Continúan los festejos por la sanción de la Ley de Fertilización Asistida

 

BUENOS AIRES-  Dos mujeres que tienen en común el haberse sometido en alguna oportunidad a tratamientos de fertilización asistida celebraron la sanción de la ley que incorpora esta práctica al Plan Médico Obligatorio, una medida que calificaron como “fantástica” porque “nos iguala en el derecho de dar vida”.

Liliana Bravi, una madre de 37 años a la que la fertilización asistida le cambió la vida hace 3 años y medio cuando, por su intermedio, nació Valentina, consideró que la aprobación de la ley que incorpora esta práctica al Plan Médico Obligatorio es una noticia “fantástica” que “sólo el que pasó por esto entiende lo que significa”.

La joven llegó a la fertilidad asistida luego de muchos tiempo de intentar quedar embarazada. Pero aún con ayuda de la ciencia y disponiendo de los recursos económicos necesarios, tuvieron que sobrellevar todavía otros cinco años de distintos tratamientos y periplos médicos “muy desgastantes psicológicamente” antes de escuchar la noticia más deseada: “Positivo”.

“Hicimos miles de cosas, desde lo más simple, que es el tratamiento con pastillas para estimular los ovarios, pasando por la inseminación artificial hasta llegar a la fecundación in vitro, que es lo último que hay para hacer. Para esto era 2009 y ya entonces salía 12.000 pesos”, contó.

A esto hay que agregarle los costos en pasajes y alojamiento, porque la pareja vive en la ciudad cordobesa de Río Cuarto donde en ese año todavía no se realizaba este tipo de tratamientos, por lo que se vieron obligados a desplazarse a la capital provincial.

“Nosotros veníamos juntando dinero desde hacía rato porque sabíamos que era caro. Con ayuda de uno y de otro, pudimos llegar, pero no todos pueden hacerlo, por eso me parece fantástico que haya salido la ley. Conozco miles de caso de docentes, de laburantes como yo, que dicen `¿cuándo llego yo a juntar esa plata?`”, dijo.

Liliana recuerda con una sonrisa las palabras que el médico le dijo después de haberle transferido por primera vez dos óvulos fecundados por la técnica in vitro.

“Me dijo `ahora poné una vela y ponete a rezar, porque otra no queda: es tu propio cuerpo el que tiene que anidarlo`. La primera vez no quedé, pero yo tenía otros dos óvulos buenos; pasaron dos meses y me dije `vamos de nuevo` y de ahí salió Vale. A los 11 días de haberme puesto los embriones, supe que estaba embarazada. Yo no lo podía creer”, dijo.

A partir de la aprobación de la ley, Liliana y su esposo se están replanteando la posibilidad de darle un hermanito o hermanita a su hija, algo que hasta ahora habían descartado por cuestiones económicas.

Ayer, Laura Pereyra y su marido estuvieron pendientes todo el día de lo que pasaba en Diputados y festejaron el resultado con enorme alegría. Tanto que un día después se emociona hasta las lágrimas al hablar del tema: “estamos en una emoción constante”, confiesa.

“Fue un día histórico. Es muy fuerte cuando una ley tiene la capacidad de incidir tanto en tu vida”, dijo.

Es que hace ya ocho años que con su pareja están intentando tener un hijo; probaron con la fertilización asistida pero tuvieron que detenerse antes de agotar la última opción, la de la fecundación in vitro, por lo costosa que les resultaba esta práctica.

 

“El `in vitro` quedaba afuera por una cuestión de presupuesto. Tal es así que este año estábamos viendo si presentábamos un amparo a la mutual”, contó.

Ahora, la sanción de esta ley cambia todo el panorama y les da nuevas esperanzas.

“íMás vale que lo vamos a intentar!”, responde a la pregunta de Télam. “Es una posibilidad que se nos abre, una luz en el camino que de repente se nos prende. Pero lo que más nos gratifica es que esto es para todos, incluso para el que hoy todavía no sabe que tiene problemas para concebir”, dijo.

“Esta ley nos iguala en el derecho de dar vida y es un ejemplo de políticas inclusivas, que se piensan desde las minorías. Yo ayer le explicaba a una amiga de El Salvador, y le costaba entender una ley como esta. Nuestro sistema de salud tendrá millones de problemas, pero podemos ir gratuitamente al médico y que ahora podamos acceder a esto, es maravilloso”, concluyó.

El presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti también se expresó al respecto: “Con esta ley «seguimos mejorando la situación de nuestra comunidad en la Argentina y Latinoamérica y seguimos siendo vanguardia en temas de diversidad sexual»

«Esto habla muy bien de toda la sociedad, porque este tipo de cosas se consigue por consenso», sostuvo Cigliutti y agregó que se trata de «un cambio social estructurante» porque «este tipo de tratamientos eran accesibles sólo para quienes podían pagarlos».

Mariana Contreras, presidenta de la asociación civil Sumate a Dar Vida dijo estar «emocionada y feliz» por lo que consideró «un gran paso» para «acortar la brecha entre los que pueden afrontar los gastos de un tratamiento y los que no».

Andrea Majul, del Área de Familias del colectivo 100% Diversidad y Derechos, afirmó que los grupos comaternales son «una realidad» y que su inclusión en la ley les permite acceder a técnicas de reproducción asistida y «demuestra una vez más que en Argentina la diversidad familiar es legalmente reconocida y socialmente valorada».

