Estela de Carlotto celebró el nacimiento 150 en la maternidad que lleva su nombre en Moreno

MORENO- La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo destacó el «respeto y amor» con el que es recibido cada bebé en la nueva maternidad que lleva su nombre y aseguró que «estos espacios no son mágicos sino que son posibles gracias al esfuerzo de un pueblo».

«Los bebés que nacen en esta maternidad no sólo reciben el amor de sus padres, sino que también encuentran el amor de todo un equipo. Y si esa misma contención persiste a lo largo de su vida seguramente serán personas felices y de bien», señaló Carlotto visiblemente emocionada ante decenas de familias que la escuchaban con sus bebés en brazos.

El nombre de la Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo fue elegido por las autoridades para bautizar a esta maternidad nacida en 2013 y que representa un cambio en el paradigma de atención de los partos, centrado en la familia, en el respeto a sus decisiones, a su cultura en lugar de confinar a la mujer y su pareja a «cumplir las órdenes» del personal de salud.

«Empieza la semana del prematuro y nos parecía que éste era un excelente lugar para lanzar las actividades porque reúne todo lo que debe ser una maternidad», sostuvo por su parte el ministro de Salud bonaerense Alejandro Collia.

Y continuó: «Que un varón se refiera a ‘nuestro embarazo’, que la pareja sea consultada sobre cómo quiere dar a luz, que conozca diferentes opciones, que sepa los riesgos, que se espera a la mujer que dilate sola sin apresurar el proceso, son todos indicios de un nuevo paradigma que es el que rige esta maternidad».

Ese mismo respeto a la hora del parto se traslada luego a la atención del bebé que, por ejemplo, en el caso del prematuro se expresa en la existencia de «habitaciones de autocuidado».

«Se trata de una nueva modalidad en donde la madre puede estar las 24 horas con su bebé prematuro en una habitación aparte, donde, por ejemplo, una hermanita de 5 años puede involucrarse con el cuidado del bebé suministrando la leche por sonda, es decir, donde toda la familia puede ser protagonista de ese cuidado», describió Patricia Rosenberg, directora médica de la maternidad.

La médica destacó que «es muy importante recordar la semana del prematuro para disminuir el nacimiento de bebés de dos kilos que son los que después quedarán con mayores riesgos de enfermarse y una parte central para la prevención es el control adecuado del embarazo y un parto con calidad adecuada».

«Noelia es nuestra tercera hija. Los dos anteriores los había tenido en una clínica privada en Capital donde pagamos una fortuna, pero esta vez no teníamos los medios así que hicimos todo el control en una salita y cuando nos acercamos a la fecha fuimos al hospital Posadas. Allí como era un embarazo de bajo riesgo nos derivaron a este lugar y cuando llegamos no lo podíamos creer», contó Daniel Corsa.

El papá contó que desde que llegaron la primera vez «sentimos que nos recibía una familia. Nos explicaron todo y decidimos tenerlo en cuclillas. Después que nació estuvimos los tres abrazados como media hora hasta que lo fueron a lavar; cuando a los otros dos no pudimos casi ni verlos. Yo corté el cordón y la acompañé a mi esposa todo el tiempo. Por primera vez sentí que podía ayudar».

En el mismo sentido, Vanesa Coria relató su experiencia: «Desde que ingresé con trabajo de parto estaba esperando que me enchufaran y me acostaran en la cama. Nada de eso pasó, no me pusieron goteo para acelerar el parto y esperaron que dilatara indicándome que caminara por el parque. Fue un momento único e irrepetible y fue nuestro».

La maternidad atiende un promedio de tres partos por día y espera para fin de año alcanzar los 10, lo que representaría la mitad de los partos del municipio.

«Escuchar estos testimonios me remitió a mis partos, yo tuve 4 hijos y 14 nietos, que es como ser segunda mamá. Para uno de ellos, el de Laura, mi hija mayor, preparé el ajuar pero nunca se lo pude poner. Hace dos meses que está conmigo de nuevo y ahora puedo devolverle 36 años de abrazos y caricias», celebró Estela al referirse a su nieto Ignacio Guido, recientemente restituido.

En Argentina sólo el 8 por ciento de los bebés son prematuros, es decir nacen antes de la semana 37 de gestación, y aunque en algunos casos esta condición es inevitable el nacimiento antes de término se puede prevenir, si se identifican a tiempo los factores que predisponen a la madre a un parto de este tipo.

Pesar a la madre, medir el contorno de la panza, controlarle la presión arterial y examinar los latidos del bebé son algunas de las prácticas sistemáticas habituales.

En cuanto a exámenes de laboratorio, los controles incluyen análisis de sangre, orina y otros para detectar infecciones como chagas, sífilis, VIH, toxoplasmosis, hepatitis B e infecciones vaginales y urinarias.

Entre las recomendaciones del equipo médico, la embarazada también debe realizar una visita al dentista y aplicarse una serie de vacunas –antigripal, triple bacteriana acelular y doble adultos–, además de tomar vitaminas, hierro, ácido fólico y otros complementos.

Durante los controles los médicos aconsejan además sobre alimentación, cómo reconocer una situación de emergencia como pérdida de sangre o líquido por la vagina, dolor de cabeza persistente, mareos o visión borrosa, vientre duro y con dolor, fiebre alta (más de 38°), ausencia de movimientos del bebé luego del quinto mes, golpes o caídas, entre otras circunstancias a atender.