Un policía fue detenido por la muerte del futbolista de Banfield

BURZACO- Un joven futbolista del club Banfield fue asesinado hoy de un balazo en la puerta de su casa, en la localidad bonaerense de Burzaco, y por el homicidio quedó detenido un policía.
La víctima fue identificada por la Policía y la Justicia como el lateral izquierdo Lautaro Bugatto (20), padre de una beba de dos años y quien actualmente estaba a préstamo en Tristán Suárez, entidad que disputa el torneo de la Primera B Metropolitana.
Por su parte, el efectivo de la Policía Buenos Aires 2, David Benítez (32), quedó imputado del «homicidio simple» de Bugatto ante la sospecha de que mató al futbolista cuando quiso evitar a los tiros que robaran el ciclomotor en el que se movilizaban su hija y su hermana.
El hecho ocurrió, alrededor de las 3 de la madrugada de ayer en el cruce de avenida Monteverde y Pedro Goyena, de Burzaco, partido de Almirante Brown, en la zona sur del conurbano.
Todo comenzó cuando el efectivo, que estaba franco de servicio y vestido de civil, se desplazaba a bordo de su Renault 12 junto a su esposa, mientras que delante del auto su hija menor de edad y su hermana se movilizaban en una moto marca Zanella.
Según las fuentes, de acuerdo a la versión de los familiares de Benítez, dos delincuentes armados quisieron robar ese ciclomotor, por lo que el policía se resistió con su arma reglamentaria y efectuó varios disparos hacia los asaltantes.
Aparentemente, uno de estos balazos impactó en el cuerpo de Bugatto, quien estaba ubicado a unos 30 metros de distancia.
Al momento de los disparos, la víctima se encontraba en la puerta de su casa junto a un hermano y dos amigos con los que iba a salir a bailar en su Peugeot 206 gris.
«Cuando (Bugatto) estaba por subir al auto siente que algo le pega en la espalda y se quiere meter a la casa diciéndole a la mamá que le pegaron un tiro», indicó esta mañana a la prensa Adrián Romero, representante del futbolista.
El mánager relató que, inicialmente, los amigos de Bugatto pensaron que aquel «estaba haciendo una broma y cuando le levantaron la camisa le vieron una perforación de bala en las costillas a la altura del pulmón».
Romero añadió que los amigos de Bugatto lo cargaron en el auto y lo llevaron hasta la Clínica Burzaco donde la víctima falleció a raíz de la herida de bala.
«Los amigos me dijeron que cuando llegó a la clínica todavía respiraba pero perdió mucha sangre porque aparentemente (el balazo) le perforó el pulmón», añadió el representante.
Según Romero, el año pasado Bugatto había sufrido el fallecimiento de su padre, por lo que se había convertido en «el sostén de la familia».
En tanto, apenas ocurrido el hecho, los familiares de Benítez dijeron a los investigadores que el oficial repelió la agresión armada de los dos ladrones que habían querido robar el ciclomotor y que huyeron tras el tiroteo.
Sin embargo, al menos tres testigos vieron a Benítez ubicarse en la mitad de la calle y efectuar varios disparos sin que recibiera ataque alguno por parte de los supuestos asaltantes.
«En ningún momento los delincuentes estaban armados. El único que sacó el arma es este señor que entre comillas se dice policía. En la moto iba su propia hija y podría haberle impactado alguna bala a ella. O sea, fue un acto fuera de toda lógica», aseguró a la prensa Miriam, una tía de Bugatto.
En el lugar del hecho se secuestraron siete vainas servidas de 9 milímetros, del mismo calibre que el arma reglamentaria de Benítez que fue secuestrada para ser sometida a peritajes balísticos.
Además, en la escena del crimen los peritos no advirtieron signos de que se haya disparado una segunda arma ni observaron impactos de bala en el auto del policía que abonarían la hipótesis de que los presuntos delincuentes tiraron contra Benítez.
Los mismos voceros explicaron que ante la existencia de elementos que por el momento no acreditarían la versión del enfrentamiento armado, el policía quedó aprehendido a disposición del fiscal Juan José Vaello, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.
El fiscal Vaello recibió esta tarde los resultados de la autopsia practicada al cuerpo de Bugatto y que estableció que la víctima presentaba una herida de bala con orificio de entrada en la espalda, a la altura del omóplato.
Los forenses lograron extraer un proyectil encamisado del cuerpo que será cotejado con la pistola de Benítez para determinar si el disparo que mató a Bugatto partió del arma del acusado.
El fiscal ya solicitó al Juzgado de Garantías 8 de Lomas de Zamora la detención formal de Benítez por el delito de «homicidio simple» y mañana indagará al sospechoso.
Por otro lado, los pesquisas policiales creen que un adolescente de 17 años que ingresó pocos minutos después del hecho a la Clínica Burzaco con un balazo en un glúteo es uno de los dos supuestos delincuentes que quisieron robar el ciclomotor de los familiares de Benítez.