El presidente de ese colectivo, Martín Canevaro, destacó que «Argentina sigue avanzando en el reconocimiento y ampliación de derechos» para que todos puedan acceder a las técnicas de reproducción asistida «independientemente de su orientación sexual, estado civil o situación socioeconómica».

Florencia Gemetro, de Lesmadres, consideró la ley como «un paso más en el camino de la igualdad de derechos. Que todas y todos tengamos acceso a las técnicas y no sólo quienes pueden pagarlo implica considerar a la maternidad y la paternidad como un derecho y dejar en claro que la salud no puede ser un negocio», sostuvo.

El especialista en fertilidad Sergio Pasqualini calificó de «muy positivo» que luego de «mucho tiempo de esperar» hayan aprobado una ley «que beneficia a los pacientes que hasta el día de hoy veían limitadas sus posibilidades de ser padres».

Los avances de la ciencia «no se dan de manera sencilla porque hay muchos debates éticos que se nos ponen en el camino y es cierto que los avances sobre reproducción asistida a nivel legal han sido arduos en los últimos tiempos, pero ahora que salió la ley nacional se puede pensar en que estamos cerca de una reforma del Código Civil», consideró Pasqualini.

El director de Procrearte, Carlos Carrere, opinó que la ley es «necesaria e inteligente». «Necesaria porque la esterilidad afecta a todas las mujeres del país, e inteligente porque está comprobado científicamente que las probabilidades de fertilidad han ido decayendo en los últimos años», indicó el especialista.

«La mujer está más expuesta a tóxicos y alimentos nocivos que van afectando negativamente la reserva ovárica y lo mismo sucede con la concentración de esperma en el varón», dijo y advirtió que «hoy son menos fértiles que las de generaciones anteriores, sumado a que deciden ser madres mucho tiempo después».

Carrere remarcó que «esta es una ley para que las parejas cristalicen el sueño de tener un hijo» y sostuvo que «dependerá de cómo sea instrumentada para que se lleve a cabo adecuadamente en todos los niveles».

El Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) celebró el «acceso igualitario a las técnicas de reproducción asistida».

«Después de un amplio debate que se extendió en ambas Cámaras y en la sociedad», el país tiene «una ley que consagra el derecho a la salud sexual y reproductiva de todas las parejas» más allá de su «condición socioeconómica, orientación sexual o identidad de género», manifestó el interventor del Inadi, Pedro Mouratian.

Es una ley «de avanzada» donde «la discriminación por pobreza, que atraviesa transversalmente a nuestra sociedad, encuentra otro límite a través de esta norma inclusiva e igualitaria», apuntó.

El senador Daniel Filmus (FpV) calificó como «un hecho de trascendencia histórica» la sanción de la ley, por amplia mayoría, y consideró «significativo que la mayoría de los legisladores del PRO se hayan abstenido de votar un proyecto que contó con tan amplio consenso».

Para la diputada porteña María Elena Naddeo (Frente Progresista Popular) «ya no hay excusas en la Ciudad para que el servicio público de salud desarrolle los servicios de fertilidad».

«El hospital público tiene una deuda con las parejas que han debido recurrir al sistema privado para los tratamientos de mediana y alta complejidad. Ahora toda la población y en particular los sectores populares avanzan un paso más en garantizar el acceso a la salud integral», sostuvo Naddeo.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner celebró la aprobación de la Ley de fertilización asistida, mediante un mensaje que publicó en su cuenta personal de Twitter en el que destacó que la nueva norma implica “más derechos, más inclusión, mejor país” lo que forma parte de “la Década Ganada».

“La fertilización asistida es ley desde hoy. Más derechos, más inclusión, mejor país. Como les dije, la Década Ganada”, escribió la jefa de Estado.

En la misma seguidilla de mensajes escritos en la red social la mandataria felicitó a todos los que trabajaron para que la nueva legislación sea posible.

“Felicitaciones a todas las ONG en general y personas en particular que tanto lucharon por la ley de fertilización asistida. Se la ganaron”, escribió.

Por otra parte, recordó que durante la apertura de sesiones ordinarias del 2012, al referirse a la propuesta de reforma del Código Civil y Comercial presentada al Parlamento, se había pronunciado también sobre el tema de la fertilización asistida.

Durante discurso, recordó la Presidenta, “decía que vivimos en un siglo en el cual el avance de la ciencia ha sido muy significativo y ha permitido a través de instrumentos científicos, como es la inseminación artificial – lograr tener un hijo”.

“Esto también tiene que estar contemplado y esto también tiene que estar protegido. No podemos olvidar que estamos viviendo en el siglo XXI”, agregó.

La jefa de Estado acompañó los mensajes publicados en Twitter con un video de aquel discurso del 2012 en el que señaló que había instruido a una comisión la misión de trabajar sobre el tema de “la reproducción humana asistida que debe tener legislación y también la gestación por sustitución”.

La Presidenta hizo estos comentarios luego de que la Cámara de Diputados convirtiera en ley el proyecto que garantiza el acceso integral a los procedimientos y técnicas de reproducción humana asistida, con un respaldo contundente de la mayoría de las bancadas traducido en una votación que arrojó 204 votos a favor, uno en contra y diez abstenciones, todas estas del bloque del PRO.

El único voto negativo provino del diputado Julio Ledesma, secretario general de Empleados de Comercio de la zona oeste, que abandonó el espacio de Francisco de Narváez y esta semana cerró filas con Mauricio Macri, jefe de gobierno porteño y titular del PRO.