Cristina Fernández: “Los jueces son jueces, no son dioses”

BUENOS AIRES- Cristina Fernández realizó un acto en Casa Rosada donde entregó 33 millones a 14 municipios, de las 20que integran el programa de Saneamiento Ambiental
Cristina aseguró que “se habla mucho de medio ambiente pero parece ser que cuando se habla de medio ambiente se habla de algo abstracto de la naturaleza y no del hombre que está adentro. Porque queremos preservar el ambiente para el hombre y no como una actitud contemplativa frente a la naturaleza; la finalidad del medio ambiente es preservar el medio ambiente para que la sociedad vida adentro y mejor.”
También anunció obras hídricas de acción inmediata : el entubamiento del Arroyo San Benito, ampliación del margen, en Azul, en Bolívar, obras de micro desagües y remodelación de alcantarillas; en San Antonio de Areco; en Saavedra, desagües pluviales y Pigüé; en Laprida, desagües pluviales; en Pehuajó, estación de bombeo y terraplenes; en Roque Pérez, alcantarillas y terraplenes; en Tapalqué, canalizaciones y terraplenes y en Carlos Casares, canalizaciones y terraplenes.
Cristina se refirió al tema Acumar (un organismo tripartito entre la provincia de Buenos Aires, la nación y la Capital Federal). Este organismo está casi en su totalidad financiado por Nación y lograron sacar todos los barcos que había en el Riachuelo desde hace años atrás.
Criticó al juez que interviene en la causa por el saneamiento del Riachuelo, al señalar que “tenemos una obra muy importante parada por este juez, que es la Autopista Presidente Perón”.
Argumentó que tres de los tramos de la autopista “están paralizados, porque el juez exigía que se compraran unas toscas especiales”, lo cual hacía aumentar el presupuesto para ese rubro “de 18 millones a 554 millones de pesos”.
Aseguró que “los jueces son jueces, no son dioses e instó a todos los funcionarios del Poder Ejecutivo a que “cuando sucedan situaciones de esta naturaleza, por favor se comuniquen conmigo para informármelo”. “A mí lo que más me molesta es que no se hagan las cosas o que se hagan mal”, afirmó.
En este sentido se refirió a los presentes asegurando: “La verdad, una sola recomendación a mis funcionarios, a todos los del Poder Ejecutivo, sea ACUMAR, sea secretaría de Obras Públicas, cuando se encuentren con situaciones de esta naturaleza, porque los jueces son jueces, no son Dioses. Dios está en el cielo, acá en la Tierra somos todos hombres y mujeres con responsabilidades institucionales. Y cuando nos encontramos con situaciones de esta naturaleza debemos articular las presentaciones.
Yo también entiendo por qué el juez le colocaba penalidades a los funcionarios, en sus propios patrimonios, una cosa nunca vista. Porque en realidad si un funcionario comete un delito, lo que hay que hacer es meterlo preso, hacerle juicio, procesarlo, indagarlo, pero si no hacían tal cosa le ponían multas que tenían que pagar de su propio patrimonio. Tal obra debía hacerse en 30 días, en 40 y tenía aterrorizado a todo el mundo. Pero no hay que aterrorizarse, solamente hay que tenerle temor a Dios, y a mí en todo caso también un poquito.