Mejora la embarazada baleada en Berisso

 

BERISSO-  La mujer embarazada de seis meses baleada  durante un asalto en la ciudad bonaerense de Berisso evolucionaba hoy de las heridas sufridas, que provocaron la muerte de su bebe, y por el hecho demoraron a un sospechoso, informaron fuentes policiales y médicas.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, calificó el hecho como «desgarrador e indignante», mientras que el intendente de dicha ciudad, Enrique Slezak, afirmó que el demorado es el «asesino» del hijo que gestaba Mery Vidal Borda (31).

El director ejecutivo del Hospital Mario Larraín de Berisso, donde la mujer permanecía esta tarde internada, informó que «está evolucionando pero hay que seguir esperando» y agregó que «está compensada, los riñones están andando bien y la presión es normal».

Mientras que Fabián Córdoba, jefe del Servicio de Emergencia de dicho hospital, contó que la mujer ingresó con una herida de bala «que le perforó el ciego, el intestino delgado y el útero».

«Se le practicó la cesárea, el bebé tenía una entrada y salida de bala que le perforó uno de los pulmones, y si bien se lo reanimó durante una hora y veinte minutos, no salió, lamentablemente no pudo vivir», indicó el médico.

Córdoba precisó que esta tarde la paciente seguía «en estado reservado», pero «evolucionando bien, que ya fue extubada y continúa sedada, y que también se le comunicó que su bebe murió».

«Necesita contención de la familia, del marido y de psicólogos. es una noticia shockeante decirle a una madre que se le murió un hijo», señaló.

En tanto, el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, se presentó esta mañana en el centro asistencial para interiorizarse sobre la salud de Vidal Borda.

«En la medida de cómo evolucione, será asistida por nuestros equipos de psicólogos en crisis, para colaborar a ayudarla a recuperarse de este estrés traumático», indicó el funcionario.

El ministro dijo que se pusieron a «disposición de la familia» de la mujer y que han «charlado con su esposo» sobre «las circunstancias de evolución de la paciente».

Y añadió: «Tenemos que esperar las próximas veinticuatro o cuarenta y ocho horas para ver cómo evoluciona. Somos optimistas en la evolución de la paciente, que ha sido atendida rápidamente, a partir de haber sido herida por un arma de fuego».

«Lo que más me importa es que se recupere y que se haga Justicia. El que lo hizo que lo pague», expresó esta tarde a la prensa el esposo de la víctima, Wilder.

Respecto del principal sospechoso, fuentes policiales informaron  que se trata de un joven de 20 años que fue demorado cuando intentaba ocultarse en una escuela de Berisso.

«La fiscalía tomará las fotos, los antecedentes, se llamará a los testigos para corroborar todo lo que tenga este hombre para dejarlo detenido y ojalá se pudra en la cárcel», remarcó el intendente Slezak.

El jefe comunal precisó que el sospechoso fue identificado y localizado a partir de «las declaraciones de vecinos y testigos» y que «aparentemente vivía en el barrio».

Los investigadores policiales creen que este sospechoso subía fotografías a las redes sociales posando con armas de fuego y que su supuesto cómplice es menor de edad.

El hecho es investigado por la fiscal Virginia Bravo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial La Plata.

En las últimas horas detuvieron al otro delincuente que participó del asalto a la embarazada

Lo informó el gobernador bonaerense, Daniel Scioli. Se trata del cómplice que actuó junto con otro joven del robo en Berisso en el que resultó herida la mujer, que perdió a su bebé en el sexto mes de gestación

El mandatario destacó el accionar de la fuerza de seguridad bonaerense y de la «lucha contra el delito que lleva adelante la Provincia» al tiempo que tildó a los dos detenidos de «salvajes bestias humanas» y aseguró que «por suerte están los dos presos».

El otro arrestado, un joven de 20 años, fue detenido poco después del robo y está sospechado de ser el autor material del disparo.

Vidal Borda fue baleada ayer al anochecer cuando dos delincuentes en moto arribaron con fines de robo al autoservicio y verdulería que ella atendía junto a su esposo en calle 21, entre 167 y 168, de Berisso.

Según las fuentes, uno de los delincuentes entró al local y amenazó a la mujer con un arma de fuego, y si bien la víctima entregó el dinero, recibió un tiro en el abdomen.

«No vi como le disparó. Escuché el sonido y corrí (hacia la mujer)», recordó hoy Wilder.

El comerciante contó que cuando llegó hasta donde se encontraba su esposa baleada, ésta aún estaba de pie, pero que la tuvo que sostener porque había comenzado «a caerse poco a poco».