La Ley Micaela llegó a los diputados bonaerenses para capacitarse en situaciones de género

Diputados bonaerenses de todos los bloques políticos participaron  de una jornada semipresencial de capacitación obligatoria de género, en el marco de la denominada Ley Micaela, que contó con la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad provincial, Estela Díaz, y la socióloga Dora Barrancos.

El presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín, afirmó que «es fundamental que legislemos con perspectiva de género» y añadió que «para eso es necesario capacitarnos y deconstruirnos en esta sociedad que sigue siendo patriarcal».

A su turno, Díaz planteó que «el patriarcado sigue estructurando un sistema de relaciones sociales e institucionales desiguales, por lo que el cambio y la transformación solo pueden lograrse a partir de una decisión política» y destacó que el movimiento feminista argentino haya logrado «una potencia tal que el tema está en la agenda pública y es obligatoria la formación en género en todos los niveles del Estado».

Luego remarcó que «incluir la perspectiva de género implica hacerlo desde la mirada de los derechos humanos y de inclusión de todas las personas más allá de las condiciones diferentes que tenemos todos los seres humanos».

Díaz analizó que «debatir sobre violencia de género no es sólo discutir la trompada, sino visibilizar la violencia de otros tipos y poner en debate planteos de relaciones desiguales por ejemplo en el trabajo».

«Debemos pensar qué responsabilidad nos toca a cada uno de los que tenemos una función pública», continuó la funcionaria y destacó que cuando el gobernador Axel Kicillof creó el Ministerio de las Mujeres buscó garantizar «no solo las políticas especificas de atención de la violencia y promocionar la igualdad sin pensar en la transversalización de la perspectiva de género».

Pidió, entonces, discutir «no sólo cuántos varones y mujeres están presentes -pensar una democracia paritaria- sino pensar en cómo se compone la institucionalidad, cómo nos organizamos, cómo son los horarios de reuniones, ver si tenemos comisiones de mujeres y géneros, y qué temáticas abordamos».

A la vez, la ministra requirió que cuando la Legislatura analice los presupuestos que envía el Ejecutivo los diputados y senadores estudien y revisen «qué impacto» tendrán las asignaciones de partidas «en las relaciones de género».

En tanto, Barrancos celebró que la Ley Micaela «obligue a todos los poderes del Estado y funcionaries a capacitarse» y evaluó que «propone una perspectiva de género y da la posibilidad de que cada porción de la ley se piense en el sentido en pacto entre varones, mujeres y otredades».

Se refirió a la «vulnerabilidad de la población femenina y de las otredades históricamente humilladas», destacó que en la Argentina se haya logrado conquistar una Ley de Identidad de Género y pidió «pensar en las circunstancias opresoras».

Sostuvo que «la lucha contra la violencia ejercida contra mujeres está entre las circunstancias más altas que tiene la humanidad», añadió que es preciso «repensar fórmulas de estabilidad de Estados que cumplan con el principio de ser redistributivos en el orden de la justicia y la equidad».

A su turno, el padre de Micaela y director de Formación del Ministerio, Néstor «Yuyo» García, destacó que hay «mucha articulación con los tres poderes» en la implementación de las capacitaciones de género en la provincia de Buenos Aires.

«Las capacitaciones no deben ser un mero registro sino que exigen un cambio de la realidad. La Ley establece que deben capacitarse todas las personas que integran el Estado», planteó y apuntó que «el Estado debe garantizar una vida sin violencia a las mujeres y al resto de las identidades de género».

Luego, la diputada del Frente de Todos, Florencia Saintout, expuso que «no solo queremos estar vivas sino poder decidir sobre el rumbo de la sociedad y del Estado», por lo que remarcó que se debe legislar «desde esta perspectiva en cada uno de los proyectos».

 

DEJA UNA RESPUESTA