaldo institucional hacia los docentes”, sostiene el comunicado.

El informe de la FEB sostiene además que en el 85 por ciento de las reuniones, los educadores dejaron sentada su preocupación por “las reiteradas y crecientes situaciones de violencia de padres, alumnos hacia los trabajadores”.

“La violencia en los lugares de trabajo es una problemática que venimos denunciando desde hace años. Incluso tuvimos que conformar un equipo de asesoramiento legal dentro del gremio para asistir a los trabajadores. Pero las autoridades han minimizado esta problemática que ahora se extendió a toda la provincia”, explicó Mirta Petrocini, presidente de la FEB.

Con el material enviado por los docentes de toda la provincia, las autoridades de la FEB clasificaron los reclamos y planteos en varias categorías. Una de ellas, es la “situación salarial”; y la otra, con altísima frecuencia es la encuadrada dentro de “violencia laboral”. Allí se enumeraron episodios registrados en distintos establecimientos que incluyen agresiones, denuncias o acusaciones por parte de integrantes de la comunidad educativa; falta de respuesta del sistema educativo; incertidumbre por denuncias infundadas; falta de apoyo de los niveles superiores; falta de contención o protección para alumnos y docentes; inexistencia de respaldo jurídico oficial para docentes, entre otros.

«Es un malestar intenso, profundo y generalizado porque cada reclamo, cada falencia atenta contra la tarea, la salud y el salario de los docentes y por consiguiente con la calidad inclusiva de la educación pública», finalizó Petrocini.