Detienen al Gordo Valor con cuatro armas de fuego en San Miguel

SAN MIGUEL- Luis «El Gordo» Valor, el jefe de la «Superbanda» que concretó robos a bancos y blindados en los `90, fue detenido  en la localidad bonaerense de San Miguel acusado de ir junto a otro hombre en una camioneta en la que se secuestraron cuatro armas de fuego, informaron fuentes policiales.

Voceros de la Policía de la Provincia de Buenos Aires señalaron que, además, desde ese vehículo se realizaron disparos hacia los efectivos que lo persiguieron aunque sin provocar daños ni lesiones a ninguna persona.

De acuerdo a las fuentes, el hecho ocurrió cuando personal de un móvil de seguridad de la Municipalidad de San Miguel advirtió el paso sospechoso de una Kangoo gris oscura en jurisdicción de la comisaría 2da. de ese medio.

Al parecer, el conductor del vehículo no se detuvo para su identificación, por lo que se inició una persecución a la que se sumaron policías de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (SubDDI) San Miguel.

Según las fuentes, la persecución terminó en una calle sin salida junto a las vías del ferrocarril, en el centro de San Miguel, donde los efectivos, a través de un operativo cerrojo, interceptaron la Kangoo y aprehendieron a sus dos ocupantes.

Gustavo Semorile, abogado de Valor (60), confirmó a Télam que su defendido iba a bordo de ese vehículo que es propiedad de quien conducía, un hombre de la vecina localidad de Grand Bourg.

La persecución terminó en una calle sin salida junto a las vías del ferrocarril, en el centro de San Miguel, donde los efectivos, a través de un operativo cerrojo, interceptaron la Kangoo y aprehendieron a sus dos ocupantes Las fuentes policiales precisaron que a bordo de la Kangoo se secuestraron un revólver y tres pistolas calibre 9 milímetros, municiones y una radio tipo «handy» que captaba la frecuencia policial.

Por su parte, Semorile negó que Valor haya efectuado disparos de arma de fuego y confirmó que su defendido quedó aprehendido por el delito de «tenencia ilegal de arma de guerra».

Valor quedó alojado provisoriamente en la sede de la SubDDI San Miguel a disposición del personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 23 descentralizada de Malvinas Argentinas que lo indagará probablemente mañana.

Actualmente, «El Gordo» se encontraba con una libertad asistida que le otorgaron en mayo pasado, cuando le faltaban seis meses para cumplir con una condena de 7 años de prisión.

Por esa causa, Valor había estado preso desde 2009, cuando lo detuvieron junto a otro hombre tras una persecución y tiroteo dentro del Olivos Golf Country, en Pablo Nogués.

En aquel entonces, el jefe de la denominada «Superbanda» quedó imputado de los delitos de «resistencia a la autoridad, violación de domicilio, daño y portación ilegal de armas», y a fines de 2012 fue condenado a la pena de 7 años de prisión en un juicio abreviado que tuvo a su cargo el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de San Isidro.

En diciembre pasado, la defensa de Valor solicitó la libertad condicional, la prisión domiciliaria o salidas transitorias, pero la Cámara de Apelaciones de San Isidro decidió ordenar nuevos informes carcelarios para definir su situación.

De esta manera, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) elevó una nueva serie de informes actualizados sobre la conducta, las actividades y las causas y condenas que tiene pendientes.

Y finalmente fue liberado desde la Unidad Penal 21 de Campana ya que había cumplido más de la mitad de su última sentencia y, pese a que era reincidente, tenía condenas previas sin sentencia firme.

Valor es considerado el ladrón de bancos y blindados más célebre de la historia penal argentina y fue el líder de la denominada «Superbanda», la cual también estuvo conformada por otro delincuente conocido: Hugo Sosa, alias «La Garza» o «Cacho».

En septiembre de 1994, Valor se fugó del Penal de Villa Devoto junto a otros presos tras descolgarse de una sábana y saltó desde una altura de siete metros para ganar la calle, pero luego fue recapturado.

En 2007, fue beneficiado con una excarcelación tras haber pasado 15 años detenido y por no estar firme su sentencia.